eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Iñigo Capellán-Pérez

Ingeniero Industrial por la Universidad de Valladolid (UVa) y la ENSAM Arts et Métiers Paris-Tech. Máster en “Energía Eléctrica y Desarrollo Sostenible” (ENSAM Lille, 2008) y Doctor en Economía con la tesis “Desarrollo y Aplicaciones de Modelos de Evaluación Integrada para la Sostenibilidad” (Universidad del País Vasco, 2016). Actualmente es investigador post-doctoral del Grupo de Energía, Economía y Dinámica de Sistemas de la UVa (GEEDS), formado por profesores e investigadores que pretenden acercar sus preocupaciones como ciudadanos del mundo a la investigación académica. Sus investigaciones se centran en el análisis y modelado de los sistemas energía-economía-medio ambiente, la transición hacia las energías renovables en el contexto del agotamiento de los recursos fósiles y el cambio climático y las transformaciones técnicas y sociales hacia la sostenibilidad. Autor de numerosos artículos científicos, compagina su actividad investigadora con el activismo ecologista así como en relación a la transición energética.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 12

Desacoplamiento de la realidad

La palabra “desacoplamiento” intuitivamente nos sugiere la desconexión entre dos cosas que previamente estaban muy estrechamente relacionadas y evolucionaban conjuntamente. El desacoplamiento requeriría así de un cambio profundo, endógeno o inducido externamente, que altere su relación.

Aunque no sea de uso corriente, este concepto de desacoplamiento es, de hecho, la piedra angular sobre la que se basa el plan de transición a la sostenibilidad propuesto por el establishment y que está progresivamente sustituyendo a la propuesta de “desarrollo sostenible”, que parece haberse quedado desfasada: el Crecimiento (o Economía) Verde. Éste consistiría básicamente en la continuación del crecimiento económico, pero rompiendo la sólida relación histórica entre éste y el creciente agotamiento de recursos e impactos ambientales. Desacoplándolos. La idea es que se reduzca el uso de recursos e impactos ambientales en paralelo a un mayor consumo de bienes y servicio. Desmaterializando la economía. Pongamos un ejemplo sencillo: que se incremente el número de coches producidos y adquiridos por la sociedad, pero extrayendo una menor cantidad de materias primas y requiriendo menos energía tanto para su construcción como para su funcionamiento. Todo ello en un proceso continuo, de forma que esa divergencia iría aumentando progresivamente. De hecho, dado el gran nivel de insostenibilidad actual, la reducción de impactos debería de producirse a un ritmo muy elevado.

Seguir leyendo »

Políticas municipalistas para una transición energética sostenible y democrática

Dada la insostenibilidad de nuestras sociedades industriales y el colapso civilizatorio al que nos dirigimos de seguir con las tendencias actuales, es urgente el diseño y puesta en marcha de hojas de ruta globalmente justas para transitar hacia sociedades basadas en energías renovables que sepan cerrar los ciclos de materiales. Estos caminos requieren complejas transformaciones de carácter transversal que implican aspectos tecnológicos, económicos, políticos y socio-culturales. De hecho, la forma en que se obtiene y utiliza la energía juega un papel central en dicha transición y condicionará los nuevos órdenes sociales que salgan de ésta.

La naturaleza modular e intrínsecamente local de las renovables suponen una oportunidad para desarrollar colectiva y democráticamente una cultura energética arraigada al territorio. En España, a pesar de todas las barreras, las cooperativas de energía renovable ya han iniciado este camino con bastante éxito, mientras que las iniciativas a nivel municipal han sido hasta ahora significativamente más escasas.

Seguir leyendo »