eldiario.es

9

Francisco Trillo

Profesor de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Castilla La Mancha. Es autor, entre otros trabajos, de Construcción social y jurídica del tiempo de trabajo: identidades y trayectorias laborales, Lex Nova, Madrid, 2010 y Régimen jurídico de las horas extraordinarias, Bomarzo, Albacete, 2009.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 13

Trabajo Garantizado: una propuesta necesaria y realizable

Los datos de la última Encuesta de Población Activa, relativos al primer trimestre de 2015, muestran un panorama desolador. En los tres primeros meses del año de la “recuperación” el número de personas que han sido expulsadas del mercado de trabajo ha aumentado y la precarización de las asalariadas se extiende mientras también se reduce el número de las que realizan un trabajo autónomo. Según los datos recientemente conocidos, el empleo disminuye, particularmente entre las mujeres (se vuelve a abrir la brecha) y los jóvenes, la tasa de paro aumenta situándose en un gravísimo 23,4%, la temporalidad sigue siendo la más alta de la UE y continúa aumentando sin cesar. Como corolario de todo esto, la población activa se reduce mes tras mes, evidenciando que la emigración y el desánimo están impregnando el mercado de trabajo español.

Ante esta situación nos parece evidente que el tema central de cualquier propuesta política que persiga el bienestar de las mayorías sociales debe ser el Trabajo. El Trabajo (con mayúsculas) no se agota en el concepto “empleo”, ni mucho menos en las relaciones asalariadas precarizadas a las que los intereses empresariales nos abocan hoy en día. Al contrario, el Trabajo debe pensarse de manera amplia, entendiéndolo como la relación social que debe permitir a la mayoría de personas satisfacer sus necesidades vitales, trascendiendo la dinámica del aumento de la tasa de ganancia empresarial para enfocarlo a la consecución del bienestar social, a la superación de la discriminación sexual, a la regeneración de dinámicas de solidaridad, etc.

Seguir leyendo »

Combatir las políticas de sufrimiento

Asistimos a un momento de agudo sufrimiento y preocupación de todas aquellas personas que encuentran en el trabajo el vehículo de acceso a determinados bienes con los que satisfacer sus necesidades básicas. Nuestra cotidianidad aparece conformada por un nivel de desempleo insoportable y por unas condiciones de trabajo y de vida que distan mucho de consentir una existencia digna a la gran mayoría social.

La respuesta consolidada en el tiempo, seis años después de la irrupción de la crisis económica, resulta ser un desdén camuflado de cientificidad económica: devaluación interna, reducción del déficit público, competitividad exterior. El discurso político imperante acepta y justifica el sufrimiento y el padecimiento de las mayorías sociales como condición indispensable para una quimérica recuperación económica. O lo que es lo mismo, para un cierto pensamiento político, el desempleo, el empobrecimiento o las desigualdades socioeconómicas constituyen buenos augurios de recuperación de un determinado tipo de economía y de desarrollo que coincide plenamente con el tipo de economía que nos ha conducido hasta aquí.

Seguir leyendo »