eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Lo nuevo, lo viejo y lo de siempre en las elecciones chilenas

- PUBLICIDAD -
Lo nuevo, lo viejo y lo de siempre en las elecciones chilenas

Lo nuevo, lo viejo y lo de siempre en las elecciones chilenas

Chile celebrará este domingo unas elecciones generales marcadas por hechos inéditos como una nutrida lista de candidatos que buscan ponerse la banda presidencial, un anquilosado sistema binominal para escoger parlamentarios y la sostenida imposibilidad de votar desde el extranjero.

Una curiosa mezcla que, con sus contradictorios componentes, refleja lo que Chile es hoy: un país que crece con estabilidad, pero en el que amplios sectores sociales han comenzado a reclamar en las calles los beneficios de la bonanza, más democracia y un rol activo del Estado, según revelan diversas encuestas.

"Chile cambió, es un nuevo ciclo político y económico", declaró el expresidente Ricardo Lagos, frase que replican analistas políticos de distinto signo, para intentar explicar las curiosidades de los comicios de mañana.

Una de ellas es que la papeleta presidencial contiene por primera vez nueve candidatos, que proponen desde una radical reversión del modelo neoliberal que imperado en Chile desde hace décadas, hasta una prolongación del mismo sistema, pero con algunos ajustes en pro de una mayor equidad.

Cada uno a su estilo, los candidatos presidenciales han tratado de captar las preferencia de los 13,5 millones de potenciales votantes, aunque la exmandataria Michelle Bachelet, líder del bloque de centro izquierda al que por primera vez se incorpora formalmente el Partido Comunista, es quien lleva la delantera, según todos lso sondeos.

Le sigue, a bastante distancia, la abanderada de la derecha gobernante, la exministra Evelyn Matthei, quien ha desarrollado una breve pero agresiva campaña, que no ha arrojado buenas cifras en las encuestas y que amenaza con desembocar en uno de los peores resultados para su sector desde el retorno a la democracia, en 1990.

Analistas han intentado afinar sus pronósticos electorales, pero sin demasiado éxito, ya que otra de las novedades de estos comicios es el voto voluntario, que se estrenó el 2012 en los comicios municipales, pero que por primer vez se aplica a un proceso presidencial y parlamentario.

Especialistas electorales apuestan a una votación en torno a 7,5 millones de personas, que podría favorecer el triunfo de Bachelet en primera vuelta, algo que no ocurre con un candidato presidencial desde 1993.

Pero todo está por verse, porque también hay quienes creen que el descontento popular con los partidos políticos de distinto signo, que según las encuestas tienen un magro apoyo en torno al 20 por ciento, puede traducirse en una considerable abstención, lo que afectaría el peso específico del triunfo de cualquier candidato.

Tal vez por eso, el presidente Sebastián Piñera realizó este sábado un último llamamiento a los ciudadanos para que mañana acudan de manera masiva a las urnas, una convocatoria que ha sido reiterada por todos los candidatos.

La inquietud por la abstención no sólo afecta al resultado de la presidencial, sino con más fuerza aún a lo que ocurra con el Parlamento, que se renueva parcialmente.

En esta votación todavía sigue vigente el sistema electoral binominal, que favorece a las mayorías logradas por los pactos políticos y no por los candidatos individuales.

Pero la derecha teme que una escasa participación de su electorado merme su poder en el Congreso y abra una espacio a reformas políticas como una nueva Constitución, que proponen siete de los nueve candidatos.

Incluso un movimiento ciudadano, que promueve la convocatoria a una Asamblea Constituyente para generar una nueva carta fundamental, ha llamado a marcar los votos presidenciales en un costado con la sigla "AC", lo cual no invalida la papeleta.

Para hacer el panorama aún más complejo, esta vez se elegirá por primera vez a los miembros de los consejos regionales, los organismos encargados -entre otras cosas- de gestionar los recursos de cada ministerio destinados a las distintas zonas del país.

En total son 1.382 postulantes, la mayoría de ellos "ilustres desconocidos", que aspiran a ocupar 278 cargos.

El entusiasmo de los candidatos por estos puestos ha sido tan inesperadamente alto en algunos lugares, como la norteña región de Arica, que los 70 postulantes han configurado una papeleta de votación del tamaño de un televisor de 14 pulgadas.

Cambios más, cambios menos, lo que se mantiene inalterable es la situación de los chilenos que viven en el exterior.

Aunque fue una de las promesas de campaña del hoy presidente Sebastián Piñera, el proyecto de ley que pretendía darles derecho a voto no ha prosperado y deberán conformarse con seguir mirando desde lejos la suerte de su país o, a lo más, participar en una simbólica votación por internet que ha organizado la ONG Voto Ciudadano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha