eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sumar o restar: los líderes nacionales sopesan su presencia en Cataluña

- PUBLICIDAD -
Sumar o restar: los líderes nacionales sopesan su presencia en Cataluña

Sumar o restar: los líderes nacionales sopesan su presencia en Cataluña

En todas las campañas electorales autonómicas se produce el mismo dilema, si la presencia de los líderes nacionales sumará o restará votos para los candidatos, y eso es algo que sopesan siempre los partidos, especialmente ahora, mirando al 21 de diciembre.

Porque lo inédito de estas elecciones catalanas, convocadas por el Gobierno al amparo del artículo 155 de la Constitución tras el desafío secesionista, eleva el valor de estos comicios a cuestión de Estado. Nadie duda de que hay que estar allí.

El primero que lo sabe es Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno va a estar muy presente en esta campaña, no porque vaya a ir más de lo habitual, sino porque su partido quiere presentarle como el referente y máximo responsable de haber reconducido la situación en Cataluña ante el desafío secesionista.

Rajoy viaja mañana a Cataluña por primera vez desde que se pusieron en marcha las medidas del 155, pero se desconoce aún en cuántas ocasiones más lo hará hasta el 21 de diciembre. Dicen en su entorno que será una presencia "normal", como en otras convocatorias.

El PP se presenta como "valor seguro" y el partido que, con Rajoy, ha sacado a Cataluña del "atolladero" en el que la habían metido los independentistas. Por eso hay quien en Génova defiende que el líder vaya mucho a Cataluña.

Sin embargo, desde la dirección del PPC se espera que haya "un equilibrio" entre la presencia de Rajoy y los dirigentes nacionales y el protagonismo de Albiol.

"Mucho Albiol y mucho Rajoy", resumen fuentes de la dirección nacional, para las que hay que hacer valer las medidas tomadas al amparo del artículo 155, porque "han salido bien", pero sin olvidar en ningún momento a Albiol y su candidatura, que según sus encuestas mejorará algo los resultados obtenidos en 2015 en esta comunidad -obtuvo entonces once diputados, ocho menos que en 2012-.

No temen, en ningún caso, que la presencia de Rajoy pueda restar votos en Cataluña, porque todos coinciden en considerar que la gestión del presidente en las últimas semanas ha sido la acertada y traerá consigo más apoyos en las urnas.

El PSOE, sin embargo, ha frenado su intención inicial de volcarse en la campaña de las catalanas ante el temor de que una presencia excesiva pueda perjudicar las expectativas del PSC y por eso, en principio, el secretario general del partido, Pedro Sánchez, limitará su participación a "tres o cuatro actos", según fuentes socialistas.

Será, más o menos, la mitad de lo que se involucró en las anteriores autonómicas de 2015, cuando participó en actos electorales durante siete de los quince días que dura la campaña.

Sánchez acudirá a Cataluña para "ayudar" a Iceta, pero teniendo presente que ahora es el momento del líder catalán, quien se ve más fuerte y con más posibilidades en el 21D después de la alianza electoral sellada con Units per Avançar, la antigua Unió, para atraer al catalanismo moderado no independentista.

En esa estrategia que busca una solución al conflicto catalán desde un espacio de centralidad, el PSC quiere evitar que se le vincule con decisiones tomadas desde Madrid, como la actuación policial durante la jornada del 1 de octubre, cuando se celebró el referéndum ilegal.

La estrategia de Ciudadanos será bien distinta. Albert Rivera estará muy pegado a la candidata Inés Arrimadas durante toda la campaña echando el resto para que el partido naranja puede ganar las elecciones, una meta que ven por primera vez muy cerca según las encuestas que manejan.

Están diseñando una campaña volcada en la calle, aunque el tiempo no acompañe demasiado, buscando el "contacto directo" con los votantes y con esa mayoría "silenciada" durante tanto tiempo, ha explicado Cs, que ante el desafío separatista ha perdido el miedo a salir a defender la unidad.

Y en esta estrategia electoral, Rivera va a jugar un papel muy destacado para reforzar la candidatura de Arrimadas y la ayudará "en todo lo que pueda", señalan desde este partido.

Además estará tanto en campaña como en las futuras negociaciones postelectorales, como ha dicho él mismo, para conseguir que haya un presidente "para todos los catalanes" y acabar con el 'procés'.

Quien tiene muy claro que va a darlo todo en Cataluña es el líder de Podemos, Pablo Iglesias, consciente además de que los escaños de su coalición con los 'comunes' puede ser clave para formar el futuro Govern.

Podemos vive un momento delicado en Cataluña, tras la guerra interna entre la dirección de Iglesias y Albano Dante Fachín, líder de Podemos en la comunidad hasta que dimitió el pasado lunes.

Y además ha perdido dos puntos en intención de voto a nivel nacional, según el CIS, que muchos atribuyen, precisamente, a su estrategia en Cataluña.

La intención de Podemos es echar el resto en esta campaña que contará con una fuerte implicación tanto de Iglesias y de Colau, y en la que mantendrán su apuesta por un 'referéndum pactado' y legal sin la seguridad de que esa estrategia no se vuelva en su contra a nivel nacional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha