eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

La muerte de un marine en Irak pone en duda que la misión estadounidense sea de apoyo y no de combate

Imágenes exclusivas obtenidas por the Guardian muestran un duro tiroteo entre las fuerzas especiales de EEUU, comandos kurdos y soldados de ISIS

En el enfrentamiento, al norte de la ciudad de Mosul, murió el agente especial de la Marina Charles Keating IV

- PUBLICIDAD -
the Guardian consigue imágenes exclusivas de un tiroteo entre combatientes de ISIS, kurdos y estadounidenses

the Guardian consigue imágenes exclusivas de un tiroteo entre combatientes de ISIS, kurdos y estadounidenses

Un vídeo obtenido por the Guardian muestra un duro tiroteo entre las fuerzas especiales de Estados Unidos, comandos kurdos y soldados de ISIS esta misma semana. Durante el enfrentamiento murió un agente especial de la Marina de Estados Unidos. La filmación –grabada con un teléfono móvil durante la batalla que duró más de medio día– revela la medida en la que la fuerza militar estadounidense está otra vez involucrada en el intenso combate en Irak.

Facilitado a the Guardian por un teniente de un comando armado kurdo, el vídeo muestra cómo un convoy de vehículos todoterreno se internan en la línea de fuego cerca de Osqof, ciudad cristiana a unos 30 kilómetros al norte de Mosul. En medio de los atronadores disparos, los combatientes kurdos y al menos seis efectivos estadounidenses se ponen a cubierto detrás de una camioneta desarmada en una de las carreteras principales que llevan a la ciudad.

Mapa de Irak

Mapa de Irak

Uno de los soldados americanos aparece diciendo: "No tengo pistola". Y otro le responde: "Yo tengo una aquí". Después un combatiente kurdo grita: "Por favor, guardad balas". A lo que otro le contesta: "¿No podemos pedir balas AK-47 a los americanos?".

El teniente Saad, un soldado kurdo que grabó parte de este material, alabó que las fuerzas estadounidenses ayudasen a las kurdas a hacer frente al ataque de ISIS. "Si no hubiera sido por la potencia americana, hubiéramos tenido muchas más bajas. Son muy buenos soldados".

El agente especial de primera clase Charles H. Keating IV, procedente de Arizona, es la tercera baja estadounidense en la última guerra que Estados Unidos mantiene en Irak. En la filmación se ve cómo desciende un helicóptero estadounidense Black Hawk con insignia médica en un campo abierto, cerca de las posiciones de los estadounidenses y kurdos fuera de la ciudad antes de que la toma se corte.

Aunque no está claro si Keating estaba a bordo del helicóptero en la grabación, se puede oír a un soldado kurdo diciendo: "Viene a evacuar a los heridos". Después de consultarlo con el Pentágono, the Guardian ha decidido no mostrar los rostros de los soldados estadounidenses en Tel Osqof.

Una baja por combate

La descripción inicial de la muerte de Keating la dio el Mando Central de Estados Unidos y el Pentágono. Explicaron que el marine fue asesinado en el norte de Irak "a consecuencia de fuego enemigo" y detrás de las primeras líneas de fuego. El secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, ha descrito la baja de Keating como "un caído en combate, por supuesto".

El jefe de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, también ha hablado de la muerte del soldado como una baja de batalla, pero ha aclarado que la misión global en Irak es de bajo nivel de combate. "Nuestros hombres y mujeres sobre el terreno en Irak no están destinados a una misión de combate, pero tienen la peligrosa misión de operar en un país peligroso".

Durante años, la Casa Blanca ha sostenido que las tropas estadounidenses en Irak con conexiones en Siria –oficialmente 4.000 efectivos, pero que han podido llegar hasta los 5.500 a menudo– son fuerzas de aviso y no de combate. Barack Obama dijo cuando anunció el despliegue de 250 fuerzas especiales de operaciones en Siria el pasado 25 de abril que "no estaban destinados a primera línea de fuego, sino que estarían esencialmente para proporcionar entrenamiento y asistencia local a las fuerzas que continúan intentando hacer recular a ISIS".

Aun así los detalles sobre la batalla de Tel Osqof, proporcionados este miércoles por soldados en la línea de fuego y por el comando militar estadounidense encargado de la guerra contra ISIS, sugiere que la brusquedad e intensidad de la guerra pueden reducir las diferencias entre asistencia y combate.

Mueren 17 yihadistas y cuatro soldados en enfrentamientos en Irak

Varios soldados iraquíes vigilan la trinchera defensiva de Kerbala, al sur de Irak EFE

El coronel Steve Warren, portavoz del comando de operaciones de guerra contra ISIS, ha explicado que Keating formaba parte de las fuerzas de reacción rápida (QRF) desplegadas para apoyar la misión estadounidense de "aviso y asistencia" que "justamente tenemos en esa ciudad" junto con los líderes kurdos en Tel Osqof, a menos de cuatro kilómetros detrás del frente.

Desde ese momento, los soldados estadounidenses lucharon al lado de los kurdos en un tiroteo en el que participaron 125 combatientes de ISIS, según el propio Warren. "Es por lo que las QRF acudieron, para ayudar a evacuarlos. Había mucho fuego. Estaban en contacto con el enemigo y no podían escapar. Por eso las QRF fueron a ayudarles para asegurarse de que eran capaces de escapar", explicó a los periodistas.

Después de ser herido por una arma de fuego pequeña, Keating fue evacuado por un helicóptero Black Hawk a un centro médico en Irbil, la capital iraquí kurda, pero sus heridas resultaron ser mortales. Warren, que se refirió a Keating como "un héroe americano", apuntó también que ISIS hizo fuego contra los helicópteros estadounidense pero no consiguieron tirarlos abajo.

"Nuestros chicos salieron de allí relativamente rápido", ha apuntado Warren pero ha comentado que el enfrentamiento en Tel Osqof se prolongó durante medio día. Treinta aviones de guerra, incluidos dos drones, iniciaron 31 ataques de guerra. La batalla continuó hasta las 21.30 horas por lo menos.

El ataque de ISIS sobre las posiciones kurdas en Tel Osqof se produjo sobre diferentes flancos y les pilló aparentemente por sorpresa. Antes de las 06:00 horas de este martes, militantes de ISIS cercaron una trinchera kurda y cruzaron a territorio ocupado por las fuerzas kurdas.

El cambio de táctica de ISIS

"En el pasado, cuando ellos atacaban, trataban de ocupar nuestras trincheras más allá de nuestras barreras defensivas con excavadoras, pero esta vez fue diferente", dice un oficial kurdo, el Comandante Ibrahim, que lucha contra ISIS desde agosto de 2014. "Hubo un convoy de vehículos militares y un puente móvil sobre una camioneta".

Por lo menos diez combatientes kurdos murieron y hasta 30 resultaron heridos mientras que casi todos los milicianos de ISIS que quebrantaron la primera línea de combate con 20 vehículos terminaron muertos. Los soldados kurdos recuperaron tres vehículos de combate fabricados en Estados Unidos que ISIS había tomado de las fuerzas militares iraquíes en 2014.

La fuerza aérea estadounidense –compuesta de aviones de combate F-15 y F-16, cazas B-52, aviones de ataque a tierra A-10 y dones– lanzó ataques aéreos sobre más de 30 localizaciones, destruyendo otros 20 vehículos de ISIS, incluida una excavadora. Warren indicó que ISIS había sufrido hasta 58 bajas.

Cuando the Guardian visitó la ciudad el miércoles, había al menos cuatro cuerpos destrozados expuestos en Tel Osqof. Las casas devastadas estaban llenas de agujeros de balas en sus fachadas. Paquetes aplastados de munición estadounidense cubrían las carreteras.

Un combatiente kurdo, Dlovan Jaffar, participó en el combate cuerpo a cuerpo contra ISIS en las calles de Tel Osqof. El miércoles, de pie junto al cuerpo destrozado de un militante de ISIS, dijo que los vehículos de combate de ISIS habían avanzado a pesar de la lluvia de granadas disparadas por cohetes kurdos.

"Acorralamos a tres milicianos de ISIS dentro de una casa, pero entonces uno de ellos se inmoló matando a los otros dos", explica Jaffar. Según dijo, los americanos combatieron fuera de la ciudad del lado del ejército kurdo. "Vi a un helicóptero americano aterrizar cerca de la entrada de la ciudad", apuntó.

El general Wahid Kovali, el líder de la unidad anti terrorista del ejército kurdo que luchó junto a las fuerzas estadounidenses, dijo que tanto los Seals como los demás lucharon heroicamente. "Fueron muy buenos luchadores, pero también tienen buenas pistolas", añadió Kovali, cuyas fuerzas están en frente de la línea que separa el territorio iraquí ocupado por ISIS.

"Ayer fue un mal día para nosotros", reconoció Warren, afirmando que ISIS lanzó la ofensiva para distraer la atención de sus recientes pérdidas territoriales en el norte de Irak. Warren negó que la guerra que Estados Unidos ha liderado contra ISIS, la cual entrará este verano en su tercer año, se haya convertido más bien en una misión de combate. "Nuestra misión sigue siendo asesorar, asistir, entrenar y equipar a nuestros aliados, tanto aquí en Irak como en Siria. Esta sigue siendo nuestra misión principal", concluyó.

Traducido por Cristina Armunia Berges

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha