eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Más dinero para Grecia, más dinero para el BCE

- PUBLICIDAD -

Por un momento, parecía que la bomba griega estallaría en cuestión de días. El flujo de dinero desde Bruselas a Atenas incluía un tramo de más de 5.000 millones de euros que algunos pensaban que podía quedar congelado a la espera de que se resuelva la enmarañada situación política creada por el resultado de las elecciones griegas.

La alarma era exagerada. Anoche se confirmó que el Fondo de Estabilidad Financiera Europea enviará hoy 4.200 millones de euros para que Grecia satisfaga sus "necesidades financieras". Quedan pendientes otros mil millones que partirán cuando sea necesario, probablemente en junio. ¿Buenas noticias para Grecia? Fundamentalmente, buenas noticias para el Banco Central Europeo (BCE), que tiene en su poder unos 40.000 millones de euros de bonos griegos. Y este mes de mayo, vencen bonos por valor de 3.000 millones que el Estado griego tiene que devolver.

Con una mano te doy el dinero y con la otra te lo quito. ¿Qué llega de eso a la economía real? Como se ve en las cifras que aparecen al final de este artículo, entre muy poco y nada.

Como dice Yves Smith en  Naked Capitalism (lean este blog si sospechan que la prensa económica siempre toca las mismas teclas), se trata de un típico ejemplo de "game of chicken". Bruselas y Atenas son dos coches que van directos a una colisión frontal con los faros encendidos. El que se muera antes de miedo dará un volantazo para apartarse. De momento, ninguno se mueve de la línea recta.

"Grecia tiene que ser consciente de que no hay alternativa al programa de consolidación pactado si quiere continuar perteneciendo a la eurozona", dijo ayer Joerg Asmussen, miembro del consejo del BCE. ¿Chantaje a los griegos que votaron en un 68% por partidos que se oponen a las condiciones impuestas por la UE y el FMI? No, llámelo construcción europea. Queda más elegante.

En el laberinto griego de salida imposible, si hoy es jueves, le toca al Pasok. Esta semana, los dos primeros partidos han fracasado en su intento de formar Gobierno. Ni el conservador Antonis Samaras, de Nueva Democracia, ni el izquierdista Alexis Tsipras, de Syriza, han tenido éxito. El encargo pasa hoy a manos de Evangelos Venizelos, un superviviente de la política capaz de llevar varios varios ases escondidos en las mangas y otros tantos en las perneras del pantalón. Pero nadie cree que este tahúr pueda triunfar donde otros han fracasado.

Las cifras económicas conocidas hoy indican dónde deberían estar las prioridades de los políticos griegos. La producción industrial en marzo cayó un 8,5% con respecto al mismo mes del año anterior, que no fue precisamente el inicio de la crisis. Las dimensiones del agujero griego se agrandan cada mes. La tasa media de paro es del 21,3% (hace un año era el 15,2%).

Además, Grecia ya es el país con mayor paro juvenil de la eurozona tras desbancar a España de ese dudoso honor: 53,8%. Por poner en perspectiva: el paro juvenil era del 40,3% hace un año, el 30,7% hace dos, el 26,1% hace tres, el 23% hace cuatro.

¿Dónde está el fondo de esa caída?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha