Focos

Más de 500 delegados participan en la reunión mundial de LGTBI en Bangkok

- PUBLICIDAD -
Diana Sacayán, la transexual argentina asesinada, homenajeada en Bangkok

Diana Sacayán, la transexual argentina asesinada, homenajeada en Bangkok

Más de 500 delegados participan en la conferencia mundial de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA), que comenzó hoy en Bangkok para abordar la problemática del colectivo.

La descriminalización de las personas LGTBI, la lucha contra la violencia y las violaciones o los derechos de los refugiados LGTBI son algunos de los asuntos que ONG de todo el mundo abordan con motivo de la conferencia organizada por la ILGA.

La asociación, integrada por más de 1.000 organizaciones de 125 países, celebrará hasta el viernes charlas y talleres acerca de los problemas y desafíos del colectivo LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersex).

"ILGA representa a muchos movimientos, grupos e identidades (...) Nosotros, como movimiento, tenemos una historia de desafío" contra la marginación, afirmó Ruth Baldacchino, cosecretaria general de ILGA, en la inauguración de la conferencia en el hotel Sukusol de la capital tailandesa.

La reconocida activista maltesa destacó que "ILGA desafiará el sistema y las prácticas opresivas que criminalicen, mutilen o maten a personas LGTBI".

Según datos de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos citados en la reunión, un total de 76 países tienen leyes que criminalizan y discriminan a personas por su orientación sexual o su identidad de género.

En Irán, Arabia Saudí, Yemen, Mauritania y Sudán las relaciones homosexuales consensuadas son castigadas con la pena de muerte.

Por otro lado, un centenar de países han prohibido la discriminación laboral por motivos de orientación sexual o han despenalizado las relaciones entre personas del mismo sexo.

Vitit Muntarbhorn, experto internacional en derechos humanos y profesor de la Universidad de Chulalongkorn (Bangkok), afirmó que la protección de este colectivo debe partir tanto de Naciones Unidas como de los gobiernos.

"La idea de que las personas LGTBI son anormales aún es predominante en muchos sitios", criticó Vitit, elegido el pasado septiembre experto independiente en la ONU en orientación sexual e identidad de género.

El profesor destacó la importancia de dejar de considerar la homosexualidad y otras opciones sexuales como una "patología" y defendió que las personas puedan elegir su identidad sexual en sus documentos de identificación, como pasaportes.

También criticó las operaciones de asignación de sexo de las personas intersex, que nacen con caracteres sexuales (como los genitales) que no se corresponden con las nociones de cuerpo masculino o femenino.

En su opinión, estas operaciones suelen realizarse sin el consentimiento de las personas intersex, ya que se realizan cuando son menores, y responden más a prejuicios culturales o religiosos que a criterios de salud.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha