eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Suso de Toro

Suso de Toro Santos, licenciado en Geografía e Historia en la Universidad de Santiago de Compostela, es autor de Otra idea de España y Siete palabras, entre otras novelas. Su obra Trece campanadas ha sido llevada al cine. Ha obtenido el Premio Nacional de Narrativa en el año 2003.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 11687

Qué está pasando

España está sumida en un proceso semejante al que se ejecutó en Brasil. Primero, los medios de comunicación crearon una distorsión de la realidad exagerando la corrupción del PT, que era real, y ocultando la de la derecha, generando ansiedad en el país y una demanda de acabar con la corrupción (del PT). Y, segundo, la Justicia procesó al carismático candidato de la izquierda, Lula Da Silva, lo encarceló y no le permitió presentarse a las elecciones. Un verdadero golpe de Estado ejecutado por medio de los medios de comunicación y la Justicia. Naturalmente, detrás estaban los EE UU de Trump, el Ejército y la oligarquía y la victoria de Bolsonaro se celebró con fuertes subidas en la bolsa.

No es casualidad que lo que ocurre en el principal Estado sudamericano le ocurra al Reino de España, que presume con altivez de hidalgo de ser Estado europeo, pero que en realidad ya se ha desnudado como el Estado corrupto y continuador del franquismo que es. Una democracia de una calidad muy parecida a la de algunos países del Este de Europa que se han integrado recientemente en la Unión.

Seguir leyendo »

Franco cerraría esta web

Tras la muerte de Franco los intelectuales solían creer, o decir, que la sociedad española estaba despolitizada como consecuencia de tantos años de dictadura. Resultó un error evidente y que no tenía nada que ver con la realidad a su alrededor. Lo que los españoles habían vivido no había sido una dictadura sino la experiencia de un estado totalitario de carácter nacionalista y retrógrado en todos los sentidos que había moldeado las personas, las familias, la sociedad.

Los fusilamientos del 27 de septiembre de 1975, tras un juicio militar, fueron la rúbrica a la operación política que el Estado autorizaba, la reforma política que dio lugar a las Cortes Constituyentes y la Constitución del 78. La CIA y los servicios secretos creados por Carrero Blanco (SECED), con la ayuda de la socialdemocracia europea, condujeron con cuidado el proceso de darle a aquella sociedad inculta y atemorizada unas instituciones más o menos democráticas bajo la tutela del Ejército y su Jefe, el Borbón Juan Carlos I, designado para ello por Franco. Eso fue lo que ocurrió. Pensar que aquella sociedad se transformó mágicamente en una sociedad democrática, como nos contaron los gobiernos socialistas en los años ochenta y noventa, es un cuento infantil que nos permite sentirnos inocentes. Es creer en la magia de que las personas modeladas por el miedo y el autoritarismo se transforman automáticamente en cultas y libres.

Seguir leyendo »

Los lazos rotos

Ayer le oí decir a una escritora amiga catalana, con sus palabras, lo mismo que le oí hace un año a otro escritor también amigo y catalán algo que Hannah Arendt formuló en su última entrevista: “El problema personal radicó en lo que hicieron nuestros amigos, no nuestros enemigos”. Se refería al silencio de unos y la complicidad de otros conocidos y amigos cuando fueron a por los judíos alemanes. Estos amigos se referían a escritores españoles a quienes consideraban amigos. Claro que se trata de la ingenuidad tan propia de escritores, que de algún modo nos consideramos personas especiales y le damos significado profundo a las emociones comunes, rabia, odio, envidia, deseo…

Pero se referían a lazos rotos para siempre, el sentimiento de haber sido abandonados y traicionados. Efectivamente, en paralelo a la política, hay una ruptura en la conciencia y una ruptura moral. Creo con toda franqueza que, con independencia de cómo evolucione el conflicto entre Catalunya y el Estado, que España ya ha perdido a los catalanes. Podrán obligarlos a estar pero nunca a ser. Pero es que no se van, los echaron.

Seguir leyendo »

Una división profunda

La crisis de la representación política de la sociedad ocurrida hace ocho años, cuando la crisis económica le quitó la esperanza a un par de generaciones y enfadó a amplios sectores sociales y creó un espacio para que entrasen dos nuevos partidos estatales en el juego político ya queda muy atrás. Simplemente el juego de partidos ahora es más complejo, pero eso no afectó a la estructura del estado ni a los intereses que expresa. Fue la movilización cívica catalana, conducida por los soberanistas, la que lo cuestionó y cuestiona todo, y en eso estamos. Todos los movimientos tienen su origen y acaban remitiéndose a eso.

En superficie vemos a los dos partidos de la derecha asumiendo sin rebozo la ideología de la extrema derecha. Los analistas de otros países que se asomaban, y los intelectuales del estado, solían señalar como un rasgo político de la sociedad española que no hubiese partidos de extrema derecha. Y es que todo estaba escondido. No había nacionalismo español y si lo mentabas te señalaban, no había extrema derecha, el franquismo había quedado atrás…, esto era una sociedad magnánima, compasiva e inocente. Los países con demonios dentro eran otros, aquí había: “la democracia que nos hemos dado; la constitución y el rey que hemos votado; la lengua común; una democracia ejemplar; estado de derecho...”. No nos faltaba de nada.

Seguir leyendo »

Inermes

La práctica totalidad de la población española ha oído en los últimos tres días a través de los medios de comunicación que un señor independentista catalán le pegó a una señora españolista de origen ruso. Ahora mismo acabo de oír en la radio aprovechar el tal incidente para abrir un debate sobre la división y la violencia en la sociedad catalana, etc. Pero ese incidente tan provechoso para esos medios es una mentira.

Únicamente quien comprende catalán y accede a otras informaciones en medios catalanes o quien busca en alguna prensa en Internet, como ésta, o recibe informaciones alternativas a través de redes sociales puede contrastar la mentira con un relato detallado que demuestra que se trata de un incidente entre dos personas maleducadas y que no tiene nada que ver con sus ideas políticas. Por el contrario, parece ser que ambas personas son de una ideología antidemocrática muy semejante y una actitud muy parecida hacia Catalunya.

Seguir leyendo »

En tierra ocupada

Un año después este Rey viaja a Barcelona, pero el Presidente de la Generalitat este año no podrá estar en la Plaza de Catalunya porque este estado, el Reino de España, lo persigue para meterlo preso y se mantiene exiliado y al Vicepresidente este estado, el Reino de España, lo mantiene en prisión. Y el mayor de los Mossos, Trapero, está investigado y encausado. El Rey llega ocho meses después de que un jefe de los Antidisturbios agrediese a unos camareros italianos pensando que le hablaban en catalán y al grito de “¡Yo soy aquí la puta ley!”, sin que tengamos noticias de alguna investigación o sanción. Pero el Rey como Jefe del Estado presidirá alguna ceremonia con el aval del Gobierno y el apoyo de los cuatro grandes partidos estatales, PP, Ciudadanos, PSOE y Podemos.

Los medios informativos españoles informan ahora de lo que ya informaron los medios catalanes hace casi un año: el imán responsable del ataque terrorista mantenía contacto con el CNI y la Guardia Civil. Cosa que populares y socialistas impidieron que se investigase en el Parlamento. Ese hecho abre la puerta a que imaginemos cualquier cosa, incluido el asentimiento de los servicios secretos al atentado, pues es conocido que estos hicieron todo tipo de operaciones legales e ilegales en territorio catalán contra los partidos y políticos independentistas.

Seguir leyendo »

Las memorias de Claude Lanzmann

Antes de ver ‘Shoah’ de Claude Lanzmann leí su transcripción (‘Shoah’, Editorial Arena), la volví a leer, la subrayé. Es uno de los textos más corrosivos y enfermos que he conocido en él la palabra contiene una fuerza reprimida y alcanza una significación que no consigue la literatura aunque lo intente. Creo haberle robado alguna frase entera para una novela mía porque la envidia nos lleva a robar. Cuando fue emitida en algún canal de televisión lo grabé en VHS y cuando fue comercializada la compré. ‘Shoah’ es algo distinto a todo y no consigo distinguir dentro de mí aquello por lo que me atrae porque lo hace de una forma total, no me interesa dilucidar su interés histórico o literario o filosófico o lo que sea. Wagner teorizó y pretendió la obra de arte total que conmoviese, uniendo arte con experiencia y con mito, ‘Shoah’ no es arte y no es eso porque no es nada preexistente pero es una experiencia profunda, perturbadora y renovadora.

También lo es educadora y por ello creo que todos los escolares europeos debieran verla en algún momento de su currículum. Y no hago relación alguna con la política de facciones o estados, aunque evidentemente puedo establecer una relación directa con la historia del pueblo judío en Europa y el mundo y el estado de Israel, pero ‘Shoah’ simplemente no es eso.

Seguir leyendo »

La misma vieja canción

La derecha española tiene el rostro de cemento y una mala hostia singular y por eso miente con naturalidad. Su misma esencia es la calumnia y la mentira y por eso no tiene problema en cargarle a estas alturas cualquier muerto a “la herencia de Zapatero”. Pero, ¿y la herencia de M. Rajoy?

Porque se marchó un día del Congreso enfadado a un restaurante y desde allí se marchó a la playa y aquí no pasó nada. Estos años fueron un periodo terrible para la sociedad y sin embargo es como si todo fuese un ruido confuso y no tuviese rostro ni hubiese ocurrido nada en particular. El dominio ideológico del poder establecido es tal que consigue tales milagros, para eso está el sistema de medios de comunicación español.

Seguir leyendo »

Galicia, ¿narco autonomía?

Veo en LaSexta un reportaje sobre Galicia Fariña, ese nuevo país creado en el imaginario español a raíz de la adaptación televisiva del libro, Fariña. El reportaje es tremendo y demoledor, retrata un país sumido en la incuria y dominado por un poder corrupto nacido del contrabando en general y el narcotráfico en concreto. A continuación emiten otro reportaje sobre el auge del consumo de pulpo y, de nuevo, estampas de una Galicia marinera que se esfuerza por sobrevivir sin gran esperanza. Confieso que me dejan enfadado y abatido.

¿Cómo hemos llegado a esto? ¿A una situación de tal postración y a que los demás tengan una imagen tal de nosotros? ¿Es verdadera? Lo es y no lo es. La corrupción de la economía y la vida social que retratan esos reportajes de las pasadas décadas es real, y aún peor, pero no se explica únicamente porque tengamos una costa de una riqueza increíble y que, también, dificulta el control y facilita el contrabando y las actividades ilegales.

Seguir leyendo »

¡A por ellas!!! ¡Oéeeeeeeeee!

La decisión de liberar a los miembros de la organización para violar mujeres autodenominada ‘la manada’, que cuenta con numerosos adheridos en una cuenta de Whatsapp y el apoyo de sus familiares y vecinos, es simplemente descorazonadora. Lo es porque nos confirma en lo que ya hemos visto antes, no podemos confiar en la Justicia del Reino de España y que, en vez de protegernos, debemos temerla quienes seamos débiles, pensemos distinto o las dos cosas.

Así lo siente y lo sabe la mayor parte de la población según las encuestas y así nos lo restriegan por la cara, un día tras otro, miembros y miembras de esa institución. Aunque no puedo juzgar el trato que han dado antes y ahora a esos delincuentes, pues no quiero ir preso yo también, quienes votaron la libertad de los miembros de esa banda sin duda sabían el descontento y la rabia que ya había generado tanto la marcha del juicio, el trato a la víctima y finalmente el fallo, calificar sus delitos de abusos y no violación. Quienes votaron liberarlos ahora sabían el dolor que había sentido la sociedad entonces, primeramente las mujeres, y la respuesta social tan unánime de repulsa por ese veredicto. Así pues, eran capaces de prever lo que desencadenaría esta última decisión de mandarlos a sus casas con sus familiares y simpatizantes. Sabían perfectamente la rabia que sentiría tanta gente, sabían lo descorazonador que es, la impotencia que sentirían las mujeres y toda la sociedad.

Seguir leyendo »