eldiario.es

9

Los responsables del Toro de la Vega me marcan como objetivo

102 Comentarios

El próximo martes 15 de septiembre volveré a Tordesillas a cubrir una vez más para eldiario.es lo que allí sucede con motivo de su celebración del Toro de la Vega. Siguiendo las indicaciones de mi abogada, la letrada Isabel Elbal, quiero dejar constancia a través de este comunicado de que si fuera atacada, en Tordesillas, en Madrid o en cualquier otro lugar, tendrían responsabilidad penal el Ayuntamiento de Tordesillas, el Patronato del Toro de la Vega y la Asociación Tordesillana de Caballistas, al haber sido marcada como objetivo por todos ellos.

Estos son los motivos:

El miércoles 8 de septiembre se presentó en la Casa de Valladolid, en Madrid, el ‘II Congreso Internacional del Torneo del Toro de la Vega y la Tauromaquia Popular’, que tendrá lugar en Tordesillas entre los próximos días 15 y 18. Ha sido organizado por el Ayuntamiento de Tordesillas con la colaboración del Patronato del Toro de la Vega y de la Asociación Tordesillana de Caballistas. Su objetivo es defender lo indefendible: el maltrato animal extremo al que cada año someten a un toro en esa localidad.

En la presentación se hizo entrega a la prensa y a otros asistentes de un documento, anillado y a todo color, que incluye un titulado ‘DOSSIER INFORMATIVO. EL TORO DE LA VEGA. ANTES DE JUZGAR DÉBESE CONOCER Y RESPETAR (dicho castellano)’. Un documento legitimado con el escudo del Ayuntamiento de Tordesillas y los sellos del Patronato del Toro de la Vega y de la Asociación Tordesillana de Caballistas.

El presunto ‘DOSSIER INFORMATIVO’ incluye una “Relación de incidentes ocurridos en los últimos años”, y mi nombre aparece en el siguiente párrafo:

“12. Simulación de delito, mediante la teatralización de agresión de la Sra. Ruth Toledano. Esta acción de ocupar una ambulancia, pudo ocasionar la muerte de algún torneante que hubiese requerido la asistencia de esta ambulancia”.

Antes de pasar a comentar todas las falsedades que componen este párrafo, dejo, pues, constancia de que el hecho de incluir mi nombre, de señalarme personalmente, supone que he sido marcada como objetivo por sus autores y que, si llega a sucederme algo, en Tordesillas, en Madrid o en cualquier otro lugar, habrán incurrido en un presunto delito de autoría intelectual o mediata, que tiene encaje en el Código Penal. Lo señalo porque no tiene ningún sentido que mi nombre aparezca en un documento con formato de dossier, cuya finalidad es lograr su máxima difusión.

Señalar a una persona en particular, marcarla como objetivo, ha sido tradicionalmente el modus operandi de los más repugnantes escenarios de violencia terrorista y mafiosa. Hacerlo, además, con mentiras, con falsedad de datos y de acusaciones, supone un presunto delito a añadir. El alcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela, el presidente del Patronato del Toro de la Vega, Gerardo Abril, y el presidente de la Asociación Tordesillana de Caballistas, Álvaro Téllez López, incurrirían en responsabilidad penal por haber dado vía libre, a través de ese ‘DOSSIER INFORMATIVO’, a la posibilidad de que yo llegue a sufrir un ataque.

No sería el primero. El 16 de septiembre de 2014 fui agredida en Tordesillas cuando me encontraba cubriendo su vergonzoso festejo para eldiario.es. Durante varias horas sufrí los insultos, amenazas y empujones de un hombre que se encontraba en compañía de Gerardo Abril, presidente del Patronato del Toro de la Vega. Ese individuo me estuvo acosando de manera reiterada, gritando que iban a matar a todos los periodistas (“¡escoria!”), haciendo ademán de arrebatarme el dispositivo con el que yo grababa y hacía fotos, y profiriendo insultos de todo tipo, principalmente de corte machista (“¡puta!”) y homófobo (“¡lesbiana!”). En reiteradas ocasiones, le pedí que me dejara hacer mi trabajo en paz y me alejé de él. Finalmente, me persiguió y me dio un fuerte puñetazo por la espalda, que me tiró al suelo.

El presidente del Patronato del Toro de la Vega, Gerardo Abril, fue, cuando menos, testigo de estos ataques. Hablaba con mi agresor y llegó a dirigirse a mí, sonriendo con cinismo: “Yo no sé quién es usted”, me dijo. En ningún momento trató de calmar a su amigo, de evitar una agresión anunciada.

Fui atendida en el Centro de Salud Tordesillas, que remitió al Juzgado un parte de lesiones. Después presenté denuncia en el puesto de la Guardia Civil.

En ningún momento solicité asistencia a ninguna ambulancia ni fui atendida en ninguna ambulancia; mucho menos, la “ocupé”, como afirma el mencionado ‘DOSSIER INFORMATIVO’. Añaden que ponen a disposición de la Delegación del Gobierno diverso “material” que prueba los “incidentes ocurridos en los últimos años”. Entre ese material debería figurar el informe de mi supuesta asistencia en ambulancia. Como es imposible, porque es una falsedad, exijo que los autores hagan un desmentido público de este dato.

Mi denuncia fue archivada sin que tal resolución me fuera debidamente notificada, como establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal. La Audiencia Provincial consideró procedente el recurso presentado por mi abogada y estimó la revocación de dicha resolución de archivo.

La Audiencia Provincial encomendó asimismo al Cuerpo Nacional de Policía que efectuara las averiguaciones oportunas para identificar a mi agresor, de quien aporté fotografías y un vídeo en el que agredía a otras personas. Nunca ha sido identificado.

Resulta curioso que en una pequeña localidad como Tordesillas nadie haya sido capaz de identificar a mi agresor. Como esta curiosidad supone la posibilidad de complicidad en un presunto delito, insto a las fuerzas del orden a que muestren las fotografías y el vídeo, donde aparece el agresor, al presidente del Patronato del Toro de la Vega, Gerardo Abril, puesto que se encontraba en su compañía y pude observar cómo habló con él en varias ocasiones.

Marcarme como objetivo es la venganza de todos ellos. Venganza por mi reiterada denuncia pública del sanguinario maltrato animal que supone el festejo del Toro de la Vega, por cuya crueldad la localidad de Tordesillas es mundialmente repudiada. Venganza porque no consiguieron callarme a puñetazos. Venganza porque denuncié, en los medios y en los Juzgados, el ataque que sufrí en su inmunda celebración. Tampoco era la primera vez que una periodista era agredida en Tordesillas: han atacado a otras reporteras, han roto a golpes cámaras de televisión y de fotos, han amenazado de muerte a muchos compañeros.

Tratar de criminalizarme, de desprestigiarme en lo profesional y en lo personal, no es sino una muestra más de la catadura moral de quienes defienden el alanceamiento de un animal acosado hasta la muerte. Hacerlo además con tal torpeza, demuestra una incapacidad argumentativa que, más allá de su gravedad, también provoca cierta hilaridad: quien haya escrito lo de la ambulancia en ese ‘DOSSIER INFORMATIVO’, algo que jamás podrán demostrar porque es mentira, se va a llevar un buen tirón de orejas (tratándose de los responsables del Festejo del Toro de la Vega, acaso pueda costarle la oreja misma).

Por mi parte, seguiré cumpliendo con mi deber profesional y moral, informando y denunciando la crueldad del Toro de la Vega, la violencia que sufren periodistas y activistas, y ahora también las mentiras y los métodos mafiosos de los convocantes al Congreso tordesillano. No me van a acobardar ni sus agresiones ni sus amenazas: he sido criada para ello y, de lo contrario, me extinguiría.

Yo no soy más que una mínima pieza de una sociedad en evolución, que rechaza su crimen y reclama justicia para los animales y una convivencia libre de toda clase de violencia. Bajo su responsabilidad queda que a mí me pase algo, pero, en cualquier caso, ya no podrán evitar la agonía de su barbarie, el proceso imparable que marcará el final del Toro de la Vega.

Nos vemos en Tordesillas, señores José Antonio González Poncela, Gerardo Abril y Álvaro Téllez López. Por Rompesuelas y por todos los toros que ustedes, salvajemente, han torturado hasta la muerte. Y por mis compañeros y compañeras activistas y periodistas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha