eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy avisa de "males mayores" a Puigdemont si hace una declaración unilateral de independencia

El presidente del Gobierno le reitera al president de la Generalitat que "vuelva a la legalidad en la mayor brevedad posible"

"Haré lo que crea que deba de hacer, lo que crea que sea mejor para España y en el momento que me parezca más oportuno", apunta Rajoy

"Esto no es un problema de mediación, se trata de cumplir la Ley. Y a partir de ahí, podríamos hablar, podríamos dialogar, podríamos acordar"

23 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El Gobierno asegura que no negociará ninguna ilegalidad ni aceptará chantajes

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha reclamado este jueves al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que suprima "a la mayor brevedad posible" su proyecto de hacer una declaración unilateral de independencia, porque esa es "la mejor solución" y, además, "se evitarán males mayores".

"¿Tiene una solución? Sí, y la mejor es la pronta vuelta a la legalidad y la afirmación a la mayor brevedad posible de que no va a haber una declaración unilateral de independencia, porque con eso además se evitarán males mayores", ha dicho Rajoy en una entrevista con la Agencia Efe.

No es la primera vez que Rajoy avisa al Gover de las consecuencias de seguir con el proceso hacia la independencia. El pasado 15 de septiembre el presidente se comprometió  ante los miembros del Partido Popular catalán que se mantendría firme en la respuesta contra el referéndum de independencia convocado por la Generalitat. "Nos van a obligar a lo que no queremos llegar", ha amenazado Rajoy en Barcelona, advirtiendo que  aumentará la presión contra las instituciones catalanas tanto como haga falta para evitar la votación.

"La mejor solución, y creo que eso lo compartimos todos, es la vuelta a la legalidad, que es que todas aquellas personas y gobernantes que han decidido por su cuenta y riesgo liquidar la ley y situarse fuera de ella, vuelvan a la legalidad", ha dicho Rajoy.

Para el presidente del Gobierno, esa vuelta a la legalidad debe pasar también por "suprimir" el proyecto de hacer una declaración unilateral de independencia y por cumplir, "como hacen todos los ciudadanos", los preceptos legales.

"Eso es lo que puede evitar que se produzcan males mayores en el futuro y eso es lo que está pidiendo toda la sociedad, los editoriales de los medios, los empresarios, los sindicatos y millones de catalanes", ha considerado.

Ante la posibilidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución, ha considerado que hay distintas opiniones al respecto y, al plantearle si hay alternativa a esa medida, ha reiterado que sí la hay y que pasa por la vuelta a la legalidad de los dirigentes de la Generalitat.

Rajoy se ha mostrado convencido de que se superará esta situación y ha recordado que España ha vivido a lo largo de su historia momentos "muy difíciles" y siempre ha sido capaz de salir adelante.

No es el único en la órbita del Partido Popular que ha recordado las consecuencias legales y penales que pueden sufrir los promotores de la independencia de Catalunya. El vicesecretario de comunicación del PP, Pablo Casado, apunto este miércoles tras en discurso de Puigdemont "que se deje de declaraciones y que Puigdemont vaya preparando su declaración ante la Justicia, que espero que pague sus delitos. El PP estará sin complejos ni atajos con la Constitución y nuestro estado de derecho. Señor Puigdemont, así no. Catalunya nunca ha sido independiente y nunca lo será".

El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, también hizo un llamamiento al president de la Generalitat catalana para que "no tome decisiones en caliente que no van a ninguna parte y tienen consecuencias inevitables. Vuelva al Estatut y a la Constitución" para sentarse a negociar. Martínez Maillo le recordó también que "el Gobierno no va a dar un paso atrás" en la defensa de la legalidad.

"Haré lo que crea que es mejor para España"

Rajoy ha garantizado que, al igual que hizo para evitar el rescate por parte de la UE, ante la situación en Cataluña hará "lo que crea que deba de hacer, lo que crea que sea mejor para España y en el momento que me parezca más oportuno". También se ha mostrado "absolutamente" convencido de que España puede volver a un escenario de normalidad, igual que ha superado situaciones muy difíciles en otros momentos.

Como ejemplo, ha recordado que cuando él llegó a la Presidencia del Gobierno, el país estaba al borde de la quiebra. "Todo el mundo decía que Europa iba a rescatar a España, que nos iban a colocar como a Grecia, vivíamos una situación de cinco años seguidos de crecimiento económico negativo; pero el pueblo español fue capaz de resolver esa situación", ha añadido.

El jefe del Gobierno ha recordado que en aquellos momentos mucha gente le decía lo que tenía que hacer y que debía pedir el rescate. "En aquel momento hice lo que creía que debía de hacer, y ahora, porque es mi obligación y porque para eso soy el presidente del Gobierno de España, haré lo que crea que deba de hacer, lo que crea que sea mejor para España y en el momento que me parezca más oportuno".

Y ha proseguido: "Escucharé a todos, pero la decisión me corresponde a mí. Sé que no es fácil, pero también me correspondió en su día tomar otra que tampoco lo era".

"No hay mediación para la unidad de España"

La unidad de España no puede "ser objeto de ninguna mediación ni de ninguna negociación" y ha recalcado que el "primer diálogo" que debe recuperar la Generalitat es con el Parlament y con la sociedad catalana a la que "ha dividido", al ser preguntado por las ofertas de mediación que se han propuesto en los últimos días, entre ellas, la del líder de Podemos, Pablo Iglesias.

"Esto no es un problema de mediación", ha aseverado el jefe del Ejecutivo antes de recordar que, además de Iglesias, han sido muchas personas las que se han ofrecido para esa labor, "muchas con buena voluntad".

Rajoy ha insistido en que de lo que se trata es de "cumplir la ley" y ha dicho que "lo que tienen que hacer quienes no la están cumpliendo es cumplirla". "Y a partir de ahí pues ya viviríamos en una situación de normalidad. Podríamos hablar, podríamos dialogar, podríamos acordar, en el Parlamento o fuera del Parlamento; aquí de lo que se trata fundamentalmente es de volver a la normalidad y volver a una situación de legalidad y eso solo lo puede hacer quien ha violado la ley y quien ha establecido una situación de estas características", ha declarado.

El presidente del Gobierno ha señalado que el "primer diálogo" que hay que recuperar es en el Parlamento de Cataluña, donde el presidente catalán, Carles Puigdemont, "no dejó opinar" a los diputados en el pleno de los pasados 6 y 7 de septiembre cuando, "en tres horas, con una mínima mayoría y sin tener competencias para hacerlo", liquidó la Constitución y el Estatuto al aprobar la Ley de Transitoriedad.

Ha insistido en que él siempre ha sido partidario del diálogo, pero no "para incumplir la ley o liquidar la unidad nacional". "Sobre eso no hay nada que hablar ni tenemos nada que negociar", ha apostillado.

Sin embargo, ha hecho hincapié en que el primer diálogo que se debe recuperar es el diálogo en el Parlament, así como el diálogo con los ciudadanos de Cataluña "a los que se ha dividido hasta una situación verdaderamente dramática como estamos viendo en estos últimos días".

Defensa de la Policía y la Guardia Civil

Rajoy ha defendido el "rigor" y la "profesionalidad" de la Policía Nacional y de la Guardia Civil el pasado día 1, a pesar de la campaña en su contra y de que han sido "acosados" y "provocados".

Tras indicar que ha dado órdenes de que la Policía y la Guardia Civil no abandonen ningún hotel, ha precisado que los agentes "se irán cuando se tengan que ir porque el dispositivo estaba previsto para unos días en algunos casos, en otros un poco más de tiempo".

"Pero no se va ir nadie, absolutamente nadie por la presión; me parece un acto absolutamente bochornoso e intolerable", ha zanjado Rajoy preguntado por las presiones que están sufriendo algunos hoteles para no alojar a los agentes.

Respecto a la postura de los Mossos, ha considerado que "las actuaciones que algunos han puesto en marcha en Cataluña han dado lugar a una enorme división en la sociedad catalana" y "también han dividido a los Mossos", a cuya imagen se ha hecho "un daño muy grande".

"El daño se lo han hecho los que han puesto en marcha toda esta operación y los que luego han pretendido utilizarlos", ha agregado. Rajoy ha recordado que los Mossos estaban a las órdenes de la autoridad judicial el 1-O, no del Gobierno, y ha dicho que será la autoridad judicial la que dirima "si está o no conforme" con la actuación de la policía autonómica catalana y "quien tenga que tomar en su caso las decisiones que le parezcan más oportunas".

"Pero insisto, yendo como siempre a la mayor, se le ha hecho un daño a su imagen por parte de quienes han puesto en marcha toda esta desleal operación", ha apostillado el presidente del Gobierno.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha