eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ana Mar Fernández Pasarín

Profesora titular de ciencia política y de la administración de la UAB e investigadora asociada del Observatorio de Instituciones Europeas de Sciences Po Paris. Sus principales áreas de investigación son las dinámicas interinstitucionales y los procesos decisorios en el seno de la UE. Entre sus más recientes publicaciones destacan (2014) ‘How Consensual is Comitology’, Journal of European Public Policy (con Renaud Dehousse y Joan Pere Plaza) y (2011) ‘Présider l’Union Européenne. Présidence(s) du Conseil et système de gouvernement, Politique Européenne (con Michel Mangenot).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2

2014: no sólo unas elecciones europeas

El 25 de mayo tendrán lugar las primeras elecciones europeas tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa en diciembre de 2009. Han transcurrido cinco años desde la última reforma del Tratado de la Unión Europea (UE) que elevó, entre otras muchas innovaciones institucionales, la Eurocámara a la categoría de colegislador del derecho europeo mediante la generalización del procedimiento de codecisión. Así culminaba un largo proceso de reivindicación tendente a transformar una asamblea europea, al origen meramente consultiva, en una cámara con poder legislativo equiparable al del Consejo de la UE.

Desde el año 2010, el Parlamento europeo comparte con el Consejo el poder de aprobar las normas de la UE con carácter general. Una segunda innovación importante desde el punto de vista del funcionamiento del sistema institucional europeo y del lugar que en él ocupa el parlamento europeo, introducida también en el Tratado de Lisboa pero que posiblemente surtirá sus efectos este año 2014, es la elección del presidente de la Comisión europea en base a la mayoría parlamentaria alcanzada en el hemiciclo. Por primera vez, el Consejo europeo podrá tener en cuenta el resultado de las elecciones europeas para designar su candidato al puesto de presidente del ejecutivo comunitario. Por vez primera, se contempla, por lo tanto, de manera expresa la posibilidad de una relación directa entre los resultados de los comicios europeos y el nombramiento del presidente de la Comisión europea. En caso de que el Consejo europeo opte por aplicar esta norma, ello daría carta de naturaleza al semi-presidencialismo europeo. Una vez designado, el presidente de la Comisión europea y el nuevo colegio de comisarios deberán someterse al apoyo parlamentario de la cámara europea y contar con el aval de una mayoría (376 votos sobre 751) para poder ser investidos.

Seguir leyendo »