eldiario.es

9

Carlos Hernández-Echevarría

Periodista de La Sexta especializado en Estados Unidos.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1090

Cinco "escándalos" de Obama que parecen ridículos en la era de Trump

La política de Estados Unidos está llena de decisiones que son sometidas a la crítica internacional. Pero más allá de sus grandes medidas de calado geopolítico o económico o de derechos humanos, las presidencias también quedan marcadas por polémicas personales que definen el carácter en un país donde el liderazgo tiene mucho de carisma.

Cuando Trump dice que quiere poner un foso con cocodrilos y disparar inmigrantes en la frontera con México, muchas voces se levantan escandalizadas, pero gota a gota sus excentricidades van normalizándose. Al lado de las polémicas de Trump, algunos de los "escándalos" personales de Barack Obama parecen ridículos. Aquí, algunos ejemplos pintorescos.

Seguir leyendo »

Cinco lecciones que Trump podría aprender de Nixon de cara al impeachment

Richard Nixon es un fantasma incómodo para todos los presidentes de EEUU, un recordatorio de que hoy puedes estar en la cima del mundo y mañana haciendo las maletas. Ninguno quiere pasar a la historia como “el segundo presidente en dimitir después de Nixon”. El presidente número 37 sufrió un impeachment y tuvo que renunciar al cargo para ahorrarse la vergüenza de ser destituido. Donald Trump haría bien en aprender algunas lecciones sobre cómo se produjo su caída para no acabar igual (o peor).

La noche del robo en el cuartel general de los demócratas en el Hotel Watergate, el presidente Nixon dormía plácidamente en una mansión de Bahamas, a 1.500 kilómetros, sin tener ni idea de que era el principio de su final. El presidente no había ordenado la operación ni sabía que iba a producirse, pero hizo tantos esfuerzos por sabotear la investigación que fue la "obstrucción a la justicia" la que puso fin a su carrera política. Nixon pagó a los ladrones para que no hablaran, destruyó pruebas, despidió al fiscal que lo investigaba... 

Seguir leyendo »

Agente de la CIA, misterioso y "creíble": así es el 'garganta profunda' del impeachment a Trump

No sabemos su nombre, pero sabemos que ha montado un buen lío. La vida de Trump era mucho más tranquila hasta que decidió poner por escrito que el presidente de Estados Unidos había presionado a un gobierno extranjero para que le ayudara a hundir a un rival político. Casi nada se sabe de la nueva "garganta profunda" de la política estadounidense, pero ya vamos conociendo algún detalle.

El "topo" trabaja en la agencia de espionaje estadounidense por excelencia, la CIA. Así se lo cuentan a The New York Times tres fuentes conocedoras de su identidad, que también confirman que Garganta Profunda estuvo, durante un tiempo, destinada en la Casa Blanca. El periódico cree que el denunciante es un analista que conoce muy bien la política estadounidense sobre Ucrania. Con tanto detalle parece que están poniéndoselo fácil a Trump para averiguar quién es, pero el New York Times dice que "su credibilidad y su sitio en el gobierno son fundamentales para comprender uno de los asuntos más importantes a los que se enfrenta el país".

Seguir leyendo »

Las siete claves para entender el impeachment contra Trump

"Hay que exigir responsabilidades al presidente. Nadie está por encima de la ley". Con estas palabras, la líder demócrata en el Congreso de EEUU, Nancy Pelosi, ha anunciado que inicia formalmente la investigación para un posible proceso de impeachment contra el presidente Donald Trump. Estas son las claves y lo que sabemos hasta el momento.

Los demócratas creen que Trump "ha traicionado la seguridad nacional y la integridad de las elecciones". La acusación llega después de que el presidente haya reconocido que, en al menos una llamada telefónica, presionó al nuevo presidente de Ucrania para que investigara los negocios en el país del hijo de su principal rival político, Joe Biden, vicepresidente de Obama y hoy por hoy el favorito entre los demócratas para presentarse contra él en 2020. En otras palabras: le acusan de conspirar con una nación extranjera para influir en el resultado electoral en EEUU. Pero hay más.

Seguir leyendo »

Los juguetes rotos de Trump: su primer portavoz en la Casa Blanca acaba en ‘Mira Quién Baila’

Los que trabajamos en televisión tenemos un poco de maldad. A los productores de la versión estadounidense de Mira Quién Baila no les ha valido con fichar a todo un ex portavoz de la Casa Blanca y ex jefe de estrategia del Partido Republicano sino que además ha decidido que Sean Spicer se estrene en el programa bailando salsa vestido de amarillo fosforito. El espectáculo habla por sí solo.

Seguir leyendo »

Adiós a Bolton: Trump lo echa por querer meterle "en cuatro guerras a la vez"

Es el último ejemplo de la eficacia y profesionalidad en la Casa Blanca de Trump: el presidente ha despedido por Twitter a su consejero de Seguridad Nacional, el asesor más poderoso del gobierno de EEUU. Con John Bolton ya son tres en menos de tres años. El primero duró menos de un mes y puede ir a la cárcel tras declararse culpable de haber mentido sobre sus contactos con Rusia. El segundo duró algo más, pero también fue despedido por Twitter, la misma red social en la que le había caído ya alguna bronca. Y al tercero lo ha echado hace unas horas, aunque John Bolton dice que no le han despedido, que ha dimitido él porque ha querido. Lo dicho: eficacia y profesionalidad.

El consejero o consejera de Seguridad Nacional es la mano derecha del presidente de EEUU para la política exterior y asuntos militares. Se podría decir que es más influyente que los secretarios de Estado o de Defensa, ya que trabaja en la Casa Blanca y coordina de cerca la toma las decisiones. Además es un puesto de libre designación donde el presidente puede colocar a una persona de su máxima confianza, sea quien sea, ya que no necesita que el Senado confirme el nombramiento como le sucede con el Gobierno. Y a pesar de esto, Trump no logra dar con alguien que no le ponga de los nervios.

Seguir leyendo »

Este exgobernador sobrevivió a la infidelidad más ridícula de EEUU y ahora quiere acabar con Trump

Si no fuera absolutamente imposible, sería una bonita historia que el hombre que acabara con la presidencia de Donald Trump fuera precisamente Mark Sanford. El entonces gobernador de Carolina del Sur se hizo famoso en 2009 por desaparecer de la faz de la tierra durante una semana. Sus guardaespaldas no sabían dónde estaba, sus ministros no sabían dónde estaba y su mujer no sabía dónde estaba. Sus asesores contaban que estaba "haciendo senderismo en los Apalaches", pero una periodista lo encontró bajándose de un avión que venía de Buenos Aires, Argentina, donde el muy conservador y muy religioso Sanford había pasado la semana con su amante argentina. Desde entonces la expresión "hacer senderismo en los Apalaches" es para muchos una forma de decir "tener una aventura".

Si no hubieran pasado 135 años desde que un presidente fue derrotado en las primarias de su propio partido, estaría muy bien que fuera precisamente Mark Sanford quien lo lograra. Porque Sanford puede ser un hipócrita y un (ex) marido cuestionable, pero no es alguien que se rinda fácilmente. Cuando su semanita en Buenos Aires le costó el matrimonio y la reputación, cuando pasó de ser un serio candidato a presentarse a la presidencia en 2012 a convertirse en el chiste favorito de todos los cómicos de televisión, no se rindió. Su propio partido intentó convencerle de que dimitiera, pero no lo hizo porque entendía que sus asuntos de faldas poco tenían que ver con su capacidad de gobernar. Y cuando finalmente acabó su mandato, se recorrió el estado de Carolina del Sur pueblo a pueblo pidiendo disculpas y consiguió que lo eligieran como congresista. Y cuando llegó a Washington, se atrevió a hacer lo que casi ningún republicano ha hecho en los últimos dos años: enfrentarse a Donald Trump.

Seguir leyendo »

Otras cinco ocasiones en las que Trump hizo el ridículo con tal de no reconocer un error

Todos cometemos errores. Llega un huracán, te haces un poco de lío con los datos, y tuiteas que va hacia Alabama cuando en realidad no va hacia Alabama. Ya está, no pasa nada, aunque seas el presidente de EEUU. Entonces es cuando el Centro Nacional de Meteorología sale a corregirte y dice: no, el huracán no va a llegar a Alabama. Una persona normal diría "OK, gracias" y ahí acabaría el asunto, pero Donald Trump no es una persona normal. Lo que él hace es arrancar una cruzada para aclarar que no se ha equivocado. Una campaña que ya dura una semana en la que tuitea, se reúne con periodistas, hace que sus asesores saquen comunicados dándole la razón y, en un momento para la historia, muestra en televisión un mapa oficial en el que la trayectoria del huracán ha sido ampliada a mano con un rotulador. Cualquiera que conozca a Trump sabe que es alérgico a reconocer errores y eso, como con el rotulador, le ha llevado muchas veces a hacer el ridículo. Por aquí os dejo unos ejemplos.

Seguir leyendo »

La violencia del fútbol americano espanta a sus estrellas

El partido, un amistoso de pretemporada, estaba a punto de acabar. Los Colts iban perdiendo y su quarterback estrella, Andrew Luck, estaba tranquilamente en la banda cuando un periodista de ESPN le contó al mundo que al día siguiente pensaba retirarse del fútbol americano a los 29 años. El shock fue tal que la web de la cadena de televisión se colapsó y, en una imagen lamentable, Andrew Luck abandonó el campo de juego por última vez entre los abucheos de algunos aficionados.

#Colts QB Andrew Luck is booed as he leaves the field. pic.twitter.com/5Wr38cM7Js

Seguir leyendo »

Trump contra su propia medicina: así es el candidato republicano que quiere acabar con él

"Está loco, es errático, es cruel, fomenta el odio, es incompetente y no sabe lo que está haciendo". Con esta frase, Joe Walsh ha anunciado que va intentar disputarle a Donald Trump la candidatura republicana a la presidencia de EEUU. Una empresa casi imposible, pero para la cual este excongresista ultraconservador y deslenguado puede ser la persona perfecta. Después de todo, ¿quién mejor que un troll sin conciencia para apretarle las tuercas al troll sin conciencia que vive en la Casa Blanca?

Joe Walsh llegó al Congreso en 2010 cuando la ola del Tea Party ultraderechista arrasó en las elecciones de mitad de mandato de Obama. Nadie daba un duro por él, pero se las apañó para ganar y se hizo famoso, principalmente, por sus polémicas: entre ellas llamar "tirano" a Obama y luego "disculparse" diciendo que el presidente "no era lo bastante inteligente como para entender esa palabra", o pedir que se impidiera a los inmigrantes cruzar la frontera "con un foso lleno de cocodrilos si es necesario". A pesar de estas frases tan coloristas, el escaño solo le duró dos años porque lo machacaron en su primer intento de reelección. No le ayudó la denuncia por no pasarle la pensión alimenticia a sus hijos ni tampoco su nombramiento como "uno de los 19 congresistas más corruptos del país". Pero lo peor estaba por llegar.

Seguir leyendo »