eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El acusado del crimen machista de Pontevedra dice que se cegó y pide perdón

- PUBLICIDAD -
El acusado del crimen machista de Pontevedra dice que se cegó y pide perdón

El acusado del crimen machista de Pontevedra dice que se cegó y pide perdón

Juan Antonio Lusquiños, el hombre que mató a puñaladas a su exnovia en Pontevedra en octubre de 2015, ha reconocido hoy que la discusión que mantuvo ese día con la víctima "se me fue de las manos" y, en un momento dado, "me cegué" y, así, acabó con la vida de la mujer, con la que había mantenido una relación hasta dos meses antes.

En la primera jornada del juicio por este crimen machista, celebrado en la Audiencia de Pontevedra, el acusado ha explicado que ese día acudió de madrugada a casa de la víctima, Concepción Reguera, porque "la echaba de menos" y esperó en la puerta hasta que ella llegó, convenciéndola de que se subiera al coche.

Dentro del vehículo, ha asegurado, ambos comenzaron una fuerte discusión que "fue a más" y le clavó una navaja que llevaba encima.

La víctima logró salir del coche tras esta primera cuchillada pero Juan Antonio Lusquiños la persiguió y volvió a clavarle la navaja hasta matarla, aunque ha señalado que no recuerda cuántas veces la apuñaló.

Huyó del lugar, según ha asegurado a preguntas del fiscal, porque los gritos de la mujer alertaron a un vecino que residía cerca del sitio de los hechos y, tras abandonar el coche en una pista forestal, tiró la navaja en el monte.

El acusado ha explicado que inicialmente tuvo la intención de acudir al cuartel de la Guardia Civil de Soutomaior para confesar el crimen, pero al encontrárselo cerrado optó por volver a su casa para cambiarse de ropa "porque había cruzado el río y estaba empapado", el lugar en donde fue detenido horas después.

Lusquiños, que se mostró aparentemente tranquilo durante el juicio, ha señalado que desconocía que había matado a su expareja hasta que fue detenido y se lo comunicaron los agentes después de que éste intentara escapar cuando acudieron a su domicilio.

Tras relatar lo sucedido, el acusado ha pedido perdón a la familia de la fallecida porque "por mucho que haga no la voy a poder devolver".

La Fiscalía de Pontevedra y la acusación popular, que ejerce la Xunta de Galicia, consideran que Juan Antonio Lusquiños es culpable de un delito de asesinato con alevosía con la circunstancia agravante de parentesco y que debe ser condenado a 20 años de prisión.

La defensa, por su parte, reduce a la mitad la petición de condena al entender que debe ser considerado culpable de un delito de homicidio con las circunstancias atenuantes de confesión y graves problemas psiquiátricos, porque tras la ruptura sufrió una "profunda" depresión y acabó matando a su expareja por "arrebato, obcecación u otro estado pasional semejante".

Durante esta primera jornada del juicio también ha declarado la madre de la víctima que ha reclamado que "cuanto más le pueda caer de penitencia, mejor" y el hermano de la mujer muerta, que tras bajar del estrado, ha comenzado a insultar al acusado reclamando justicia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha