eldiario.es

9
Menú

Andalucía Andalucía

Andrés Galán: "El que corre no es corredor, así que el que escribe no es escritor"

Andrés Nadal dirige en la UNIA un curso que ahonda en las claves para construir una novela

Sus alumnos son un grupo versátil, que están aprendiendo técnicas básicas para no caer en errores, como no ponerse en la piel del personaje antagónico (el malo)

Pide que no se hagan llamar escritores personajes como Belén Esteban, y cita que un Best Seller no siempre esconde una buena obra

- PUBLICIDAD -
Andrés Galán, en los exteriores de la sede de la UNIA en La Rábida.

Andrés Galán, en los exteriores de la sede de la UNIA en La Rábida.

“Igual que el corre no es un corredor y el que nada no es un nadador, una persona que escribe no es necesariamente escritor”. Andrés Nadal, que dirige el curso ‘Escritores de novela’ en la sede Santa María de la Rábida de la Universidad Internacional de Andalucía, tiene claro que son muchos los pasos que hay que dar antes de sacar adelante un buen producto literario, y sobre habla cada día a su alumnado, con teoría, pero también con mucha práctica.

Experto en la estructura de la novela, en sus más de veinte años de docencia literaria ha desarrollado métodos muy técnicos sobre los que basar la escritura de una novela.

El actual director en Escuela de Escritores Escribes y Asesor de estrategia y tecnología para Bibliolab, una organización que imagina y experimenta sobre las bibliotecas 2.0 como motor de cambio social, pone sobre la mesa “las cosas que hay que hacer para escribir novelas desde la base, ni siquiera el estilo literario, porque hay estupendos profesionales en esa parte de la docencia, sino en cómo montar y construir una novela desde el principio. Es toda una especialidad”.

Son 37 alumnos que aprende cómo se hace una novela. “Es difícil de escribir, porque está compuesta por miles de piezas que hay que encajar”, señala, citando que el curso es muy participativo, con profesionales de todas las disciplinas: arquitectos, historiadores y alumnos que ya han publicado alguna vez.

Al final un especialista en análisis de novela revisa los textos de los participantes para saber cuáles han sido los errores, sobre todo porque “hay que saber cuáles son los errores más frecuentes que se cometen, y el primero es ponerse a escribir sin planificar. “Hacer una novela implica una planificación del mismo rigor que se requiere para una obra de ingeniería; se requiere unos planos, un tipo de pensamiento lúcido y racional”.

Dos décadas revisando libros le han dotado de un conocimiento muy concreto de la construcción literaria, y afirma que “la gente trabaja mucho en el inicio, pero normalmente la novela decae hacia el centro, en lo que es el dominio del antagonista, del malvado. La gente que escribe, como la mayor parte de las personas, es buena gente, y no se ponen en el punto de vista de los malvados, porque nos identificamos con un personaje, que es el bueno, pero si no pensamos en el punto de vista del malo, la novela va a decaer.

“García Márquez es inimitable”

Andrés Nadal pone como ejemplo a Gabriel García Márquez. Asegura que es inimitable, y que intentar imitarle o hacer lo mismo con Juan Rulfo es un error: “Hay gente que pone sus referentes en un nivel que son realmente imposibles, es querer llegar a la meta demasiado pronto. Escribir una novela es algo extremadamente difícil, no es algo que se pueda hacer con facilidad, igual que hay personas que escriben una sola novela buena, y no repiten, porque han tenido un momento de especial inspiración y, sin embargo, después no han podido repetir esa experiencia de éxito porque les faltaba la técnica que se quiere”.

En este punto, Nadal deja clara -con elegancia- su opinión sobre uno de los autores más leídos de los últimos años, el estadounidense Dan Brown, del que dice que “es aquel señor cuyo personaje subía corriendo las escaleras de la Giralda de Sevilla. Un buen escritor sabe que en la Giralda no hay escaleras. Puede ser más claro, pero seguramente no hace falta”.

Ahí, es inevitable hablar de libros que llenan estanterías se venden por miles, en una época en la que “Todo el mundo escribe, todavía peor, todo el mundo es escritor. Para mí, escritores son aquellas personas que se esfuerzan por mejorar constantemente esa práctica, llegar cada vez más lejos y hacer lo que hacen cada día mejor. ¿Belén Esteban se dedica cada día a mejorar su talento escribiendo libros? Si la respuesta es no, es que no es una escritora”.

Por eso, resta importancia a que la “estrella” televisiva sea líder de ventas o haya colas para firmar sus libros, porque “el Best Seller, es un artefacto comercial, previsto para que tenga determinadas condiciones que puedan explotar las grandes editoriales”, aunque reconociendo que a esa categoría llegan buenos libros también, y, sin dar nombres, sí explica que “no hace falta más que entrar en una buena librería para ver que los criterios con los que se publica en estos momentos no son literarios, sin comerciales. Cuando los grandes premios los ganan las personas que salen en televisión, ya tenemos que empezar a preocuparnos”.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha