eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los militantes del PSOE de Castilla-La Mancha se pronunciarán sobre el acuerdo con Podemos en asambleas

Ferraz y la federación manchega se han enzarzado sobre la consulta a la militancia después de haber acordado la vía que finalmente se llevará a cabo

Malestar en el entorno de Emiliano García-Page por la jugada de la dirección de Pedro Sánchez, que le envió por escrito una exigencia de consulta a la que se opuso la dirección manchega

- PUBLICIDAD -
Page y Sánchez, en un acto hace unos meses

Emiliano García-Page y Pedro Sánchez en una imagen de archivo.

Pedro Sánchez ha tenido ya su primer encontronazo con uno de los barones a los que ha estado enfrentado. El pacto de Emiliano García-Page con Podemos y la fórmula para consultar a los militantes sobre ese acuerdo ha provocado una gran tensión entre Ferraz y la federación manchega. La resolución final, acordada este martes, es que los afiliados se pronuncien sobre el pacto de Gobierno a través de asambleas en agrupaciones. Esa era la fórmula inicial que el PSOE decidió la semana pasada, tal y como adelantó eldiario.es

Los socialistas han estado 24 horas enfrentados a través de comunicados y declaraciones cruzadas que se han resuelto en una reunión entre el secretario de organización federal, José Luis Ábalos, y su homólogo manchego, Jesús Fernández Vaquero, esta mañana. 

Sánchez y Page acordaron la semana pasada que el pacto con Podemos para sacar adelante los presupuestos y que conlleva la entrada de dos dirigentes de la formación de Pablo Iglesias en el Ejecutivo de Page se ratificara en asambleas en la federación. Así lo confirmaron fuentes oficiales de Ferraz a eldiario.es el viernes. 

"Dado que no hay desarrollo reglamentario del artículo 53 hemos instado a la dirección regional a que se dirija a las agrupaciones con la información pertinente para que se realicen asambleas para debatir la iniciativa", aseguraron esas fuentes. 

Sin embargo, la dirección socialista envió el lunes una comunicación a la federación de Page en la que le instaba a consultar a la militancia de acuerdo a la nueva normativa del partido, que establece la obligatoriedad de preguntar los acuerdos de gobierno de los que forme parte el PSOE. La opción de las asambleas como vía de consulta no figuraba en la comunicación por escrito, lo que provocó una airada respuesta de la dirección de Page. 

La carta firmada por el número dos de Page recordaba que ya habían acordado "sin discrepancias" llevar a cabo asambleas informativas y que los nuevos estatutos no habían desarrollado el reglamento necesario para establecer la fórmula de las consultas.

La federación manchega sostenía que los estatutos salidos del congreso de junio aún no se pueden aplicar porque no tienen listo el reglamento estatutario que lo desarrolla. De hecho, uno de los argumentos es que, si ya se aplican las nuevas normas, el secretario de organización, José Luis Ábalos, debería abandonar su puesto como líder provincial en Valencia, ya que se ha establecido la prohibición de compatibilizar dos puestos orgánicos. 

La misiva argumentaba, igualmente, que el acuerdo de gobierno no era nuevo sino que era una actualización para la aprobación de los presupuestos que den estabilidad al Ejecutivo y que conllevan la entrada de dos miembros de Podemos. Para el PSOE manchego la configuración del Gobierno corresponde exclusivamente al presidente regional. 

Fuentes de Ferraz consultadas por eldiario.es tras ese intercambio de comunicados con Castilla-La Mancha aseguraron que la solución de las asambleas "puede ser una vía para las consultas a la militancia". A pesar de ese punto en común – que coincidía con lo expresado por la portavoz de la Ejecutiva de Page–, Ábalos convocó a su homólogo manchego a una reunión para encontrar una salida al conflicto. 

En ese encuentro, los dos dirigentes acordaron la fórmula inicial para preguntar a los militantes: un proceso de asambleas en las agrupaciones locales. El comunicado enviado por Ferraz especifica, no obstante, que esos encuentros se convocarán para " la exposición, debate y pronunciamiento de la militancia sobre dicho acuerdo de gobierno".

La dirección de Sánchez sostiene que el acuerdo actual supone una votación mientras que la intención de Page era meramente "informativa". Sin embargo, la carta enviada desde Castilla-La Mancha este lunes aseguraba que la "voluntad" era no solo informar sino que la militancia "participe" de la gestión de la dirección. 

En el entorno de Page existe un profundo malestar sobre lo ocurrido. Consideran que había quedado claro la semana pasada que los militantes debatirían a la antigua usanza, vía asambleas, el nuevo acuerdo y cuestionan que Ferraz enviara y "filtrara" una notificación que no decía eso sino de la que se deducía que estaban obligando a una consulta. Acusan a Sánchez de querer llevarse un titular que dejara mal al presidente de Castilla-La Mancha.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha