eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Bárbara G. Vilariño

Periodista con apellidos: corporativo, cultural y con visión de género.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 338

No somos amigas...

Poco finas hemos de ponernos cuando de reivindicar la visibilidad lésbica se trata. La última vez ha sido por la amistad de la adolescencia de Whitney Houston. "Ambas mantuvieron una relación sentimental cuya parte íntima acabó cuando la cantante empezó a tener éxito", publicó La Vanguardia. "Una gran amiga y confidente", comentaba El País en su versión impresa. A ver, no me queda claro entonces si fueron señoras que se empotraron no hace mucho (por favor, no dejéis de leer este gran guiño que me he marcado).

Pase que algunas hablen de "compañeras", pero… ¿amigas? ¿Relación física? ¡Qué variedad de eufemismos inexistentes en el panorama heterosexual! Lejos de estar interesada en el papel cuché, me llama la atención la manera en la que los medios generalistas reflejan la visibilidad lésbica: cuando no retuercen la situación hasta provocar una absurda hipérbole, como en el caso de las dos futbolistas del Dépor femenino, se marcan un outing con toda la puerta del armario en la cara, sirva como ejemplo cuando sacaron el reportaje fotográfico de la actriz Elena Anaya en una playa desnuda retozando con su exnovia.

Seguir leyendo »

Igualdad de segunda

Hay una igualdad de primera y otra de segunda. Lo compruebas cuando abres el periódico de máxima difusión en Galicia y, tras cuatro páginas completas dedicadas a otro desastre del equipo masculino del Deportivo de A Coruña (con un presupuesto que supera los 35 millones de euros, el más alto de Segunda División), observas que solo dedican una plana al femenino, colíder de Primera Iberdrola con el presupuesto más bajo (unos 120.000 euros en sueldos). La historia tiene acento gallego pero puede replicarse perfectamente en cualquier otro lugar.

Pero, ¡ah! Aún tendremos que dar gracias por ese espacio dedicado al deporte femenino. Más aún cuando el relato se centra en desvelar la faceta más personal de las atletas mediante una pretenciosa y rancia muestra de empatía barata:

Seguir leyendo »

¿Y si estamos rotas antes de caernos?

El Kintsugi es el arte japonés de apreciar las cicatrices de lo que se ha roto. Consiste en aplicar una especie de pegamento de oro que devuelve una pieza a la vida… Claro que hay materiales que cuando se rompen estallan en miles y tan minúsculos pedazos que no hay oro en el mundo capaz de recomponer. ¿Qué ocurre cuando una persona deja pasar las enfermedades y dolencias hasta que ya no puede más? Que tal vez la situación de dependencia sea demasiado grave, y… ¿quién cuida a quien cuida?

Este no es uno, sino la mayoría de casos reales de las mujeres, que tienden a naturalizar los achaques. El Principado de Asturias así lo reflejó en el dossier temático Mujer y servicios sociales, publicado en abril de este año. Nada nuevo, desde luego, pero por fin desde las instituciones se empieza a apuntar hacia la raíz del problema: el autocuidado. Este documento concluye cómo opera la lógica del cuidado en el ámbito no profesional: “Paradójicamente, en muchas ocasiones no se está ofreciendo cuidados a quien previamente ha provisto de cuidados a las personas de su entorno”. Se tarda en acudir a ese cuidado por el estigma de cuidadora, criadora, gestora.

Seguir leyendo »

Discriminatorio… pero razonable

Tras el anuncio del Tribunal Arbitral del Deporte que obliga a la atleta Caster Semenya a un dopaje inverso para controlar la testosterona que naturalmente produce su cuerpo, cabe plantearse qué se esconde tras esta decisión que el organismo de arbitraje califica de "discriminatoria", pero aún así "necesaria, razonable y proporcionada".

Que modifiquen genéticamente al nadador Michael Phelps (su cuerpo genera menos ácido láctico de lo habitual). Que al triatleta Javier Gómez Noya lo dopen para subirle las pulsaciones (más bajas que la mayor parte de sus competidores). Que no permitan jugar a baloncestistas con gran altura. Absurdo, ¿verdad? Pues el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) acaba de plantear una medida similar con la atleta Caster Semenya tras años de disputas.

Seguir leyendo »

¡Papa, quiero ser 'trendy'!

Lo ha vuelto a hacer. Perdonen la machada de inicio, pero en modo Michael Jackson balanceando a su vástago desde el balcón, el Papa ha vuelto a salir a su palestra del Vaticano no para un urbi et orbi, sino para evangelizar con que la homosexualidad -solo la masculina, claro- está más de moda que nunca.

¡Pero papi, si aún no tenemos camisetas que celebren las mariconeces! Por lo menos con esa otra moda del feminismo sí podemos hablar con propiedad, ya que en la temporada pasada nos hicieron un guiño con prendas que rezaban “I’m feminist” y proclamas del estilo. Pero ni un padrenuestro por lo LGTBQ en la industria textil, pater.

Seguir leyendo »

La igualdad nos pilla en bragas

La igualdad nos pilla también con los pantalones bajados, porque nadie se atreve a llevarlos cuando se trata de las cuestiones más mínimas para evitar la diferenciación por sexo. ¿Pero es que aún era obligatorio en centros públicos que las niñas vistiesen falda? No sea que el pantalón altere la conciencia de género, claro…

Seguir leyendo »

El carné de maricón

Ay, pillines del clikcbait… Cómo explotáis la mariconez para conseguir un sueldo con la gorra. Desde que el rojerío desbordó el amarillo de nuestra bandera no paran de ocuparse puestos de trabajo con profesionales que forman parte de grupos de presión. Ya saben: mujeres, personas con diversidad funcional… ¡hasta mariquitas y bolleras! ¿Qué será lo siguiente? ¿Salvaguardar a los rubios de ojos azules frente al moreno español? ¡Vienen a robarnos nuestros trabajos! ¡Solo “el mejor” puede merecer su puesto! ¿Nadie piensa en la meritocracia, esencia muy y mucho española?

Pero no se alteren, por suerte algo cala del discurso de Vox y de la sangre renovada de Casado. Este descalabro cuesta abajo pudo frenarse gracias a sentencias ejemplarizantes como la anulación de un concurso municipal “en el que se puntuaba por no ser heterosexual” (según recogía el objetivísimo y reflexivo titular del sexto diario más leído de España). Pero si los mariquitas, las bolleras y los transformistas (que ya me lío con el resto de siglas de ese singular número Pi de la diversidad sexual) están integradísimos. ¡Que se casan y todo! ¿Qué necesidad tendrán de priorizarse en un concurso público? ¿Nadie piensa en los heterosexuales?

Seguir leyendo »

Cómo hacer periodismo (feminista) y no morir en el intento

Que el periodismo iba en serio es algo que parece que tenemos que repetirnos día a día desde las redacciones de grandes grupos editoriales, las -ya no tan- nuevas trincheras montadas con ordenadores recompuestos, en medio de calles ruidosas sosteniendo papel, bolígrafo y móvil entre barbilla y hombro, delante de las pantallas de plasma o en ruedas de prensa sin preguntas. No se confundan estos lamentos con algún quejido lastimero inquiriendo "hoy no hay nada en agenda".

Nos vendieron que iba en serio en la universidad (quien se aventuró en ella para ejercer) por medio de sesudos debates sobre reporterismo e injerencias entre géneros periodísticos. Teorías y citas emitidas por catedráticos cuyo máximo exponente de la profesión fue, valga la redundancia, sentar cátedra. Ya con los pies en movimiento, nos señalaron una agenda mediática, elaborada por poderes fácticos y ciertos grupos de presión, de la que se permitía poco más que desviar la mirada para algún escarceo en cajones de sastre de secciones de "Sociedad". Poco margen para hablar y, de lo que se dice, más parece que calla otras cuestiones.

Seguir leyendo »

“No está mal para ser una mujer”

Vengo del triatlón, deporte que nació como teóricamente igualitario desde su concepción hasta el reconocimiento a deportistas, Federación Internacional de Triatlón mediante. Ya sabrán por anteriores capítulos como el machismo en el atletismo (a través de iniciativas como la Carrera de la Mujer) o la desigualdad en los premios por sexo en otras disciplinas que esto de la mujer en el deporte no suele acabar bien. Lamento el spoiler.

Desde luego, mi reino no es de ese mundo de alta competición, pero incluso en este páramo de kudos de Strava y alguna que otra prueba popular, una se encuentra con otros muros más complicados de subir que los de los puertos de montaña. Mi incursión en el ciclismo comenzó prácticamente en el nivel triciclo, así que necesité equiparme.

Seguir leyendo »

El eje del bien es homosexual (y vegano)

En 2005, la publicación del libro El eje del mal es heterosexual se convirtió en todo un lema en un momento político relevante en España. Prácticas queer dejaban ver que el cambio, si es que se podía producir, no iba a llegar de mano de varones blancos y heterosexuales, sino a través de personas diversas quienes, desde su divergencia, pudiesen atisbar otro panorama gracias a la mirada que concede vivir y pensar como ente ajeno a la norma.

Christopher Wiley y Yuval Noah Harari son los nuevos referentes de pensamiento divergente. Ambos gays. Ambos veganos. Uno destapó en los últimos meses las prácticas poco éticas de Facebook y la manipulación política a través de esta red social y otro plantea a través de sus ensayos la génesis de nuestra propia especie humana y nuestras posibilidades de progreso y futuro como especie animal sobre otro tipo de congéneres. Cuestiones que se han saltado a la palestra desde medios generalistas y que nos ayudan a plantearnos otras formas de ver fuera de los dogmas.

Seguir leyendo »