eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los diputados franceses abren el debate sobre el reconocimiento de Palestina

- PUBLICIDAD -
Los diputados franceses abren el debate sobre el reconocimiento de Palestina

Los diputados franceses abren el debate sobre el reconocimiento de Palestina

Los diputados franceses abrieron hoy el debate sobre una resolución, que será votada el próximo martes, que insta al Ejecutivo a reconocer el Estado palestino, con el apoyo de los parlamentarios de izquierdas y el rechazo de la derecha.

Todo apunta a que el texto, no vinculante para el Gobierno, será adoptado, con lo que Francia se sumará al Reino Unido y España, cuyos parlamentos ya han adoptado resoluciones en ese sentido.

Por el momento Suecia es el único miembro de la Unión Europea que ha dado el paso de reconocer el Estado palestino, algo que en el mundo han hecho ya 135 países.

El Ejecutivo es el único que tiene potestad para dar el paso de reconocer el Estado palestino, y el ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius, apuesta por hacerlo conjuntamente con los otros socios de la UE o en el seno de la ONU, para "salir del actual callejón sin salida".

Un argumento también esgrimido por la nueva jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini.

El presidente francés, François Hollande, que apoya la resolución presentada por sus compañeros de partido, anunció que su país propondrá la organización de una conferencia internacional para estimular el retorno de israelíes y palestinos a la mesa negociadora.

La propuesta que hoy comienza a ser debatida, presentada por el grupo socialista, "invita al Gobierno a reconocer el Estado palestino con el fin de obtener un arreglo definitivo del conflicto", al considerar que "la solución de los dos Estados, promovida de forma constante por Francia y la UE" así lo presupone.

El debate fue abierto por el presidente del grupo socialista en la Asamblea, Bruno Le Roux, que consideró que la iniciativa pretende "responder a la situación de bloqueo que vive el proceso de paz desde los acuerdos de Oslo".

A favor se expresó también el líder del grupo ecologista, François de Rugy, quien consideró que la resolución busca "decir a los palestinos que una salida política es posible" y "disuadir a quienes estuvieran tentados de usar la violencia".

No todos los diputados socialistas son favorables al texto y una decena anunció que votará en contra.

Los neocomunistas, por su parte, la apoyan con entusiasmo porque consideran que "Francia tiene que contribuir a reparar una injusticia que dura ya 60 años", según el diputado François Asensi, en referencia a la ocupación de territorio palestino por Israel.

Su grupo presentó una resolución similar en el Senado que será votada el próximo día 11 de diciembre.

Entre los conservadores de la UMP no hay unidad de voto y mientras unos diputados se mostraron favorables al texto, la mayoría se opone.

Axel Poniatowski, que durante años presidió la comisión de Exteriores de la Asamblea, forma parte de los favorables, al considerar que "puede sustentar el acercamiento entre Fatah y Hamas", al tiempo que contribuiría a "equilibrar las posiciones" de cara al restablecimiento de la negociación.

Para Pierre Lellouche, del mismo partido, "ese reconocimiento solo radicalizará un poco más la posición israelí, peligrosa a largo plazo para el mantenimiento mismo del Estado de Israel, y no ayudará al presidente palestino a solucionar su principal problema, que es el dominio de Hamás en Gaza".

Muchos diputados conservadores piensan seguir la opinión del expresidente Nicolas Sarkozy, contrario al reconocimiento unilateral del Estado palestino "pocos días después de un atentado sangriento" y "sin que haya el menor rastro de voluntad negociadora".

El ultraderechista Frente Nacional también es contrario al texto, y su diputado Gilbert Collard comparó la resolución a "abrazar a Hamás, al terrorismo, al odio y la muerte en las ciudades de Israel y en Jerusalén".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha