eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

María Espinosa

María Espinosa es licenciada en Derecho y experta en igualdad de género. Trabaja para lograr la Unidad Popular en la Comunidad de Madrid.

Los riesgos de normalizar la corrupción

Cada 9 de diciembre se conmemora el Día Internacional contra la Corrupción. El lema que eligió Naciones Unidas para esta efeméride “ Unidos contra la corrupción para el desarrollo, la paz y la seguridad” da una buena idea del alcance que tiene esta lacra en todo el planeta. Un gravísimo problema que amenaza a varios pilares esenciales de la convivencia y que, muy lamentablemente, goza de un profundo calado en nuestro país. 

En España, los casos de corrupción se han hecho demasiado familiares y cotidianos en nuestras vidas. Prácticamente cada día saltan a la prensa nuevos casos de corrupción, provocando una de sus peores consecuencias: la normalización del fenómeno y la aceptación de la corrupción como una parte del sistema. 

Seguir leyendo »

Madres somos todas

España no es la misma desde el 8 de marzo. Hoy por hoy hay una sociedad cuestionando el modelo social dominante de crianza. Somos muchas las mujeres que no nos sentimos identificadas con la maternidad tal y como se ha vivido hasta ahora. Por eso, quiero que disputemos juntas el término madre, convencida de que la maternidad también puede representarse con otros valores como la libertad, la igualdad, la sororidad y la cooperación, propios de la España del 15M y el 8M.

La crianza es bella y gratificante pero se vive de forma dura en una ciudad como Madrid, cuyos ritmos y espacios no están pensados para personas con hijos e hijas. Imagino que en el mundo rural será igual o peor… La falta de horarios razonables en el trabajo, la escasa red pública de cuidados, la precariedad laboral que exige tanto a cambio de poco o una sociedad individualista donde se han puesto de moda los hoteles y restaurantes sin niños dificultan la crianza. En general, el planteamiento de nuestra sociedad hace difícil la organización de una vida familiar con peques.

Seguir leyendo »

Frente a la corrupción, honestidad

La realidad política madrileña, se encuentra en sus horas más bajas. Hace tan solo unas semanas asistíamos estupefactos a un nuevo escándalo de corrupción en nuestras instituciones, sin embargo, sus protagonistas siguieron aferrados esperando que la tormenta amainase, que la gente olvidase, que nada de aquello que había ocurrido quedase en la memoria de la ciudadanía madrileña. Algo que resulta bastante complicado tras la imputación de Cristina Cifuentes por el Caso Máster y que ha supuesto un nuevo desprestigio de nuestras instituciones, así como una falta de respeto para los madrileños y las madrileñas.

La llegada del Partido Popular a la presidencia de la Comunidad de Madrid significó el inicio de una nueva forma de gobierno pensada en el enriquecimiento personal, que continúa extendiéndose hasta nuestros días. Gallardón, imputado hoy por el Caso Lezo, fue el primero en llevarlo a cabo y tras ello, su rival política, Esperanza Aguirre, quien construyó un campo de golf ilegal hoy demolido. Ignacio González, sucesor de Aguirre, pisaría la cárcel por malversación y cohecho, entre otros delitos, y en el caso de Cifuentes, ya conocemos cómo acaba esta historia.

Seguir leyendo »

Madrid tiene futuro, Cifuentes no

Annette Schavan, ministra de Educación y Ciencia en Alemania, dimitió por plagiar su tesis doctoral. Esta noticia, que conocimos en 2013, se sumaba a la de otras dimisiones en países europeos de nuestro entorno, también vinculadas a plagios, falsedades y mentiras en currículos académicos y profesionales. Esta manera de actuar es un síntoma de salud democrática y de compromiso adquirido por las y los representantes públicos con sus votantes y con la ciudadanía en general. La salud democrática bien tiene que ver con cumplir la ley, pero también con cumplir los principios de transparencia y honestidad.

Mientras tanto, en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes se permite mentir, contradecir y ocultar información a la ciudadanía a medida que, cada vez más indicios, siembran la sospecha sobre su máster en una universidad pública. No voy a detenerme a analizar todas y cada una de las preguntas a las que Cifuentes no ha respondido, ni en las incongruencias entre sus versiones y las de la universidad, ni en todo lo que ello supone para la falta de veracidad y de transparencia en un asunto tan grave. Eso corresponde al medio en el que hoy escribo, y particularmente a Raquel Ejerique, la periodista que ha investigado y destapado el caso.

Seguir leyendo »

La incomodidad necesaria del 8M

Durante muchos años, nos han hecho creer que los varones debían dedicarse al trabajo productivo, al espacio público, a las fábricas, a gestionar gobiernos, a traer dinero a casa... Y mientras, a nosotras nos tocaba ocupar el espacio doméstico, las tareas del hogar y los cuidados familiares, el espacio privado era nuestro espacio de decisión. No es extraño, por tanto, que las mujeres cuidemos más que los hombres. Los datos demuestran que dedicamos más horas que los varones a las responsabilidades de nuestros hogares, tanto la limpieza como el cuidado de pequeños dependientes y enfermas. Un trabajo invisible que hemos realizado a lo largo de la historia. Sin embargo, ha sido el feminismo el que ha hecho que esto vaya cambiando a lo largo de la historia, provocando que muchas mujeres se negasen a que su mayor ámbito de decisión fuese el color de las cortinas de su salón.

Hubo mujeres como Concepción Arenal que rompieron barreras para que nosotras pudiésemos estudiar. Otras como Clara Campoamor, lucharon porque decidiésemos también en las urnas o consiguieron que fuésemos dueñas de nuestras propias decisiones, como la abogada María Telo. Más complicado lo tuvieron mujeres como Ángela Davis o Rosa Parks, referentes de la lucha por los derechos civiles, quienes a su condición de género debían sumar otras formas de opresión como el racismo, la xenofobia o la homofobia.

Seguir leyendo »

La cobardía de Cifuentes

Cobarde: dícese de quien es pusilánime, sin valor ni espíritu para afrontar situaciones peligrosas o arriesgadas. Este adjetivo bien podría ser utilizado para definir al Partido Popular, quien ha decidido abandonar la comisión de corrupción, asegurando la falta de respeto de Podemos a las instituciones. Resulta paradójico que quienes han debilitado nuestra democracia, con cientos de corruptos en sus filas, reprueben nuestra actuación en las mismas.

El mandato de nuestros votantes, fue el de devolver las instituciones a la ciudadanía y eso es lo que hemos hecho. Cabe plantearse cuál debería ser el calificativo correcto para quienes llevan utilizando las instituciones para su propio enriquecimiento durante casi veinticinco años. Veinticinco años de gobierno que han hecho inabarcable la corrupción del Partido Popular madrileño, con casi quinientos imputados en los tres principales casos que han asolado la Comunidad de Madrid. No resulta casual que de los cuatro presidentes del PP que ha tenido nuestra región, todos hayan estado implicados en casos de corrupción, lo que evidencia la naturaleza de quienes nos gobiernan.

Seguir leyendo »

Preparadas para el cambio

Vivimos un momento excepcional porque existe una oportunidad real de cambio político. Hace unos años habría sido impensable que en una región como Madrid que decenas de municipios se organizasen en candidaturas de unidad popular con el único objetivo de disputar el poder a una clase política que ha sido incapaz de gestionar una crisis económica que ha destrozado la vida de miles de personas.

Si queremos resultados políticos diferentes, debemos hacer las cosas de forma distinta. Y esta es la lectura que han hecho del momento político actual las candidaturas de unidad popular de muchos municipios. La gente que vive y disfruta a diario su ciudad, la que conoce y padece los problemas de su pueblo o de su barrio, ha cogido las riendas y se ha organizado para lograr un cambio que ponga las instituciones mirando a sus habitantes, y no dándoles la espalda como hasta ahora.

Seguir leyendo »

La hora del cambio

Hace ya 16 años que Madrid no conoce otro gobierno que no sea el del Partido Popular. Y 16 años son demasiados. No son sólo la trama Gürtel o la financiación ilegal. No son sólo Esperanza Aguirre, Ignacio González, Granados o Sepúlveda. Son unas instituciones que han dejado de servir al interés general y se han puesto al servicio de los de siempre, de los de las tarjetas black y los áticos.

Esta manera de entender la política conforma una Comunidad que no está pensada para vivirla, establece un modelo sanitario que no garantiza la atención para todas las personas por igual. Esta política, su política, vende la vivienda social a fondos buitre y pone la educación pública al alcance únicamente de una élite. Los servicios públicos se conciben como una oportunidad más de negocio y se recortan los derechos civiles... En definitiva, en este periodo hemos perdido derechos y libertades para que los cuatro empresarios de siempre se llenen sus bolsillos.

Seguir leyendo »

Un paso adelante: la unidad popular

La Comunidad de Madrid, como la valenciana, lleva años de estancamiento político. No sólo se han destapado casos de corrupción sino que desvela toda una forma de hacer negocios bajo el amparo del gobierno del Partido Popular, basados en el caciquismo y el amiguismo. Nada que ver con la optimización de recursos, la preocupación por el bienestar público o la apuesta por la innovación y el desarrollo.

Esperanza Aguirre abandonó la presidencia de la Comunidad pero no del partido, hay a quien le cuesta mucho perder el control. La misma mujer que no ha tenido nada que ver ni con la trama Púnica (aunque su número dos esté en prisión incondicional sin fianza por este caso), ni con la Gürtel, ni con el Tamayazo, ni con las tarjetas Black. Mucha corrupción bajo las alas de una mujer que asegura no haberse enterado de nada aunque no pierda el control de la maquinaria desde donde surge todo.

Seguir leyendo »

25N: el machismo que sostiene la violencia de género

Este 25 de noviembre volvemos a recordar, con acciones, con actos o manifestaciones que es necesario eliminar la violencia hacia las mujeres. Una reivindicación necesaria que se refiere, no sólo a las agresiones que sufren las mujeres (y sus menores) por parte de sus parejas, sino a todas las violencias machistas que se sufren diariamente, ya sean agresiones sexuales de desconocidos o pequeñas tiranías machistas de lo cotidiano de personas cercanas.

¿Qué ocurre en esta sociedad para que todavía hoy haya mujeres asesinadas? Aunque se ha avanzado mucho en nuestro país, las mujeres, hoy por hoy, no hemos alcanzado la igualdad en los salarios, ni en la política, ni en el empleo, ni en los cuidados... El machismo es algo intrínseco en nuestro modo de vida. Y puede parecer que no tiene relación que una mujer cobre menos por su trabajo con que asesinen a otra, pero esta desigualdad en todos los ámbitos es una suma de factores que tienen como resultado que la mujer sea considerada inferior o que se merezca un trato desigual o que entienda que debe someterse a las voluntades del hombre del cual está enamorada. Este machismo arraigado a lo más interno de nuestra sociedad, como todo problema estructural, requiere soluciones radicales (de raíz) a corto, medio y, sobre todo, a largo plazo.

Seguir leyendo »