eldiario.es

Ruth Toledano

Activista en defensa de los derechos animales. Tutora de proyectos en el Máster de Edición Santillana-Univ. Complutense. Primera mujer Cronista Oficial de la Villa de Madrid. Durante 17 años, columnista de Opinión en El País (de 1998 a 2011) y en la red de diarios regionales del Grupo Prisa. Colaboradora en la Cadena SER. Editora en el Grupo Santillana y coordinadora de proyectos editoriales en El País. Colaboradora en publicaciones LGTB, como Zero y Shangay (compromiso reconocido con varios premios: Triángulo Rosa 2002; Premio Periodismo COGAM 2009; Premio a la Trayectoria Profesional AET-Transexualia 2011; Pluma de la FELGTB 2014). Poeta (Paisaje al fin y Ojos de quién, Huerga & Fierro Ed., así como antologías Ellas tienen la palabra, Mujeres de carne y verso, Poetas en La cacharrería...)

Profesores y poetas frente a políticos profesionales

Una persona relacionada con el PSOE me dijo el otro día que le preocupaba la proliferación de candidatos electorales que no son políticos profesionales. En su opinión, para ejercer la política, “hay que saber”. Venía a decir algo así como “zapatero a tus zapateros”. Intenté hacerle ver los agujeros que los profesionales de la política nos han dejado en las suelas, los cordones perdidos, los tacones gastados. Las grietas de las botas por las que se nos meten en el cuerpo los lodos en que se han convertido sus profesionales polvos. Ella no compartía mi visión (“no todo ha sido malo”) y yo no comparto su opinión: lo más político que ha pasado en décadas en este país ha sido lo menos profesional, el 15M. De entonces procede el cambio, la posibilidad, que estamos viviendo ahora.

Por las calles del 15M se vieron muchos profesores, muchos poetas, muchos escritores, muchos periodistas. En las plazas asistimos a clases, en sentido estricto, de economía, política y filosofía. Catedráticos, profesores y maestros convirtieron las calles en aulas de futuro. Hoy, más allá de las siglas a las que represente cada uno de los candidatos, es llamativo observar que las listas se hayan plagado de profesores, poetas, periodistas. Gente independiente que en muchos casos proviene del mundo de la cultura. (Excepto en las listas del PP, donde es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que encontrar a alguien del mundo de la cultura, y donde además son el summun de la profesionalidad política, tal y como nos la han hecho entender: lo más parecido a una banda de delincuencia organizada).

Seguir leyendo »

La yayoalcaldesa que resucitará a una muerta

Está jubilada y dice que le quedan pocas rayitas de vida pero que cuenta con la experiencia. Y qué experiencia. Escuchándola, las rayitas que dice que le quedan valen para resucitar a un muerto. Por eso alguien ha tenido la fabulosa idea de que sea ella quien resucite Madrid. Porque Madrid es el muerto. La muerta. Y Manuela Carmena, la mujer que puede devolverle la vida. Es tan generosa que dice que esa experiencia suya solo será un puente para que personas jóvenes, con mucha ilusión y "un diagnóstico certero", puedan acceder a las instituciones y hacer posible el cambio de gestión que necesita la ciudad.

Frente a esos  candidatos modelo Ken que los partidos ponen de tanto en tanto al frente de una falaz renovación, la veterana Carmena llena de aire verdaderamente fresco los pulmones del futuro de esta Madrid asfixiada de deudas, granito, pobreza y polución. Frente a la antediluviana Aguirre, quintaesencia del clasismo y la corrupción, la abogada laboralista que defiende a los débiles. Frente al Rastrillo de las señoras bien, la ropa y los juguetes hechos por presos y comercializados por una empresa sin ánimo de lucro que una señora mejor denominó 'Yayo Emprendedores' y cuyos beneficios van destinados a su reinserción. La justicia frente a la caridad. Frente a la manipulación de los jueces, la reinvención de la Justicia y la cofundación de Jueces para la Democracia.

Seguir leyendo »

"He emborronado muchos dibujos con mis propias lágrimas de indignación"

 

Empezaron a aparecer cada día, publicadas en las redes sociales. Un viñeta cumpliendo rigurosamente con su cita, como inspirada por una misión ineludible. El trazo clásico de la plumilla, la luz exquisita de la acuarela y la contundencia de un mensaje: desahuciados, mendigos, ancianos, niños... Y animales. El drama de los animales. Perros abandonados, gatos perseguidos, cerdos arrastrados, patos embuchados, galgos ahorcados, toros torturados. Las carreteras de la soledad, las aceras del frío, los camiones del exterminio, los banquetes de la crueldad. Y también la ternura, el calor, la solidaridad, el amor.

Seguir leyendo »

Memoria histórica del PP madrileño: oportunidad histórica de una izquierda confluyente

Si a la ciudadanía no se le va la fuerza por las urnas, podríamos considerar que el PP se lo ha puesto fácil a las alternativas de cambio para ganar Madrid. Que estamos de enhorabuena. La candidatura de Esperanza Aguirre para el Ayuntamiento y de Cristina Cifuentes para la Comunidad sería una gran noticia. No solo es la clarísima demostración de que la derecha que gobierna no tiene capacidad de renovación ni dispone en el partido de alternativas de regeneración (o, de haberlas, pesan menos que dos carretas de viejo y férreo poder), sino que supone la constatación de su empeño en un modelo de política, de gestión, de ciudad y de región. Un modelo al que caben, como a la mala prosa del relato de sus mandatos, muchos adjetivos: corrupto, pernicioso, maligno, cruel, chulesco, mafioso, saqueador.

Respecto a las candidaturas de Aguirre y Cifuentes se pueden hacer muchos análisis en clave de entresijo político, de lucha interna de partido, de juego de sillas y de hechuras de camas. Más aún si asistimos al último espectáculo tuitero, titiritero, tentadero, de la abuela Aguirre frente al plasmado Rajoy, presidente de todos los presidentes. Estos episodios son apasionantes desde un punto de vista de ludopatía política, desde un planteamiento del escenario de la cosa pública como tapete de casino Eurovegas. Lo pasamos pipa mientras nos arruinamos. Pero lo que importa en última instancia es Madrid, y el planteamiento ha de tener en cuenta lo que significan esas candidatas, lo que ya son, quiénes son.

Seguir leyendo »

La Ruina y Jaime Alekos publican ANIMALADAS

Seguir leyendo »

Tortura y represión

Las dos palabras que dan título a esta columna se refieren a hechos que no debieran producirse en un estado de derecho, en una sociedad evolucionada. Sin embargo, tortura y represión es lo que se ha ejercido y fomentado en los últimos días en nuestro cada vez más violentado país. Escribo con indignación, pero sobre todo con una profunda tristeza.

En Albacete se celebró un Congreso Internacional de Tauromaquia impulsado e inaugurado por Wert y Cospedal con unos fondos públicos de los que se han negado a cuenta a ningún medio; con unas actividades contrarias a los valores mínimos de la pedagogía, como fue el encuentro de ‘toreo de salón’ celebrado en la plaza del Altozano para enseñar a los niños –algunos de tres años- a torear y matar toros; con unas conferencias como la de profesor universitario Javier López-Galiacho, que propuso llevar la tauromaquia a la escuela porque “tiene mucho que enseñar” y la considera “un ejemplo de ética”. Estamos hablando de torturar animales.

Seguir leyendo »

La Justicia española, entre África y Sicilia

Como considera la acusación particular, la pérdida del sumario sobre la destrucción de los discos duros de Bárcenas conlleva “demasiadas casualidades”. Dos cajas, tres tomos, 1.000 folios no son tan fácilmente despistables y, en todo caso, se habrían tenido que custodiar como oro en paño. El oro de la dignidad de un país protegido por el paño de la Justicia.

Pero aquí las cosas están llegando muy lejos. La abogada Isabel Elbal dice que parece que estamos en África. A mí me recuerda a Sicilia. La realidad es que estamos en el Juzgado 32, plaza de Castilla, Madrid. Un lugar en donde, simplemente, puede reinar el caos, pero al que también puede llegar el flujo apestoso de “las cloacas del Estado” (como acusa el periodista Inda, con el que no me queda más remedio que coincidir) para arrastrar con su mierda la posibilidad de desvelar unos delitos que comprometerían seriamente al Partido Popular y al Gobierno de la nación.

Seguir leyendo »

La Iglesia no es casta pero es casta

Rouco Varela abandona por fin la sede del Arzobispado de Madrid, en la que podríamos decir que llevaba cinco meses en precario, o sea, de okupa. Tenía que haber dejado el Palacio Episcopal de la calle San Justo a su sucesor, Carlos Osoro, pero Rouco no es ni un santo ni un justo y se ha resistido como cardenal panza arriba. Ahora se muda a un piso en la calle Bailén de casi 400 metros, que aseguran fue una donación al Arzobispado de Madrid.

Las donaciones a la Iglesia católica, siendo legítimas y acaso bienintencionadas, siempre van acompañadas de un tufillo a sotana corrupta: véase que el cura líder de los “Romanones”, Román Martínez Velázquez de Castro, acabó siendo el titular del 33% de la herencia que la boticaria de Órgiva, en Granada, había dejado a “los pobres”, nombrando a un par de curas de albaceas para que lo repartieran a su criterio y según su voluntad. Se lo quedaron. El asunto es muy turbio y lo cuenta Amina Nasser en andaluces.es.

Seguir leyendo »

“El emoticón es el esperanto que sí funcionó”: una entrevista basura con la videopoeta Tálata Rodríguez

"Yo no soy un partido de fútbol"

Desde los diez años mantuve con mi padre una relación epistolar. Des 1989 a 2002 mi padre me envió cartas desde 30 direcciones postales diferentes. Todas esas cartas se fueron juntando en carpetas y cajas, fueron perdiendo orden, precisamente fueron perdiendo correspondencia. Muchas veces quise deshacerme de ellas. Quemé algunas, las guardé envueltas en tela, entre la ropa, en cajones. En mi última mudanza iba a tirarlas pero una gran amiga me convenció de no hacerlo y las ha guardado hasta este momento.

Seguir leyendo »

¿Dónde está la pava que dejó de ser noticia?

“A mí se me arrebató la cámara cuando estaba grabando el conflicto. Los y las vecinas de Cazalilla arrinconaron a periodistas y activistas. Les amenazaron y golpearon. A mí también. Me exigieron que dejara de grabar. Como no lo hice, me arrebataron la cámara y la estallaron a conciencia contra el suelo. Creo que el individuo incluso pisoteó el aparato”.

Quien así habla es una joven periodista de TVAnimalista que prefiere mantener el anonimato. Tiene sus razones:

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
>