eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El centenario del club Palmeiras abre los desfiles del Carnaval de Sao Paulo

Alba Gil
- PUBLICIDAD -
El centenario del club Palmeiras abre los desfiles del Carnaval de Sao Paulo

El centenario del club Palmeiras abre los desfiles del Carnaval de Sao Paulo

Los hinchas del club de fútbol Palmeiras dieron hoy el disparo de salida a los desfiles del Carnaval de Sao Paulo, homenajeando la fuerza de la inmigración italiana que hace cien años fundó la Sociedade Esportiva Palmeiras, el equipo más laureado de Brasil.

Dos minutos después de las 23.15 hora local (02-15 GMT del sábado), una marea de color verde comenzó a inundar los 530 metros del sámbodromo de Anhembi, proyectado por el arquitecto Óscar Niemeyer, mientras el público, todavía escaso, enloquecía al oír el grito que daba inicio al carnaval de la ciudad más poblada del país.

"De brazos abiertos me voy a declarar: te amo Palmeiras. Cien años de luchas y de glorias canta Mancha Verde -la primera escuela de samba participante- guerrera", entonaron a pleno pulmón casi todos los 30.000 asistentes al sámbódromo que vitorearon al club que vio jugar a astros como Ademir da Guía, Rivaldo o Roberto Carlos.

Y de pronto, una colosal carroza presidida por un grandioso gladiador, con lanza en mano y tirado por una cuadriga de caballos igual de feroces que el guerrero, respaldado por un par de caballeros templarios, centró todas las miradas.

El país del fútbol, de las "torcidas" (hinchadas) y de los balones, sede en 2014 del Mundial de este deporte, no dio ni un segundo de tregua en los 60 minutos que duró el "bloco" o comparsa, la primera del Grupo Especial, que durante toda la noche de hoy y de mañana ofrecerá todo su esplendor por la capital paulista.

Al gladiador romano le siguió la alineación del equipo, rodeada de los once títulos que posee -ocho de liga, dos de la Copa de Brasil y uno de la desaparecida Copa de Campeones- y a ésta, el recuerdo de los italianos perseguidos en el país durante la Segunda Guerra Mundial, aunque esta vez en las trincheras no resonaron bombas, sino samba.

Pizza, aviones, trenes y pelotas llenaron los disfraces de músicos y bailarines, emocionados cada vez que la letra del enredo llegaba al "olé Palmeiras", aunque el color verde, que el equipo luce con orgullo, fue el protagonista de la noche, que dio una tregua al calor sofocante que está asfixiando a los paulistanos.

Diez minutos después de que acabara el primer desfile, la escuela Academicos do Tucuruví dio el primer paso a un relato sobre la historia de las "marchinhas", canciones carnavalescas que predominaron desde los años 20 hasta los 60, cuando los enredos tomaron el relevo.

Pasada la una y media de la madrugada, deberán desfilar las escuelas de Tom Maior, que venerará la adrenalina que hace "dispararse al corazón, escurrir al sudar y poner a mil la presión" y Dragões da Real, de hinchas del club de fútbol Sao Paulo y que representará la alegoría sobre el poder de creer en algo.

Rosas de Ouro llevará al sambódromo a un viaje por el mundo encantado de las hadas y de las fantasías que consiguen abrirse paso tras la tempestad y, ya con la primera luz del día, a las 6.05 de la mañana, Nenê de Vila Matilde despertará al público con ritmos de Mozambique que, como Brasil, también fue colonia portuguesa.

Pero antes, en penúltimo lugar, la escuela Águia de Ouro alabará los 120 años de buenas relaciones entre Brasil y Japón, una celebración que espera la presencia del viceministro parlamentario de negocios extranjeros del país nipón, Takashi Uto.

La estrella debe será, sin embargo, el entrenador Arthur Antunes Coimbra "Zico", ídolo brasileño a comienzos de los años ochenta, y amado por haber sabido impulsar el fútbol japonés, cuyo éxito en las canchas lo debe en gran parte al exjugador carioca.

Se pondrá así fin al primer día del Grupo Especial, que aglutina a las escuelas de elite que desfilan el viernes y el sábado de carnaval en Sao Paulo, como lo harán el domingo y lunes en Río de Janeiro sus principales formaciones de samba.

Por el contrario, el Grupo de Acceso, la "segunda división" de la samba, lo hace al revés, primero en la capital turística y después en la financiera, que cuenta ya con el segundo mayor Carnaval entre los que se realizan en sambódromos, después del carioca.

Sea en un recinto, sea al aire libre, las comparsas brasileñas de hoy demuestran, una vez más, que en la carrera por la fama carnavalesca, que se celebra en todo el país, "la ciudad gris" no piensa conformarse con el segundo puesto pues, como dicen los brasileños: "el año no empieza hasta que acaba el Carnaval".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha