Sobre este blog

Los contenidos de este blog son facilitados por Comisiones Obreras Andalucía

Una juventud que paga las consecuencias de las crisis, ahora de la inflación

Sobre este blog

Los contenidos de este blog son facilitados por Comisiones Obreras Andalucía

Superar las crisis siempre supone un reto para la sociedad, pero todos y todas no tenemos las mismas herramientas para superarlas, y desgraciadamente en esto la juventud sale perdiendo. A raíz de 2008, la juventud ha sufrido una crisis tras otra, en las que han ido perdiendo derechos importantes para su desarrollo personal, laboral y para su futuro. Sin duda el desempleo, los bajos salarios, la precariedad, inestabilidad laboral, la cultura y discriminaciones machistas, la falta de vivienda, formación, o las escasas políticas dirigidas a resolver estos problemas han supuesto un freno a sus expectativas porque en momentos de auge económico parece que se resolverán por sí solos, y en momentos de crisis no son tan urgentes.

A la vista de que 2022 parecía que iba a ser un año de recuperación, nos encontramos con un incremento de precios nunca visto desde 1986 en Andalucía, y esto, por supuesto, afecta como siempre en mayor medida a las rentas más bajas, situando a la juventud, y en especial a las mujeres jóvenes, en riesgo. Las y los jóvenes andaluces siguen siendo los campeones en precariedad, presentando una brecha del 23,4% respecto al salario medio de la población total, cuando en 2008 era del 9,8%. Y todo esto cuando la gran parte del empresariado andaluz se resiste a aumentar los salarios de los trabajadores y trabajadoras andaluzas, mientras baten récords de beneficios en este año.

Estamos en un momento muy preocupante, a la vez que decisivo, con una tasa de paro en menores de 24 años que supera el 44%, una temporalidad que se acentúa en Andalucía (un 42%, 10 puntos más que la media nacional), y una parcialidad que ahoga especialmente a las mujeres (32,8%).

Descubre nuestras apps