eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un antiguo seminarista catalán denuncia abusos sexuales cuando era niño

- PUBLICIDAD -
Un antiguo seminarista catalán denuncia abusos sexuales cuando era niño

Un antiguo seminarista catalán denuncia abusos sexuales cuando era niño

Un antiguo seminarista catalán -Sergio, de 45 años- ha denunciado ahora abusos sexuales cuando tenía 11 años y estaba interno en el Seminario Mercedario de Reus.

Según publica hoy Diari de Tarragona, el antiguo seminarista se ha decidido a desvelar su historia, pasados 34 años, "para quitarme un peso que he llevado encima durante demasiado tiempo", animado por la investigación policial y las detenciones de los presuntos autores de abusos en Granada.

El Seminario de Reus estuvo activo entre los años 1941 y 1995, hasta que fue derruido en el año 2007 y Sergio ingresó como interno en 1982 por circunstancias familiares.

Su estancia era plácida hasta que cogió la gripe y le llevaron a la enfermería para pasar la noche y, allí, un padre llamado Javier le sometió, presuntamente, a abusos hasta que el niño rompió a llorar cuando el religioso le intentó quitar la ropa interior.

Poco después, entró otro capellán en la enfermería y le consoló, pero "ni yo le dije nada de lo que había pasado ni él me preguntó", relata este vecino.

La estancia en el seminario se prolongó tres años más en los que se desataron los rumores como la expulsión de dos hermanos del centro "porque uno de ellos aseguraba haber sufrido abusos de un sacerdote", relata Sergi.

También añade el "caso de un sacerdote que nos daba clases de francés que lo apartaron de sus funciones y lo enviaron a Caracas, supuestamente, por haber abusado de un compañero".

Sergi también relata que estuvo en dos centros de formación religiosa más y que en el noviciado de la casa colindante al nuevo Col·legi Pare Manyanet de Reus vió otro episodio de abusos.

Según el Diari de Tarragona, asegura que "entró en la habitación del padre superior y se lo encontró sentado en la cama con un alumno con los pantalones bajados" y al final, "harto de un cúmulo de cosas", abandonó la esfera religiosa con 17 años.

Sergi se ha decidido a romper su silencio "al ver todo lo que ha pasado en Granada" y confiesa que "he vivido toda mi vida guardando un secreto que ha provocado que le tenga un gran odio a la Iglesia".

El denunciante cree que "después de lo de Granada seguro que saldrán a la luz muchos más casos de víctimas que han estado calladas durante años por vergüenza" y les anima "a que lo hagan público, porque no tienen que avergonzarse de nada".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha