eldiario.es

Ruth Toledano

Soy: Activista en defensa de los derechos animales. Tutora de proyectos en el Máster de Edición Santillana-Univ. Complutense. Primera mujer Cronista Oficial de la Villa de Madrid. He sido: Columnista de Opinión en El País (de 1998 a 2011) y en la red de diarios regionales del Grupo Prisa. Colaboradora en la Cadena SER. Editora en el Grupo Santillana y coordinadora de proyectos editoriales en El País. Colaboradora en publicaciones LGTB, como Zero y Shangay (compromiso reconocido con varios premios: Triángulo Rosa 2002; Premio Periodismo COGAM 2009; Premio a la Trayectoria Profesional AET-Transexualia 2011). Fui: Asesora literaria en la Agencia Literaria RDC. Creadora y directora de la sucursal en España de la Agencia Literaria Internacional Andrew Wylie. Poeta (Paisaje al fin y Ojos de quién, Huerga & Fierro Ed.).

Lo que debes saber para que tu perra no sea ‘secuestrada’

Naomi Galiano y su perra Pirata, que se encuentra en aislamiento por desinformación administrativa.

Lo que empezó siendo un viaje de placer, ese contacto con otras culturas que siempre le ha gustado emprender, se convirtió para Naomi en una pesadilla y para Pirata, en lo más parecido a un secuestro. A sus 23 años, Naomi, que vive en Barcelona, ha viajado por todo el mundo, de Colombia a Camerún. Esta vez se decidió por Marruecos. Iría con su perra Pirata, una preciosa cachorra de apenas cuatro meses, así que preparó con su veterinaria todo lo que creía necesario para viajar con ella: el microchip, el pasaporte, las vacunas…

Todo fue bien hasta que regresó de Marruecos. En el Punto de Inspección Fronteriza de Algeciras le comunicaron que Pirata no podía entrar de nuevo en España: faltaba “algo” en su documentación sobre la rabia (enfermedad endémica en Marruecos y erradicada en nuestro país). O volvían a Marruecos o Pirata pasaba una cuarentena en Algeciras o debía ser sacrificada (el eufemismo comúnmente utilizado para liquidar a los animales).

Naomi, desesperada ante semejantes alternativas, se preguntaba qué era ese “algo” que interceptaba el regreso a su país, si Pirata había salido de España con su documentación en regla. Descubrió que se trataba de una prueba serológica que confirma que la vacuna contra la rabia ha hecho efecto y que el organismo de la perra tiene los anticuerpos adecuados. Una prueba que ha de realizarse un mes después de la última vacunación y tres meses antes de la entrada del animal a España cuando procede de países donde existe la enfermedad de la rabia.

Seguir leyendo »

¿Comienza el fin del franquismo?

36 Comentarios

Juan Carlos Monedero, ideólogo y número dos de Podemos, escribió un libro titulado La Transición contada a nuestros padres (Catarata, 2013), en el que explica cómo toda nuestra presunta democracia procede de la componenda, más o menos justificable en su contexto, que conllevó la muerte de Franco, y cómo la sombra del dictador se proyectó sobre todas aquellas decisiones y todos aquellos pactos que vinieron a llamarse Transición.

Aquel supuesto, e imposible, borrón y cuenta nueva de la memoria histórica reciente hizo posible que se esparcieran los polvos posfranquistas y se desarrollaran los lodos del presente. En muchos casos, con los mismos protagonistas o con sus descendientes. En todo caso, con rémoras de un sistema de valores que ha llegado a nuestros días y a cuya descomposición, ojalá final, asistimos hoy. Una ojeada a la actualidad nos da noticia de que, acaso, lo que estamos viviendo sea el principio del fin del franquismo. Y, en consecuencia, el nacimiento de una verdadera transición, que conduciría hacia una auténtica (real) democracia.

La burbuja inmobiliaria de los 90 y las inversiones de carácter especulativo procedían directamente de un mejunje entre la cultura del pelotazo de los 80 y los planes desarrollistas de los 60, que produjeron enormes fortunas aún vigentes y, de paso, se llevaron por delante lo mejor de nuestras costas. Pero, sobre todo, normalizaron una forma mafiosa de hacer los negocios y una manera gansteril de relacionar el capital con el poder político, germen de las famosas tramas de corrupción que hoy se trata de desmontar. En la mayoría de esas tramas aún resuenan nombres y apellidos de las grandes familias del franquismo, que ahora ocupan listas, escaños y ayuntamientos del PP. Desvelar los privilegios de esas familias y perseguir sus delitos, económicos y políticos, implica también impulsar el final del franquismo.

Seguir leyendo »

Hubiera bastado para hacer la revolución

La poeta Ana Pérez Cañamares acaba de publicar su último poemario, Economía de guerra(Ediciones Lupercalia). El libro se inspira en la poética y la política de su autora, que se resume en este poema de inicio: Escribo sobre mí / porque yo / soy cualquiera. Pérez Cañamares explicó en su presentación que la mayoría del libro procede de la experiencia, a la vez íntima y común, que eclosionó con el 15M, prólogo social de la transformación política actual. Una experiencia emocionante que condujo a la poeta, como a tantas personas (cualquiera con parecida rabia, curiosidad y fascinación), a pronunciar, acaso por primera vez, un sorprendente 'nosotros', un necesario 'nosotras'; a fotocopiar poemas para repartir al salir del trabajo, sola, impulsada por una incierta certidumbre, entre la gente que abarrotaba Sol en aquel mayo, en aquel junio, en aquel julio de 2011; a correr huyendo de los golpes policiales por las calles de Génova y Ferraz; a llorar viendo entrar por Moncloa a los mineros, deslumbrada por la columna iluminada de sus cascos.

No faltaron voces agoreras, apoltronadas, más o menos interesadas y de todo signo o ninguno que, cuando se levantó la acampada de Sol, insistieron en su circunstancialidad, en su incapacidad para canalizarse en una formulación posterior, concretarse en una estructura, organizarse en una formación que pudiera, más allá del enamoramiento del 15M, de su flechazo con la historia, crecer como alternativa política. La mayoría de los cenizos ni se habían pasado por allí: por aquellas noches y aquellos días que llamábamos revolución y que habían tomado por asalto los cielos del futuro. Con cortedad de miras o anchura de escepticismo, sólo daban crédito al pasado.

Los desmiente lo que pasó después y está pasando: la explosión de Podemos procede del 15M, la posible regeneración de IU procede del 15M, el impulso de Pacma y Equo procede del 15M, la creación de Guanyem y Ganemos procede del 15M. Sólo había que querer, creer y trabajar. Los cielos se toman por asalto pero la revolución no se hace en un día, ni siquiera en dos meses. Cuando asistimos ahora a ofensivas acusaciones lanzadas contra los nuevos protagonistas políticos y a previsiones apocalípticas sobre lo que sucederá si llegan al poder, debemos recordar las razones que nos llevaron entonces a las calles (a escribir con nuestros cuerpos en las calles un periódico, como dice Ana Pérez Cañamares, que contara "la historia alternativa, la no dicha", y se leyera desde los balcones).

Seguir leyendo »

Y ahora la Colita, Wert

José Ignacio Wert y Soraya Sáenz de Santamaría / EFE

Al mejor estilo rajoniano, el ministro Wert lleva varios días escondiendo la patita. Los artistas rechazan sus premios nacionales: un día fue Jordi Savall, el de Música; al otro, Colita, el de Fotografía. Y él, como ministro de Cultura, sigue sin dar la cara ante lo que los mejores de la cultura le están diciendo de su gestión. Debiera darla, aunque fuera esa de plasma propia de su Gobierno. Él, que además del desprecio de los suyos (los de sus competencias) sigue siendo el ministro peor valorado en las encuestas del CIS ( batiendo su propio récord), no es que no dimita, es que ni aparece por aquí. Se limita a mandar (él o no se sabe quién) a Soraya Sáenz de Santamaría a decir cuatro lugares comunes, motivo por el que la ministra de la Presidencia es la mejor valorada en la referida encuesta.

Wert calla y esconde la patita. Pero le hemos visto la Colita.

Al rechazar su Premio Nacional, Colita dice que no sabe dónde está el Ministerio de Educación Cultura y Deporte, y se pregunta si existe siquiera, pues ella no lo conoce: "La situación de la cultura y la educación en España, cómo expresarlo, es de pena, vergüenza y dolor de corazón. No es posible que exista dicho ministerio. Es una quimera. Habrá que esperar con ilusión, otros tiempos, otras gentes, otros gobiernos, que nos devuelvan a nosotros el orgullo y a ellos el honor. Así pues, de momento, Sr. Wert, no me apetece salir con Ud. en la foto".

Seguir leyendo »

La viola de gamba y la charanga

23 Comentarios

El violagambista Jordi Savall celebró en 2013 los 40 años de su formación de instrumentos históricos Herspèrion XXI y el 25 aniversario de la orquesta de cámara barroca Le Concert des Nations. / Efe

El músico Jordi Savall ha dicho que rechazar el Premio Nacional de Música es doloroso para él. Cómo no va a serlo. Cualquiera que haya dedicado su vida al arte, a la creación, al difícil y solitario desarrollo de un talento exquisito como el suyo, es natural y humano que aprecie un alto reconocimiento. Renunciar a ello sólo puede estar motivado por razones más altas: en el caso de Savall, la dignidad y la coherencia.

Savall se ha convertido en nuestro espejo. Porque su dolor es el de cualquiera con la sensibilidad herida por la gestión cultural de este Gobierno, y porque en su renuncia se refleja también nuestra indignación. Es muy triste que los mejores se vean abocados al enfrentamiento contra la dejación y la incompetencia de las instituciones. Aunque es alentador, pues redignifican, por así decirlo, la indignación.

Dice Jordi Savall que ha rechazado el Premio Nacional de Música porque el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que lo concede, maltrata a la música y a los músicos. Y tanto: la ley Wert se ha cargado la enseñanza musical en Primaria, en la ESO y en el Bachillerato. Wert escupió que quería dar más importancia a las materias “instrumentales” porque el arte y la filosofía “distraen”. Y ahora viene a premiar a un violagambista. Más le valdría a este país de países que los estudiantes acabaran sus ciclos conociendo la viola de gamba, sabiendo que es un instrumento que nació en la España del siglo XV y que para ella se han compuesto, y con ella aún se interpretan, las piezas mayores de la música antigua española.

Seguir leyendo »

El daño más grave es no hacer nada

Mahesh, un niño de 11 años con Daño Cerebral Sobrevenido, con su perra Hampa, cuya foto contribuyó a activar su memoria cuando estaba en el hospital.

Mahesh era un niño sano y feliz. Hace tres años, en diciembre de 2011, durante unas vacaciones de Navidad en Soria, salió de excursión con sus padres y su hermana. Para Mahesh y su familia aquel paseo por el campo sería fatídico. El niño, que entonces tenía 8 años, cayó por un barranco y pasó varias horas desaparecido. Lo encontraron inconsciente y roto: varias fracturas en brazos y piernas, y, lo peor, un traumatismo craneoencefálico que lo tuvo tres meses ingresado en el hospital, uno de ellos en la UCI. Mahesh no volvería a ser el mismo: el accidente le dejó graves secuelas, conocidas como Daño Cerebral Sobrevenido (DCS). Ni siquiera reconocía a su familia, aunque en el hospital dormía abrazado a una foto de su perra Hampa. Regresó a casa en silla de ruedas y con prescripción médica de rehabilitación con fisioterapia, psiconeurología, logopedia y terapia ocupacional. Tres años después, y aunque aún le queda un largo camino por recorrer, Mahesh ha vuelto a reconocer a sus amigos, va a su cole de siempre (de integración), lee, suma, resta, monta en bici, juega con su hermana, abraza de verdad a Hampa. Ha vuelto a ser un niño feliz.

Los progresos de Mahesh no habrían sido posibles si sus padres, Paloma Pastor y José Miguel Mateos, no hubieran luchado como solo el amor sabe hacerlo. Y tampoco habrían sido posibles si estos padres no dispusieran, como sucede a la mayoría, de los cerca de 2.500 euros mensuales que les cuesta esa imprescindible rehabilitación. Pues la lucha de Paloma y José Miguel no ha sido solo la de centrarse en los complejos cuidados a Mahesh, sino también otra, titánica, frente a un injusto, indignante abandono de la Administración: a día de hoy, octubre de 2014, Mahesh no recibe las terapias en la Sanidad pública madrileña, que tampoco se ha hecho cargo de los gastos de su rehabilitación, a pesar de existir una sentencia en firme que reconoce esos derechos.

¿Cómo es posible que el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) haya abandonado a su suerte a un niño con Daño Cerebral Sobrevenido (DCS)?

Seguir leyendo »

Revolución solar y alegría colectiva

Parte del equipo humano de Ecooo en su espacio participativo Savia Solar, alimentado al 100% por fuentes renovables.

En un ambiente político intoxicado por nombres como Blesa, Bárcenas, Rato, Soria, Cañete, Mato o Rajoy; en un escenario social de indignación, rabia, desesperanza; en una realidad laboral de abuso, desempleo, precariedad; en situación de  última llamada del ecosistema planetario: ¿qué podemos hacer?, ¿es posible actuar, crear, reconducir, reinventar?, ¿es posible buscar vías de regeneración, de cambio radical?, ¿es posible una economía del bien común?, ¿es posible crecer decreciendo?, ¿es posible una empresa de no lucro sino de transformación social?

Para encontrar respuesta a estas acuciantes preguntas, debemos empezar a poner el foco sobre otros nombres, otras personas, otros colectivos, que, más allá de los grandes teóricos, de los sesudos ideólogos, de los intelectuales especulativos (todos ellos imprescindibles para un también necesario proceso doctrinal), están dispuestos, con propuestas concretas, a desintoxicarnos, a limpiar el ambiente, a desarrollar la inteligencia colectiva y el asociacionismo, a ser otra clase de emprendedores. Debemos visibilizar proyectos que nos devuelvan un poco de fe en el futuro.

Es el caso, por ejemplo, de Ecooo, una iniciativa de desarrollo sostenible y compromiso con el medio ambiente puesta en marcha por profesionales de distintos ámbitos (ingeniería, economía, derecho, periodismo, investigación, ciencias políticas y educación): Cote Romero, Mario Sánchez Herrero, José Vicente Barcia, Juan José del Valle, Aurora Blanco y Rodrigo Irurzun. Otra clase de personas, otra clase de nombres.

Seguir leyendo »

Casta black (perdón por la redundancia)

40 Comentarios

Cuando se ve cuánto gastaron los consejeros de Caja Madrid con sus tarjetas 'black' y, más aún, en qué se lo gastaron, se comprende todo lo que está sucediendo hoy. Tales cifras, tales gastos, son el retrato de en qué han convertido este país los titulares de esas tarjetas, una panorámica de nuestro paisaje estético y moral. Un país convertido en una cueva de ladrones, en un barco pirata, en una banda de delincuencia organizada, en una sucursal de la mafia.

Cada vez que uno de esos delincuentes comunes, disfrazado con guante blanco, sacaba la tarjeta para pagar o se embolsaba efectivo en un cajero, se desdibujaban más los valores del bien común, se desmoronaba un poco más nuestro edificio social, se neutralizaba el esfuerzo de los trabajadores, se le hacía un pulso al afán por la supervivencia de toda una sociedad. Un pulso desigual, de matón que se ceba con el más débil. Una patada en la boca, un puñetazo por la espalda, el pinchazo de una navaja en la esquina de nuestra conciencia, una bomba en los bajos del coche de nuestra identidad. Y el futuro se volvía más black. Total black.

Y gente de esta calaña es la que ha tenido la desfachatez de tildar de antisistema a los demás, de desprestigiar a los ciudadanos responsables, de criminalizar las protestas de los más juiciosos. Nos han despreciado, nos han insultado, nos han empujado, nos han golpeado, nos han arrastrado por el suelo, nos han obligado a identificarnos, nos han detenido, nos han encarcelado, nos han desahuciado, nos han despedido, nos han desmantelado los servicios públicos, nos han llamado perroflautas, provocadores, radicales; nos han acusado de violentos, nos han amordazado, nos han señalado con el dedo de la mano que no llevaba su tarjeta 'black'.

Seguir leyendo »

Antidisturbios y símbolos nacionales: política, arte y diálogo según Rajoy

27 Comentarios

"Creo que la política es el arte del diálogo", le ha lanzado Rajoy a Mas. Es curioso ese brote verde que le ha surgido al presidente, en el que empujan tres yemitas inéditas en su gestión: política, arte y diálogo.

Lo curioso es que pocos días antes de esta declaración de principios que el Gobierno no tiene, la política, el arte y el diálogo consistieran en enviar a Catalunya 500 antidisturbios de la Policía Nacional. De mandar semejante caravana se ha encargado el ministro del Interior, suponemos que en los ratillos que le quedan entre asistir a beatificaciones e imponer a la Virgen medallas al mérito policial. Tan curioso como nombrar a Soraya Sáenz de Santamaría "responsable de la bandera y símbolos nacionales". Hay que imaginar a la vicepresidenta del Gobierno todo el día vigilando si una tela es más grande que otra o si la buena no está en un lugar preeminente para sentir que todo esto es un sainete.

La provocación del envío a Catalunya de 500 antidisturbios y la broma de andar espiando a una de las banderas rojigualdas es lo que Rajoy entiende por política, arte y diálogo. Así nos va y así le va al PP, cuya caída en intención de voto demostraría (no olvidemos que se trata de una encuesta de Metroscopia para El País, hay que cogerla con pinzas) que al votante español le queda un mínimo de cordura y dignidad. Porque el día a día de este partido que gobierna desde la cueva de Alí Babá está alcanzando cuotas de absurdo insospechadas. Lo mejor para que la caída llegue a ser el derrumbe que merecen es que sigan así, haciendo la política más ridícula posible y considerando diálogo la demostración de fuerza bruta. Del arte ni hablamos.

Seguir leyendo »

Cómo ganar 8.500 euros al mes yendo a currar un día a la semana

52 Comentarios

Que Ruiz-Gallardón haya pedido su ingreso en el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid dos días después de dimitir como ministro de Justicia y como diputado del PP nos ha provocado esa mezcla de indignación y perplejidad ya consustancial al yo soy español español español. Tal y como están organizadas las cosas, Gallardón estaba en todo su derecho de solicitar ese ingreso, pues corresponde a todo aquel que haya ejercido funciones de presidente de la Comunidad, como es su caso. Lo que resulta especialmente ofensivo, dada la naturaleza de esa consejería, es tal celeridad. Si Gallardón hubiera esperado seis meses, por ejemplo, para pedir ese ingreso, habría hecho entonces algo de ruido, pues se criticaría lo previsible de la solicitud y se cuestionaría esa naturaleza del cargo a la que nos referimos. Pero habría demostrado tener un poco de respeto por los madrileños. El respeto suficiente como para que la satisfacción de su derecho no pareciera, además, una provocación.

A Alberto Ruiz-Gallardón le pagaremos alrededor de 5.500 euros netos al mes. Cotizará por 8.500 euros brutos. Es lo que cobran los miembros de un Consejo Consultivo que cuesta a la Comunidad de Madrid 4,3 millones de euros al año, y que, junto con el resto de los Consejos Autonómicos, cuestan al Estado (nos cuestan a los yo soy español español español) 60 millones de euros anuales. Además, la Comunidad de Madrid le proporcionará todo "el apoyo personal y los medios materiales que necesite para el desarrollo de sus funciones representativas". Coche oficial, secretaría, esos apoyos. Los 8.500 euros brutos se los embolsará Gallardón por ir a currar un día a la semana. Bueno, a una reunión.

Como describe el propio Consejo, su función consiste en opinar sobre asuntos de la Administración autonómica, corporaciones locales, universidades y demás entidades regionales de derecho público. Los funcionarios elaboran informes y los consejeros opinan sobre ellos. Los miércoles. Emiten sus opiniones a través de dictámenes que pueden o no ser publicados.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -