eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Violencia machista y tauromaquia: el mismo asunto político

Como es obvio, la decisión de Cifuentes de aumentar el gasto en violencia contra los animales pero no usar el destinado a violencia machista es una decisión política, ya sea desde un punto de vista ético, económico o social

62 Comentarios

- PUBLICIDAD -
EFE

EFE

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aumentado en un 40% el presupuesto destinado a asuntos taurinos: 1,3 millones de euros para la aberrante tortura y muerte de los toros, 384.054 euros más que en 2016. Ha sido prioridad de Cristina Cifuentes, con el siempre interesado, turbio y errático apoyo de Ciudadanos. Una prioridad muy coherente con sus presupuestos éticos, dado que en 2016 la Asamblea obligó a Cifuentes a reducir 250.00 euros de esa partida para destinarlos a la creación de equipos psicosociales en los juzgados de violencia machista, pero esos equipos siguen sin crearse y ese dinero, desaprovechado para combatir violencia volverá, y aumentado, para fomentar violencia. Toda violencia que no se ejerza en defensa propia es la misma violencia.

Esta presidenta de la miseria moral debería saber ya, para dar el nivel que exige su cargo, que la asistencia psicológica a las víctimas de la violencia machista es fundamental. En la actualidad, solo hay psicólogas y trabajadores sociales en turno de mañana los días laborables. Si una mujer maltratada llega a los juzgados fuera de ese horario no recibirá esa asistencia y, por tanto, los jueces no dispondrán de sus valoraciones e informes. Unas mujeres que llegan allí aterradas y anímicamente disminuidas. Es una vergüenza desatender así a ciudadanas que contribuyen con sus impuestos a la existencia de esos servicios, abandonarlas en una situación de tal vulnerabilidad.

Igualmente, esta presidenta de la miseria moral debería saber ya, para dar el nivel que exige su cargo, que la violencia contra los animales es considerada por los expertos en antesala y alimento de la violencia contra las personas. Así lo explican reiteradamente los informes al respecto de organizaciones como CoPPA (Coordinadora de Profesionales para la Prevención de Abusos), un colectivo formado por profesionales y expertos en el ámbito de la psicología, la psiquiatría, la pedagogía, la sociología y los derechos humanos, o como la Fundación Franz Weber, que impulsó la campaña  Infancia sin viOLEncia y asesora al Comité de los Derechos del Niño en la ONU, Comité que ha instado a los países miembro con prácticas taurinas que protejan a los niños de "la extrema violencia física y mental de la tauromaquia".

Una violencia que para los animales empieza en las ganaderías, donde son explotados y maltratados desde su nacimiento, pues es falso, como aseguran sus maltratadores, que vivan bien hasta llegar a la plaza: sufren separación de sus madres, su cuerpo es marcado a fuego desde cachorros, son sometidos al martirio de las tientas, son toreados a puerta cerrada vaya usted a saber cómo; en definitiva, son cautivos en manos de personas que no tienen la más mínima consideración por su pánico ni por su dolor. Una violencia que es manifiesta en los infames espectáculos taurinos: capeas con vaquillas, novilladas, becerradas con cachorros… Una violencia que sigue en los traslados de los animales, en su preparación para el festejo, en el encajonamiento al que les obligan hasta su consiguiente tortura. Una violencia en las plazas que financiará Cristina Cifuentes con la parte de nuestro dinero que no llega a las mujeres maltratadas.

El Gobierno de Cristina Cifuentes sigue recortando en educación, en sanidad, en cobertura a mayores, dependientes y población más vulnerable, en transportes. Algunos ejemplos entre miles: con los gobiernos del PP el Hospital La Paz recibe 20.522.465 millones de euros menos y el Hospital Clínico, 21.753.433 millones de euros menos; al Conservatorio Rodolfo Halfter de Móstoles le quitan 100.000 euros más respecto al año pasado, lo que supone 1.274.000 euros menos desde 2009. Hay ejemplos para no acabar. Como sí hay dinero en la CAM para subvenciones al maltrato extremo a los animales. Y hay dinero para pagar más de 75.000 euros por sus servicios al director del Centro de Asuntos Taurinos (CAT), Miguel Ángel Fernández, ex alcalde de la muy taurina localidad de San Sebastián de los Reyes (se la conoce como 'Pamplona chica', un deshonor) gracias a su financiación y la de su mano derecha, Emilio Esteban, quien tras dimitir como responsable de festejos en aquel Ayuntamiento por sus presuntas  vinculaciones con la trama Púnica también ha sido rescatado por el CAT, donde Fernández le creó un puesto de asesor. Digamos, por no decir que apesta, que la recolocación de Esteban es cuando menos irregular, dado que fundó y sigue siendo socio de la empresa 'Servicios Taurinos Emilio Esteban, S.L.', y Fernández y Esteban fueron los encargados de redactar el polémico pliego de condiciones para la licitación de la plaza de torturas de Las Ventas. Blanco y en botella: leche de soja. En definitiva, puro ADN del PP, por mucho que Cristina Cifuentes, como en su día Gallardón, haya querido ejercer el papel de #PPwashing, haciéndose la republicana, la moderna, la feminista, la rubia.

Como es obvio, la decisión de Cifuentes de aumentar el gasto en violencia contra los animales pero no usar el destinado a violencia machista es una decisión política, ya sea desde un punto de vista ético, económico o social. Le convendría también, para estar al nivel que exige su cargo, conocer la transversalidad de la historia. Habría aprendido mucho en el curso de Activismo Político por los Derechos de los Animales que el  Centre for Animal Ethics (CAE) organizó la semana pasada en la Universitat Pompeu Fabra, con el apoyo de la Fundación Franz Weber e InterCids (Operadores Jurídicos por los Animales). Entre muchos otros aspectos políticos (desarrollados por el lobista Leonardo Anselmi, la abogada Anna Mulà y el Comisionado de Participación y Democracia Activa del Ayuntamiento de Barcelona, Fernando Pindado), la profesora Núria Almiron, del Departamento de Comunicación de la UPF, recordó que las primeras personas que se comprometieron en el mundo con la defensa de los animales (Lewis Gompertz, Henry Bergh, Henry S. Salt, las sufragistas Frances Cobbe y Caroline White...) estaban a su vez comprometidas con otras causas humanas, y en particular con la opresión y la violencia contra las mujeres. Porque toda violencia que no se ejerza en defensa propia es la misma violencia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha