eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rumanía apuesta por un Gobierno técnico para salir de la crisis política

- PUBLICIDAD -
Rumanía apuesta por un Gobierno técnico para salir de la crisis política

Rumanía apuesta por un Gobierno técnico para salir de la crisis política

El excomisario europeo de Agricultura Dacian Ciolos ha sido designado primer ministro de Rumanía tras la dimisión del Gobierno de centroizquierda el pasado miércoles, con el desafío de formar un Ejecutivo de expertos en diez días, que gane el apoyo del Parlamento.

"Designo como primer ministro a Dacian Ciolos", anunció hoy el presidente rumano, el conservador Klaus Iohannis, después de que el Ejecutivo encabezado por el socialdemócrata Victor Ponta cayera tras las protestas por el incendio de una discoteca, que causó 48 muertos.

El jefe de Estado señaló que la solución a la actual crisis gubernamental pasa por "un primer ministro tecnócrata, independiente, una persona limpia que no haya estado implicada en ningún escándalo, íntegro y que sepa gestionar momentos complicados".

En sus primeras declaraciones tras su designación, Ciolos hizo un guiño a los manifestantes que reivindican una renovación de la clase política del país al señalar: "Tengo la intención de abrir el Gobierno y la administración a la sociedad, de escucharla y tomar decisiones juntos".

Ciolos, de 46 años, mostró en su primera aparición como primer ministro sus ganas de empezar a formar el equipo que deberá presentar en un plazo de diez días para obtener el respaldo de una mayoría simple del Parlamento.

"Quiero concentrar mis energías en la estructura del nuevo Gabinete, tanto en sus miembros como en el programa de gobierno", indicó.

En caso de recibir el voto favorable de los parlamentarios, Ciolos dirigiría el país hasta las próximas elecciones, previstas para diciembre de 2016.

"Soy consciente de que un año es un periodo largo, pero al mismo tiempo corto para desarrollar y finalizar reformas esperadas (por los manifestantes)", aseguró Ciolos.

Hasta ahora sólo las formaciones de centro-derecha han apoyado la formación de un Ejecutivo tecnócrata, algo también respaldado por el jefe de Estado.

El designado primer ministro cuenta así con el apoyo del Partido Nacional Liberal (PNL), la principal formación opositora, de la Unión Nacional por el Progreso de Rumanía (UNPR), y de la Unión Democrática Magiar (UDMR), lo que le daría una mayoría simple para la investidura.

Por su parte, el Partido Social Demócrata, primera fuerza del Parlamento, ha mostrado cautela al asegurar que esperará los nombres que integran el Gobierno para decidir el signo de su voto.

"Por ahora, sólo tenemos un nombre y una cara", afirmó Liviu Dragnea, líder socialdemócrata que reconoció que "hay indicios de que este Gobierno tendrá el apoyo del Parlamento".

El editorialista del portal informativo Hotnews Dan Tapalaga advierte de que Ciolos se enfrenta a la prueba de la "integridad".

"Cualquier escándalo de corrupción en su Gobierno sería severamente castigado por los ciudadanos", dijo a Efe Tapalaga, quien cree que Ciolos tendrá que nombrar tecnócratas cercanos a los partidos de mayor influencia para no romper todos los lazos con la clase política.

Asesor del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, sobre temas de seguridad alimentaria desde el pasado mes de junio, Ciolos cuenta con una imagen impecable en la sociedad rumana, limpia de casos de corrupción y con una gran experiencia en altos cargos, a los que ha llegado promovido por Gobiernos liberales.

El ex presidente Traian Basescu lo impulsó a la cartera europea de Agricultura entre 2010 y 2014, puesto que no pudo repetir al final de su mandato, pese a que contaba con el apoyo del ex primer ministro Victor Ponta.

Aunque formalmente independiente, se le considera cercano al centroderecha, y entre octubre de 2007 y diciembre de 2008 fue ministro de Agricultura en el Gobierno del liberal Calin Popescu-Tariceanu.

Si sale adelante el Gobierno de Ciolos, el presidente Iohannis se adjudicaría su primera victoria desde que ganó las presidenciales en diciembre del pasado año al que ha sido su mayor contrincante político, el dimisionario Ponta.

"La época del presidente espectador acaba de terminarse", considera Tapalaga.

Ponta, en 2012 un político popular por su juventud y su discurso social, ha ido perdiendo el favor de la gente por los numerosos cargos de corrupción en su Gobierno y su propio enjuiciamiento por evasión fiscal y blanqueo de dinero durante su ejercicio como abogado.

El trágico incendio de un club nocturno en Bucarest, provocado por un artefacto pirotécnico el pasado 30 de octubre durante un concierto al que asistían unas 400 personas, ha sido el catalizador de una oleada de manifestaciones que reclaman una regeneración democrática en Rumanía.

Por Raúl Sánchez Costa

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha