eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Salud Hernández-Mora cree que en su secuestro hubo "juegos" que no entendió

- PUBLICIDAD -

La periodista española Salud Hernández-Mora, liberada ayer por la guerrilla del ELN tras casi una semana secuestrada, afirmó hoy que durante su cautiverio hubo "una serie de juegos" por parte de las autoridades colombianas que no entendió.

"No entiendo todas las especulaciones, comprendo que hasta que no haya confirmación no se actúe, pero hubo una serie de juegos que no entendí", dijo Hernández-Mora en RCN Televisión en referencia a la actitud de las autoridades que no aseguraron que se tratase de un secuestro hasta su liberación.

La corresponsal en Colombia del diario español El Mundo y columnista del periódico El Tiempo de Bogotá fue puesta en libertad ayer, al igual que Carlos Melo y Diego de Pablos, que cubrían la desaparición de Hernández-Mora para Noticias RCN y estaban desaparecidos desde el pasado lunes.

En sus declaraciones, Hernández-Mora aseguró que "en la zona se sabía que era un secuestro" y que la tenía el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

La reportera se encontraba en la convulsa región del Catatumbo realizando un reportaje cuando se perdió el contacto con ella el pasado sábado.

Desde entonces, el Gobierno colombiano confirmó que se encontraba en manos del ELN, pero no habló de un secuestro.

Unas horas antes de la liberación, el ministro colombiano de Defensa, Luis Carlos Villegas, reconoció que en el Ejecutivo no tenían claro si el caso era "desaparición, desaparición forzada o secuestro", pero sí que el ELN había "cometido un delito contra la libertad de las personas".

Sin embargo, la periodista española aseguró que quiere "dejar todo eso aparte" porque no cree que "sea bueno y "genera desconfianza".

Además, explicó que no se preocupó por el hecho de que los operativos del Ejército pudieran dificultar su liberación, si bien le "daba pesar que pudiera morir un soldado" o uno de los muchachos de 16 y 17 años que, según relató, le estaban "cuidando".

"Me daba pena que les pasara algo por mí", destacó la periodista, que agradeció el esfuerzo de todos los militares que sin conocerla trabajaron por conseguir su liberación y pusieron en riesgo sus vidas.

Preguntada por los guerrilleros que la mantenían secuestrada, Hernández-Mora afirmó que había dos menores, pero la mayoría tenían más de 20.

Con los dos menores conversó y les dijo que "sería bueno que se desmovilizaran", pero, agregó, "uno no tiene tiempo suficiente para convencerlos".

Comentó que "hubiera sido una lástima que hubiera caído (en un combate) alguno de ellos".

Durante las conversaciones que mantuvo con los jóvenes, les dijo que a ellos no les iba a "denunciar", puesto que culpa de que estén en las filas del ELN a su Comando Central (COCE).

"No hay derecho de que pongan en riesgo la vida de su propia gente, soldados y policías por un error estratégico" como considera su secuestro, agregó.

La periodista también declaró que todos los guerrilleros que la custodiaban "eran correctos", si bien "unos más queridos y otros menos".

En cualquier caso, opinó que "el secuestro no tiene justificación de ningún tipo" y agregó que es "injusto que obliguen al Estado a gastar tantos recursos en una acción así".

"No son los únicos culpables, pero el secuestro es un crimen", apostilló la periodista, quien quiso rendir homenaje a todos los que lo han sufrido y agradeció de nuevo a la comisión de la Iglesia católica y la Defensoría del Pueblo que la recibió tras su liberación.

El Catatumbo es una convulsa región fronteriza con Venezuela en la que tienen una fuerte presencia las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el ELN, así como un pequeño reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL), al que el Gobierno considera una banda dedicada al narcotráfico.

Además, operan en la zona bandas criminales de origen paramilitar, así como grupos de narcotraficantes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha