eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Uno de policías detenidos por crimen de Cala Cortina aconseja al resto "ponerse de acuerdo" entre todos sobre los hechos

Uno de los policías detenidos por el crimen de Cala Cortina (Cartagena) asegura en una conversación telefónica con otro de los implicados que un tercero le sugiere que hablen entre ellos "para ponernos de acuerdo" a la hora de contestar ante el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional sobre los hechos acontecidos el mes de marzo, cuando se halló flotando en el mar el cuerpo de Diego Pérez en Cala Cortina.

- PUBLICIDAD -
Uno de policías detenidos por crimen de Cala Cortina aconseja al resto "ponerse de acuerdo" entre todos sobre los hechos

Así se desprende de la grabación realizada a los policías a la que ha tenido acceso la COPE y recogida por Europa Press, en la que uno de los policías señala que "no se enteran de que va la historia y van dando palo de ciego y no sé para qué".

En la conversación entre estos dos policías, el primero le pregunta si hay que ir hasta Murcia e indica que a él no le han llamado, "a mi F. me ha dicho que van llamando y que hablemos para ver lo que hemos dicho para ponernos de acuerdo, pero esto es una 'gilipollez'".

Tras pasar el caso a Homicidios de Murcia, el compañero le explica que al resto de compañeros, L. y J., le han preguntado si estuvieron con el fallecido, lo que les pareció, si vieron a alguien sospechoso "y nada más". Ante lo que el otro policía exclama, "qué cosas", y añade, "estoy pensado que si tienen que preguntarnos algo que nos lo pregunten aquí --en Cartagena--".

NO TIENE "NADA QUE VER CON LO NUESTRO"

Al tiempo que se pregunta que por qué traspasan el caso a Murcia, "porque aquí no saben nada, para sacar algo más de chicha que la que están sacando en Cartagena", dice el otro, "como aquí no rascan bola y si viene alguien de Madrid y piensa que le interesa, pues se lo lleva".

Según el otro policía, "la cosa está clara, un tío zumbao perdido, yonqui, con antecedentes y todo, pienso que es un ajuste de cuentas". La historia, dice el otro, "es que fuimos para una llamada que como mucho era una falta y se lo han cargado, entonces no tiene nada que ver con lo nuestro, eso tiene que ser otra historia que había por detrás".

Pues si nos llaman, contesta el otro policía, "habrá que ir todo el mundo". Si tampoco hay más, dice el compañero, "es tenernos para arriba y para abajo".

Finalmente, el policía le pregunta a quién más van a llamar y éste le dice, "entiendo que a vosotros que estuvisteis en la segunda llamada", y el 54, contesta el otro, "pero a ese ya le han tomado declaración", apunta el primero que concluye indicando, "mañana cuando tome café ya os cuento con más detalle".

AVISO A LA SALA DEL '091' POR PARTE DE DIEGO

La primera llamada de la víctima a la sala del '091' es para requerir la presencia policial en su domicilio, en el barrio cartagenero de Las Seiscientas, ya que hay unos individuos, "gente", con intención de agredirle.

"Una gente me quiere pegar dos tiros porque le cogí unas bicicletas sin darme cuenta y están en la calle, que la Policía venga para mi casa", alerta Diego a la Sala, pasando ésta el parte a la patrulla de guardia.

Una vez que la patrulla hace el servicio informa a la Sala de la situación. Diego les manifiesta que había robado dos bicicletas y sus propietarios iban a matarlo, a lo que uno de los agentes le traslada a la Sala que "cuando nos hemos enterado que era por eso les hemos dicho de todo y se ha ido a su casa".

A lo que la Sala del '091' contesta: "es que me ha vuelto a llamar y dice que están ahí con escopetas", a lo que el agente le dice que "en la otra parte no había nada", pero que "no asome la cabeza, que no sea tonto". Pero, continúa, si les robó las bicicletas "pues no está mal, es lo legal si ahora han ido a cobrarse justicia, Dios lo ampare en su gloria".

La Sala le replica al agente que no sabe qué credibilidad darle al "zumbao" ese y que incluso le pueden proporcionar algún chaleco policial, mientras que el agente le comenta, al respecto, que "tenía un libro e iba leyendo por si lo mataban, para que Dios le acogiera en su seno; tenía un poco de miedo", a lo que la Sala le contesta irónicamente "voy a consultarlo con la almohada a ver qué hago".

En otra de las llamadas entre la Sala del '091' y el agente, éste le dice que le han aconsejado a Diego que "se tranquilice un poco; no hay problema".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha