eldiario.es

9

Pedro Antonio Honrubia Hurtado

Licenciado en filosofía y máster en estudios de desarrollo. Miembro del Colectivo editorial de Kaosenlared.net. Andalú y del SAT. Integrante de la Unidad de Análisis de la Secretaría General de Podemos.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 126

Cuidar Podemos

No podemos negar que desde que íñigo Errejón hiciese pública su decisión de abandonar el mandato que le habían dado los inscritos de Podemos para ser su candidato en la Comunidad de Madrid y se incorporarse a la nueva marca de Manuela Carmena, la situación en que ha quedado Podemos de cara a la opinión pública es triste. Lo es, principalmente, porque todas aquellas personas que confiaron y confían en nosotras como la herramienta del cambio que hemos demostrado ser, una vez más tienen que asistir, desilusionadas y preocupadas, a la orquesta mediática que proclama el enésimo entierro de nuestra joven formación.

No es nada nuevo. Desde que nacimos en 2014, y en especial desde que nuestro resultado electoral en las europeas nos catapultó a la primera línea de la política de nuestro país, la muerte de Podemos ha sido un tema recurrente en aquellos medios que veían con preocupación nuestro auge y nuestra posibilidad de llegar a ser Gobierno. Ahora que es una realidad constatable nuestra capacidad de influencia sobre las políticas del Gobierno español, arrancando medidas antes impensables como el aumento del SMI a 900 euros, la revalorización de las pensiones al IPC, la subida del 40% del presupuesto para la Ley de Dependencia, una reforma fiscal que empieza, por fin, a tocar los bolsillos de los privilegiados, y un importante y largo etcétera de avances sociales y económicos recogidos en nuestro acuerdo de presupuestos, no iba a ser diferente. Ya lo podíamos intuir. Lo que duele es que, una vez más, la excusa para esta acometida venga de aquellos que consideras compañeros y que, por tanto, debían estar cuidando Podemos.

Seguir leyendo »

Moción de censura: Sí se puede, pero el PSOE no quiere

Afirmar, como ha hecho Odón Elorza en un reciente artículo en este mismo medio, que la presentación de una moción de censura beneficiaría a la “derecha bicéfala de PP y Cs”, es la gota que colma el vaso de toda una cadena de excusas y argumentos falseados que diferentes dirigentes del PSOE vienen utilizando estas últimas semanas para justificar su negativa. Excusas y más excusas que tratan de esconder y justificar, cada vez con menos éxito, la irresponsable decisión de haber renunciado ya a echar lo antes posible al Gobierno del PP de Moncloa. Excusas que no se sostienen por ningún lado a poco que analizamos la realidad.

La cuestión de los números es meridianamente clara, y así quedó en evidencia en el resultado de la votación de la moción de censura presentada por Unidos Podemos: el PP no cuenta con la confianza de la cámara y está en minoría. Todos los partidos, a excepción de PP y Cs (amén de los socios electorales del PP -UPN y FA- y la duda de CC), se han mostrado además favorables a la posibilidad de echar al PP del Gobierno. Los números dan y no hace falta ser doctorado en Matemáticas para verlo. Lo que falta es la voluntad política del PSOE. La referencia a que la moción de censura debería ser apoyada por los partidos nacionalistas e independentistas igualmente no es ninguna justificación válida. Primero porque estos partidos ya se han mostrado favorables a esa posibilidad, como se pudo ver recientemente en el programa El Objetivo de Ana Pastor, sin pedir nada “independentista” a cambio y por una mera cuestión de higiene democrática. Segundo porque en ningún caso esos partidos pasarían a formar parte del Gobierno del Estado. Y tercero porque tampoco el desarrollo de lo que queda de legislatura dependería de ellos más de lo que ya pudiera estar dependiendo.

Seguir leyendo »

Catalunya como excusa para enterrar el 15-M

El sábado pasado asistimos atónitos a la rueda de prensa en la que Mariano Rajoy anunciaba la suspensión de la autonomía catalana vía artículo 155. Desde la serenidad propia de quien sabe que tiene consigo todo el poder, gracias a Casa Real y a sus socios (PSOE y C’s), anunció el cese del presidente, vicepresidente y consejeros del Govern, se autoproclamó President de la Generalitat y se otorgó así la capacidad para disolver el Parlament y convocar elecciones, anunció que el Parlament no podría proponer candidato a la Generalitat, que no habrá ningún tipo de control parlamentario sobre el nuevo “Gobierno” instalado en Madrid, que convocaría a elecciones para recuperar la “normalidad democrática” y que, por si fuera poco, intervendría desde el Gobierno la TV3  para seguir, seguramente, esa hoja de ruta imparcial, objetiva y democrática que es TVE. Y así, tan campante, como quien lee el Marca por las mañanas, lo anunció sabiéndose ganador gracias a la mayoría absoluta que tiene garantizada en el Senado y al visto bueno que su compañero de extrema derecha, C’s, y el “nuevo PSOE” -que a estas alturas parece ya otra vez demasiado viejo-, le han otorgado. Un cheque en blanco. El peor de los cheques.

Nos equivocamos, no obstante, si pensamos que esto va de un conflicto territorial o de un conflicto en Catalunya únicamente. Lo que estamos viviendo ahora es, en la línea de la reflexión hecha por el periodista Andrés Gil en un artículo reciente, la utilización que está intentado hacer el régimen del conflicto catalán para cerrar por arriba y de manera autoritaria la crisis de régimen existente desde hace años y que fue denunciada y desnudada en toda su extensión por el 15-M.

Seguir leyendo »

Moción de censura: un deber cívico y un compromiso democrático

En medio de una situación de absoluta gravedad democrática, con informaciones varias encima de la mesa que demuestran que nos gobierna un partido que ha operado sistemáticamente con formas propias de una organización criminal, un partido que se encuentra en plena campaña de utilización de recursos del Estado para controlar la justicia y poner todo tipo de dificultades a, cuando no directamente impedir, la acción de la justicia para con algunos de su miembros implicados en escándalos de corrupción, con una sociedad indignada que no aguanta más este uso parasitario y patrimonialista del Estado en favor de los intereses de unos pocos y en contra de la propia salud democrática de nuestra sociedad, Unidos Podemos decide responder de urgencia y anunciar públicamente el inicio del proceso para impulsar una moción de censura capaz de sacar a ese partido y a sus prácticas mafiosas del gobierno . ¡Y resulta que nos quieren hacer creer que el "malo de la película" es aquel que es capaz de proponer dicha iniciativa para intentar acabar con este estado de hechos!

Seguir leyendo »

La "Triple Alianza" y sus paradojas: el eterno retorno de la inestabilidad

Estamos viviendo lo que podríamos denominar como una situación de precaria estabilidad del régimen español. Por un lado, es capaz de ir sacando adelante su proyecto de legislatura de la mano de los diferentes partidos que de una u otra manera sirven a los intereses del mismo (PP, PSOE, Ciudadanos, PNV, etc.); pero, por el otro, es incapaz de imponer su proyecto de restauración desde una situación de verdadera "normalidad" y "estabilidad", siendo recurrentes los elementos que retornan una y otra vez a la realidad política y ponen en jaque la buscada estabilidad: desde los problemas internos que sufre el PSOE (y la situación de incertidumbre que ello genera en múltiples niveles), al "eterno retorno" de la corrupción como médula del PP, el continuo discurrir de Ciudadanos por la cuerda floja de la "incoherencia", o la incapacidad para gestionar de forma correcta y armonizada la "confluencia" de intereses cruzados entre sus principales partidos.

Lo único, pues, que aparece como estable desde hace al menos 7 años ya, es, precisamente, la inestabilidad de un régimen que se encuentra en plena crisis y que, por más que lo intenta y pone todos sus esfuerzos en ello, no es capaz de imponer un proyecto restaurador que logre cerrar "por arriba" tal crisis. Ahora, además, con la permanente "amenaza" de la existencia de una alternativa a dicho proyecto de la mano de Podemos y sus espacios políticos de confluencia con otros partidos y con la propia sociedad civil organizada.

Seguir leyendo »

El sistema "Errejonista": ¿proporcionalidad y respeto a las minorías o fomento de la competición entre dos "familias"?

El comentario más repetido por votantes y militantes de Podemos en estas últimas semanas, tanto en las calles como en las redes sociales, probablemente sea "unidad". Los enfrentamientos internos, la dureza con la que en ocasiones parecen darse, la personificación de los mismos en los dos principales referentes de la organización y el nivel de intensidad con el que se producen ciertos debates, tienen desconcertada a mucha de esa gente que ha visto en Podemos una ilusión después de muchos años de desencanto con la política. Gente que no es conocedora de los "entresijos" del partido y a la que, en realidad, no les interesa nada conocerlos. Gente que solo quiere que ese proyecto político que le ha devuelto la ilusión no se autodestruya por culpa de batallas y peleas internas absurdas. Esa gente es a la que nos debemos y nuestro deber es escucharla y aprender de ella (mandar obedeciendo).

Por eso resulta tan importante que este proceso de debate y toma de decisiones que es Vistalegre II no se convierta en un enfrentamiento "espectacular" entre familias y en el cual, aunque discutamos sobre diferentes modelos políticos y organizativos, el debate se dé desde la lógica de la cooperación y no desde la lógica de la competencia. La estrategia "por un Podemos en común" debe prevalecer siempre frente a la visión de un Podemos enfrentado de manera excluyente entre sí, donde la lucha entre familias y el enfrentamiento entre el número 1 y el número 2 de la organización se conviertan en "santo y seña" de la organización.

Seguir leyendo »

Vistalegre 2 como fiesta de la democracia: por un Podemos de todas y para la sociedad

Nuestra sociedad, como cualquier otra de nuestro entorno europeo, es una sociedad plural en la cual las identidades políticas fijas hace tiempo que dejaron de tener sentido. Si algo nos define en común es nuestra identidad como consumidores y también ahí, aunque todos compartamos un mismo metalenguaje que sirve de fundamento ideológico al conjunto social, existen diferencias en función de las distintas y personalizadas maneras en las que cada cual vive su realidad cotidiana: su capacidad adquisitiva, sus expectativas de futuro, su proyecto de vida.

Nos guste más o nos guste menos a quienes venimos de tradiciones políticas irremediablemente vinculadas a la existencia de grandes utopías emancipadoras, lo cierto es que los grandes relatos que servían para movilizar en común ya no son tan determinantes políticamente como podían serlo tan solo unas décadas atrás (al menos en lo referido a la "disputa" electoral), más allá de poder operar a modo de una agregación de demandas compartidas que encuentran salida a través de unos u otros proyectos políticos.

Seguir leyendo »