Focos

El acceso de los sintecho a un hogar reduce los gastos en sanidad y justicia

- PUBLICIDAD -
El acceso de los sintecho a un hogar reduce los gastos en sanidad y justicia

El acceso de los sintecho a un hogar reduce los gastos en sanidad y justicia

El psicólogo Sam Tsemberis ha defendido hoy en Barcelona el modelo Housing First, sistema en el que el acceso a la vivienda es prioritario para mejorar la vida de las personas en la calle, asegurando que permite reducir los gastos del Estado en sanidad y justicia.

"Al gobierno le cuesta más dinero una persona que vive en la calle que en un piso", ha afirmado Tsemberis, director de la entidad estadounidense Pathways Housing First Institute e impulsor del modelo Housing First, en la jornada técnica sobre la materia que celebra hoy Arrels Fundació en el Born Centro Cultural de Barcelona.

El sistema, que nació en 1992 en Nueva York (Estados Unidos), promueve que las personas que hace tiempo que viven en la calle puedan acceder a un alojamiento permanente, respetando la opinión y las decisiones de la persona sin hogar y con el apoyo de un equipo multidisciplinar.

"Housing First no dice primero la vivienda, sino primero la persona, respetar qué quiere y cuándo, ofreciéndole apoyo", ha explicado Tsemberis, que ha manifestado que, mediante este método, 14 ciudades estadounidenses han reducido en un 36 % el número de personas que son veteranos de guerra y que viven en la calle.

"Ningún sintecho nos dice que quiere una vivienda en un gran edificio, con otras personas con trastornos y con trabajadores sociales", ha comentado el psicólogo, que ha explicado que las personas que viven en la calle y que sufren algún tipo de enfermedad mental o adicción quieren vivir solos.

Según ha narrado el director de Pathways Housing First Intitute, la entidad busca viviendas en las zonas de la ciudades donde los pisos son más baratos para que las personas que viven en la calle puedan acceder a éstas como inquilinos.

"Los propietarios están interesados en trabajar con nosotros desde un punto de vista económico, ya que les garantizamos el pago del alquiler", ha dicho Tsemberis, que ha comentado que la persona sintecho debe solamente firmar y cumplir el contrato de alquiler, y permitir una visita semanal de la asociación al hogar.

"Debes estar dispuesto a tomar un riesgo, ya que tienes que avalar al inquilino y garantizar al propietario que te harás cargo de él", ha aseverado el experto, que ha declarado que el coste anual del tratamiento está entre los 14.000 y los 22.000 dólares, contando el alquiler y el seguimiento social.

Sam Tsemberis ha señalado que las personas que viven en la calle y que tienen problemas mentales y/o de adicción son prioritarios para su asociación, pero que "la ayuda se sugiere, no se impone".

"Se trata de un programa de inclusión social y el viaje de cada persona en el proceso de recuperación es diferente", ha asegurado el responsable de Pathways Housing First Intitute, que en estos 24 años ha exportado el modelo Housing First a más de 300 ciudades del mundo, entre ellas Barcelona, Girona y Lleida.

Por otro lado, el investigador canadiense y catedrático de la facultad de psicología de la Universidad de Ottawa, Tim Aubry, ha expresado su satisfacción con el sistema que, según ha declarado, ha tenido éxito en más del 80 % de los casos tratados en Canadá.

"Cuando tienes personas sin vivienda y son visibles llega un punto en que los gobiernos quieren hacer alguna cosa, pero no es su prioridad", ha lamentado Aubry que ha insistido en la necesidad de hacer "pedagogía pública" sobre el programa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha