eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno prorroga la situación de sequía en el Júcar y el Segura

- PUBLICIDAD -
El Gobierno prorroga la situación de sequía en el Júcar y el Segura

El Gobierno prorroga la situación de sequía en el Júcar y el Segura

El Gobierno ha aprobado hoy dos decretos con los que ha prorrogado hasta septiembre de 2018 la situación de sequía declarada en las cuencas del Júcar y del Segura, con el fin de seguir aplicando medidas "excepcionales" para paliar la escasez de agua.

La prórroga permite además al Ministerio seguir movilizando todos los recursos disponibles, como el agua procedente de las plantas desaladoras, de los pozos de sequía ubicados en la cuenca y de las cesiones que puedan acordar los regantes para hacer frente a la escasez de agua.

La prórroga está condicionada a la evolución de los Indicadores de Estado del Sistema Global en cada una de las dos cuencas, ha informado el Gobierno tras la reunión del Consejo de Ministros.

La escasez de agua en el año hidrológico 2014-2015 en esas dos cuencas ya provocó que en mayo de 2015 se aprobaran sendos decretos de sequía, y esos decretos se han prorrogado sucesivamente desde entonces ya que la situación no ha mejorado.

En la cuenca del Júcar las lluvias de los últimos meses han sido mayores a las de los tres años anteriores, pero se han concentrado principalmente en la zona costera y en la zona sur de la demarcación.

Esto ha supuesto que los sistemas donde se han concentrado mayoritariamente las lluvias (principalmente sistemas Serpis y Marinas Alta y Baja, Palancia-Los Valles y Vinalopó-Alacantí) hayan mejorado sustancialmente, saliendo de la situación de emergencia o alerta en la que se encontraban.

Pero las precipitaciones registradas en la zona de generación de recursos en los sistemas más dependientes de las aguas superficiales (las cabeceras de los sistemas Júcar y Turia) han sido muy escasas.

Por su parte, en la Demarcación Hidrográfica del Segura lo que motivó inicialmente la declaración de sequía fue el estado en el que se encontraban los aprovechamientos vinculados al trasvase Tajo-Segura.

Esa escasez ha empezado a afectar también a las explotaciones que dependen de los recursos propios de la cuenca, según los datos facilitados por el Ejecutivo.

Las causas que motivan la continuidad de la sequía prolongada son la falta de precipitaciones en estos tres últimos años en las cabeceras del Segura y del Tajo, especialmente en esta última, ya que la aportación que han recibido los embalses de la cabecera del Segura, entre junio de 2016 y de 2017, ha sido de un 70 por 100 menor de la media histórica de los últimos treinta años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha