eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los ojos de la justicia

Los jueces no van a dejar de recordarle al ministro que la situación de la Justicia no sólo no deja lugar a la complacencia sino que ya hemos sido situados por Europa en el vagón de cola de la independencia judicial

23 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Carlos Lesmes: "El léxico jurídico debe ser inteligible para el ciudadano"

Carlos Lesmes, presidente del CGPJ. EFE

Nueve ojos inquietantes recorren los eslabones del Collar de la Justicia que esta semana ha vuelto a lucir sobre el pecho del Rey por préstamo efímero del presidente del Tribunal Supremo. Siete mil duros costó en su día. Nadie explica el por qué de esos ojos extrañamente humanos, inquietantes, cuyo cambio de porteador en tan crucial fecha resulta muy conveniente, al menos ahora, ya que permite a Lesmes permanecer ciego, y parece que también sordo, a la realidad del Poder Judicial que preside y que clama al borde de la huelga sobre todo por su actuación tan adecuada a los intereses de quienes le nombraron.

Tan ciego a la verdad se queda Lesmes cuando se despoja del collar que es capaz, sin despeinarse, y eso que es de buena crin, de demandar a la sociedad “que mire a sus jueces y les ofrezca respuesta” como si no fuera él la causa de una buena parte de las quejas de los magistrados y como si no estuviera en su mano poner solución a muchas de sus cuitas; como si no fuera él quién hubiera tenido que velar y amparar a los jueces del Caso Juana que recibieron invectivas incluso de políticos y parlamentarios y hasta las dudas del presidente del Gobierno. Ya hemos dicho que el poder del collar es tan grande que perderlo mengua el tino. Tanto que Gallardón, cuando se lo devolvió a Carlos Divar tras 73 años de “secuestro” por el Ministerio, tuvo el cinismo de decir que lo hacía como símbolo de la voluntad del Gobierno del PP de respetar la independencia de los jueces. Él, que fue el ministro que consiguió unir a todos en contra. Él, que fue el ministro más nocivo para esa independencia. 

Pero siempre sucede que otros vendrán y bueno te harán. Su sustituto de fortuna,  no le va a la zaga. Catalá, el ministro reprobado, ha querido celebrar la apertura del año judicial intentando superar la hipocresía de sus mayores y se ha cascado un artículo en el que les pide un nuevo revolcón a los operadores jurídicos. ¡Hagámoslo!, se titulaba. Pero no creo que pille cacho volviendo a insistir en un pacto para entregar la instrucción al fiscal, olvidándose del escándalo de Moix y los paraísos en los que la Fiscalía afina sus instrumentos. Igual que si no le hubieran gritado en el Parlamento que debe irse, Catalá se empeña en seguir pergeñando la gran reforma de la Justicia española. Él sólo se enrosca prometiendo el fin de los aforamientos, como si el problema fueran los aforamientos a ciertos tribunales y no la maldita costumbre de los gobiernos de nombrar para ellos a los jueces que gustan. Se atreve a vender la intención de su ministerio de avanzar hacia la resolución alternativa de los litigios de consumo, como si no fuera su colega Lesmes el que ha creado unos juzgados pozo para las cláusulas suelo. O que se permita situar como objetivo la próxima trasposición de la Directiva Europea de Protección de Datos, obviando los deseos de Montoro de meter las narices en los procedimientos de los abogados, o como si no colgara sobre él la vergüenza y el oprobio de un sistema de gestión procesal agujereado como un gruyere. 

Ya saben que sin el collar se avanza en la oscuridad y el ministerio ya no lo tiene en custodia.  Creo que van a ser las asociaciones judiciales, por una vez unidas, las que les abran los ojos a base de acciones legales pero también de medidas de presión que pueden acabar en una huelga. Los jueces no van a dejar de recordarle que la situación de la Justicia no sólo no deja lugar a la complacencia sino que ya hemos sido situados por Europa en el vagón de cola de la independencia judicial. Y esa independencia, ya lo hemos visto otras veces, no es sino garantía para los ciudadanos. 

A todas estas cuestiones se suma una muy gorda, en mi opinión, que queda de manifiesto cada vez más en términos de opinión pública y es que muchos españoles están trasladando la falta de confianza en las instituciones de gobierno de los jueces, en los nombramientos de la cúpula judicial y en otros trapicheos a una pérdida generalizada de confianza en el sistema de Justicia en su conjunto y eso es algo que ningún estado democrático puede soportar . 

A pesar de que se intente matizar una y otra vez que en España se han creado dos planos de la Administración de Justicia y que hay que diferenciar claramente los problemas que se producen cuando es el poder el que está siendo controlado por los jueces y cuando se trata de pleitos que son neutros en términos políticos, a pesar de ello muchos españoles afirman o piensan cada vez en mayor medida que es toda la Administración de Justicia y todo el Poder Judicial el que está viciado. Esa es una cosa más, quizá la más importante, por la que debemos de pasar factura a esta época de corrupción e infamia porque siendo los jueces los que han investigando y castigado estos desmanes, es el propio Poder Judicial el que está perdiendo credibilidad ante los ciudadanos. Eso es grave. Más que grave. Sobre sus espaldas caigan las consecuencias que ya se empiezan a atisbar. 

Mas no teman que una vez devuelto el collar por Felipe VI, a estos se les vaya a hacer la luz. Lo guardarán en su caja de nuevo y dejarán a la Justicia en la oscuridad mientras siguen dedicados a sus cosas que mucho me temo que no son las cosas de todos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha