Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

El grito de Espadas. Chuletón y fresas

El secretario general del PSOE-A, Juan Espadas, atiende a los medios en el Parlamento andaluz.

25

Según se venía arriba el socialista onubense Mario Jiménez diciéndole todo lo que tenía que decirle a Moreno Bonilla, su grupo allí presente y los pendientes, pensábamos en un no rotundo a las intenciones del Gobierno andaluz de indultar a los regantes de Doñana. Pero, no; los miembros del grupo socialista se lamían las heridas de su desazón sin saber qué votarían hasta que el código interno de dedos en las mangas, como en las tiendas de ultramarinos chinos, señaló la abstención. Desolación pero obediencia.

Hasta allí llegó el grito emancipatorio de Juan Espadas, el candidato y secretario general de los socialistas andaluces, que desoía a los emisarios y trompetazos de Ferraz. Así cree resolver un complejo que lo atenaza, a saber, ser el candidato del PSOE de arriba. 

Los gritos emancipatorios son frecuentes en la literatura política. Con otro grito empezó la independencia de México, pero aquel grito no fue en San Vicente, sede del PSOE de abajo, sino en Dolores. Fue el grito de un cura, el padre Hidalgo, que se había cansado de la metrópolis, diríamos hoy de Madrid. Se parece a este grito solo por los dolores que ya ocasiona y por los que vendrán, con una oposición interna a Espadas venida arriba.

El candidato Juan Espadas ha justificado su abstención en que no se le puede decir no a los agricultores y porque por ahí puede entrar la extrema derecha en sus reales. Es fácil deducir entonces que  Moreno Bonilla les ha dicho sí y que, al fin y al cabo, Espadas no les ha dicho no, pero tampoco que sí, es decir, que se ha puesto de lado. Pero, de qué lado.

La historia de los socialistas con Doñana es complicada, con el lobby del agua de Huelva, también. Un lobby que ha mandado más que Ferraz, porque mandar, manda mucho, reparte mucho y llama mucho. Un poder que desoye no solo al Gobierno central sino a la UNESCO, la UE y al sentido común.

Todo en un año de sequía, con España batiendo récords en Europa de tierras en regadío y pidiendo agua a la vez. Hasta el presente no consta, al menos con botija, la voz del ministro Planas que sí tronó en aquellas cuitas del chuletón. Con todo, planea de fondo la realización de la presa de Alcolea, más la terminación de obras hidráulicas pendientes. Es la solución/presión de los partidarios de aumentar los regadíos y, de camino, dicen, para la fresa.

Durante su casi eterno mandato socialista en Andalucía tuvieron lugar las amenazas más dispares a Doñana, el robo de agua siempre, el urbanismo sospechoso, crisis por los almacenamientos de gas, “Natural” por supuesto, también por el oleoducto Balboa, del amigo Gallardo, esto último desmontado por un José Antonio Griñan - IU apretó lo suyo- que se enfrentó a las presiones de los de arriba. De estas cosas de Doñana podría hablar mucho Felipe González que fue presidente de su Consejo de Participación, pero no creo que hable ni que tampoco se le pregunte. Hay un PSOE profundo que nunca ha dado explicaciones, entonces ganaba siempre, pero, ahora, puede que siga perdiendo.

En los tiempos de esas historias no había extrema derecha explícita en las comarcas onubenses. Ahora, con el trajín del agua, el PSOE se abstiene por el temor a Vox, pero por entonces no temían a nadie, cuando el almacenamiento de gas, el oleoducto y otras tropelías.

Con el mismo razonamiento de Espadas, la posición socialista en defensa de los inmigrantes, contra la xenofobia, los abusos, la explotación laboral, la negación de derechos mínimos en los tajos, es de temer, no sea que se enfaden los empresarios y se abra paso Vox en el campo. Dirán quizá que es una guerra cultural que los urbanitas no entienden, como si la democracia se pudiera trocear entre el campo y la ciudad.

Después de tanto tiempo de campar a sus anchas el lobby del agua y de abrir Doñana en canal a otros lobbies, lo que abre el camino a la extrema derecha es la mala política, las corruptelas, las mayores y las domésticas, los bandazos.

El mosqueo es mayor y no es ya por el Grito de Espadas. La reputación del Gobierno de coalición en materia de defensa del medio ambiente, de su estrategia frente al cambio climático, la Agenda 2030, el manejo de la nueva PAC, queda otra vez en evidencia ante la Unión Europea.

Mientras tanto, el gozo inunda las estancias de San Telmo, sede del Gobierno de Andalucía, donde Moreno Bonilla solo sentado está feliz. Él ha dado la cara por los agricultores pero Espadas reconoce que él no. Y nada será tan malo cuando el PSOE se ha abstenido. Desde Ferraz tenían identificados dos frentes complicados que representaban debilidades del PP ante las próximas elecciones: uno ,el sanitario; otro, el medio ambiente. El PSOE del sur se acaba de cargar el segundo.

Desde el PSOE de arriba continuarán las hostilidades contra Moreno Bonilla por este asunto, pero ya en clave española. Juan Espadas se ha emancipado y eso da pie a que Pedro Sánchez y los suyos ya no se sientan vinculados con el posible fracaso del PSOE de abajo. Es un consuelo .

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats