eldiario.es

Ruth Toledano

Activista en defensa de los derechos animales. Tutora de proyectos en el Máster de Edición Santillana-Univ. Complutense. Primera mujer Cronista Oficial de la Villa de Madrid. Durante 17 años, columnista de Opinión en El País (de 1998 a 2011) y en la red de diarios regionales del Grupo Prisa. Colaboradora en la Cadena SER. Editora en el Grupo Santillana y coordinadora de proyectos editoriales en El País. Colaboradora en publicaciones LGTB, como Zero y Shangay (compromiso reconocido con varios premios: Triángulo Rosa 2002; Premio Periodismo COGAM 2009; Premio a la Trayectoria Profesional AET-Transexualia 2011; Pluma de la FELGTB 2014). Poeta (Paisaje al fin y Ojos de quién, Huerga & Fierro Ed., así como antologías Ellas tienen la palabra, Mujeres de carne y verso, Poetas en La cacharrería...)

La represión a los titiriteros y el abrazo a Soria

Uno de los episodios más tenebrosos de los últimos tiempos políticos en el Estado español fue la detención y encarcelamiento de los titiriteros Alfonso Lázaro y Raúl García durante el pasado carnaval madrileño. Privar de libertad a alguien, sumirlo en esa oscuridad psicológica, despojarlo del derecho fundamental a la libre circulación, solo puede responder al derecho superior de la sociedad en su conjunto a no verse en peligro: el estado de Derecho vela por la seguridad común. Acabar con tus huesos en la cárcel tras pasar por una Audiencia Nacional que te acusa de enaltecimiento del terrorismo tiene que sustentarse en indicios muy graves. Es lo que han sufrido Alfonso y Raúl a causa de una obra de teatro de calle llamada La Bruja y don Cristóbal, de la que ahora sus autores y abogados han hecho público el guión. Para vergüenza de nuestra presunta democracia. Lean.

El viacrucis (por ponerme en modo ministro Fernández) judicial por el que han pasado los dos titiriteros no es una cuestión menor que pueda olvidarse con su excarcelación. En primer lugar, porque Alfonso y Raúl siguen sometidos a la obligación de comparecer periódicamente en los juzgados, y durante varias semanas tuvieron prohibido salir del territorio nacional y se les retiró el pasaporte. Todo ello en la misma España donde, por poner un solo ejemplo entre miles, a José Manuel Soria, ex ministro corrupto y defraudador (presuntamente, ¿eh?), le despiden los del PP entre aplausos de compinche y emocionados abrazos de Cospedal, secretaria general de la banda organizada, quien destacó su "raza política, vocación de servicio público y entrega en cuerpo y alma". A pesar de sus mentiras y de las viejas y nuevas evidencias de sus múltiples delitos (presuntos, ¿eh?), a Soria no se le ha detenido, ni se le ha encarcelado, ni se le ha retirado el pasaporte y hasta puede viajar fuera del territorio nacional; incluso a Panamá.

Seguir leyendo »

Con los ojos abiertos, abrir el corazón: un encuentro entre Marguerite Yourcenar y Elisabeth Costello

Fantaseo con presenciar una conversación entre dos mujeres. Una de esas mujeres ha muerto y la otra nunca nació. Son dos mujeres mayores: una de ellas, septuagenaria, parece cansada; la otra, ya octogenaria, rezuma una notable vitalidad. Mi imaginación puede sentarlas en un escenario, solas ante una mesita auxiliar con sendos vasos de agua, enfocadas sobre una oscuridad que solo iluminan su pelo muy blanco y sus inquietas miradas diminutas. Ambas muestran una actitud atenta y esa hermosura que expanden en los cuerpos las formas que envejecen (“esa belleza propia de lo que está gastado y marchito” que tienen los vestidos muy usados, ha escrito una de ellas).

No he dicho que son dos escritoras. Se llaman Marguerite Yourcenar y Elisabeth Costello. Todas las personas que aman la literatura las conocen: Yourcenar fue la primera mujer admitida en la Academia Francesa de las Letras, en 1980; Costello es un personaje principal, acaso su alter ego, del Premio Nobel de Literatura John Maxwell Coetzee, quizás el mejor escritor vivo.

Seguir leyendo »

La caridad es una docena

El Papa Francisco ha ido a Lesbos a ver a los refugiados. Una mujer se tira a sus pies y llora con tal desesperación que solo puede entenderse leyéndola como un relato de terror: sus sollozos contienen el infierno. Un niño de unos seis años se lanza a besar las manos de Francisco con una ansiedad que espanta: en ese beso hay un grito que su edad es incapaz de formular pero que nos ensordece de vivencias horribles. Desgarra imaginar lo que ese niño fantasea ante la visión de ese hombre enorme e impoluto, los milagros en los que su inocencia puede confiar. Desgarra imaginar lo que esa mujer ha creído que puede lograr humillándose ante un hombre tan poderoso.

El Papa Francisco ha ido a Lesbos a ver a los refugiados y se ha llevado una docena al Vaticano. Llevarse a doce es una gran noticia para esas doce personas pero no pasa de ser un gesto caritativo y no una solución justa. No es caridad lo que necesitan los refugiados (sobre todo, los miles que han quedado fuera de la caridad papal), sino un plan urgente y común de políticas humanitarias y de asilo. Mientras que la caridad puede medirse en docenas, la justicia es infinita. Para empezar, resulta muy inquietante pensar en el proceso de selección de esas doce personas: quién hizo el casting (que los dioses me perdonen), cómo y por qué (por qué esas doce y no otras).

Seguir leyendo »

Un presidente de plasma, un ministro de plató

El ministro del Interior -en funciones-, Jorge Fernández Díaz, parecía contento la otra noche en la tele. Ya es raro, pues suele destilar un ánimo siniestro, que se expresa a través del gesto adusto, la piel gris y una vocalización marcial: habla como quien da órdenes o lanza salvas con cañones. Fernández Díaz es de esas personas que dan un miedo paradójico: con su pinta a medio camino entre un sótano de la DGS y un capítulo de La familia Adams, cuando presenta en público a Marcelo, su ángel de la guarda, o condecora vírgenes o se va en coche oficial a orar al Valle de los Caídos (que nunca será de la paz) parece un loco que, según lo que le susurren al oído los espíritus, puede llegar a ser muy peligroso: si le dictan la Ley Mordaza, por ejemplo, o si se visten de policía para deletrear informes sin sello y firma sobre una supuesta financiación ilegal del Podemos.

El ministro –en funciones- Fernández Díaz, que asegura que la Ley Mordaza “no limita el derecho a la información”, estaba contento porque le habían llevado a la tele. Así compensaba el no haber comparecido en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, siguiendo la estela -más bien la estola- de sus compinches: el ministro de Defensa y la ministra de Fomento. Pedro Morenés tenía que dar detalles sobre el presunto plan de la OTAN en el Mar Egeo contra las mafias migratorias, que no deja nada claro cuál será el papel de esos buques que generosamente ha brindado a la Alianza el de las bombas de racimo. Por su parte, Ana Pastor, la mayor aliada de Rajoy, dejó sin respuesta las preguntas sobre los sobrecostes y la corrupción en las obras de infraestructuras públicas. Unas joyas del servicio a la ciudadanía.

Seguir leyendo »

Los corazones más duros

Tuve el otro día la oportunidad de asistir a la premier de Lobos sucios, película que si no estuviéramos en España sería una de esas grandes e impecables producciones que llegan sin duda a las mejores galas. Ojalá la opera prima del joven Simón Casal, que se estrenará el 8 de abril en los cines españoles, logre por el boca a boca y los medios el reconocimiento que la Cultura oficial, la de las mayúsculas, suele escamotear a la cultura real, la del trabajo minucioso, pues dudo mucho que una película sobre las relaciones durante la Segunda Guerra Mundial entre el nazismo y un franquismo presuntamente neutral despierte el interés de, por ejemplo, el ministro Méndez de Vigo: en pago a la ayuda que el III Reich prestó a Franco durante la Guerra Civil, el dictador español permitió que los nazis explotaran en Galicia, con el sudor de la frente de presos republicanos, minas de un wolframio que servía para endurecer proyectiles y cañones; un mineral imprescindible para Hitler. El ministro de Cultura en funciones  ha declarado ser más de ‘Cine de Barrio’.

Traigo Lobos sucios a colación porque en la película hay escenas sobre refugiados judíos que huyen de los nazis y tratan de cruzar la frontera para llegar a Portugal, a fin de poner su vida a salvo. Están basadas en hechos reales y ponen los pelos de punta. No solo por el recuerdo de un Holocausto que fue y será siempre una vergüenza para la Historia, sino porque me hicieron recordar unas sobrecogedoras imágenes que nos llegaban hace unos días, las de esos refugiados que abandonaron las tiendas de campaña anegadas de Idomeni tratando de alcanzar las fronteras de Macedonia a través de las aguas de un río revuelto al que muchos no sobrevivieron. Esa helada desesperación.

Seguir leyendo »

El odio subvencionado

Los obispos de Getafe y Alcalá de Henares  han hecho público un libelo –que han dado en llamar carta- como respuesta a la aprobación de la Ley de Transexualidad de la Comunidad de Madrid. Una carta panfleto que atenta contra los sentimientos de cualquiera que los tenga; incluidos los católicos a los que dicen dirigirse. Como bien ha recordado Carla Antonelli, diputada y activista transexual, la epístola bomba (que ella llama Pastoral de la Transfobia) no solo “destila odio, destila desprecio social e instiga a la discriminación”, sino que se aleja de la propia doctrina de Cristo. El amor, la compasión, todo eso tan extraño a estos obispos: Juan Antonio Reig Pla, Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo, y José Rico Ravés.

Hay que leer ese papel usado por los obispos para comprender el alcance de su merde. No tiene desperdicio aunque todo en él es desperdicio, valga la paradoja. Empiezan diciendo que reciben la Ley de Transexualidad “con profundo dolor”. Los obispos solo nos producirían risa en su sobreactuación de drama queens si no fuera porque la Ley viene a tratar de proteger, entre otros y otras, a esos niños y a esas adolescentes que tantas veces caen en la depresión y se quitan la vida por no poder ser quiénes son. Dice el trío de los horrores que la Ley es injusta, cuando en realidad viene a reparar, con la Justicia debida, la injusticia sufrida por las personas transexuales.

Seguir leyendo »

Una eroteca vegana, feminista, transgénero y respetuosa con la diversidad relacional y corporal

Cuenta la leyenda que Lilith, primera mujer de Adán, abandonó el Edén por voluntad propia para no someterse a su esposo, tampoco sexualmente. La Historia del patriarcado no le perdonó semejante feo al primer hombre y Lilith pasó a representar el mal: seductora, erótica, noctívaga, demoníaca... Mujer. En el relato fue sustituida por la dócil y aburrida Eva, quien, como sabemos, ni siquiera tuvo oportunidad de nacer de forma independiente: procedía de una costilla de Adán. “Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne”, proclamó aquel, según el Génesis. Lo que pasó a partir de ahí es la historia de una larga y oscura dominación.

Autodenominadas “hijas de Lilith” e inspiradas en la libertad del personaje para “buscar los caminos de nuestro placer en paralelo a nuestra conciencia social”, Berenice, Diane y Javier han creado Oh Lilith!, la primera eroteca vegana, feminista, transgénero y respetuosa con la diversidad relacional y corporal: “Planteamos este nuevo concepto de venta de juguetería erótica como eroteca, un espacio donde se crucen nuestros feminismos y la firme convicción de un placer que pase por no explotar a lo animales y que abrace toda la diversidad de género y sexual”.

Seguir leyendo »

Cuando sonríe Cospedal

Como haría una organización criminal cualquiera que quisiera borrar el rastro de sus delitos, el Partido Popular borró, hasta 35 veces, los discos duros de los ordenadores de su Tesorería, procedió a cambiarlos y pretendió alterar sus números de serie. Sucedió pocas semanas antes de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, entre octubre y noviembre de 2015, aunque forma parte de su modus operandi: Carmen Navarro, gerente actual del PP, está imputada por haber borrado la información que contenían los discos duros de su antecesor, Luis Bárcenas. Alterar el número de identificación de un ordenador es ilegal, por lo que Hewlett Packard, la empresa informática que los había suministrado, se negó a hacerlo, ante una insistencia de los de Contabilidad del PP que han calificado de "desagradable". Cómo sería la cosa.

Lo que ha hecho el PP con sus ordenadores es gravísimo, pues significa que en la calle Génova, sede nacional de un partido que ha gobernado y aspira a gobernar este país, actúan como auténticos mafiosos, aunque aún no les ha caído ni la del titiritero: debieran estar todos y todas en prisión preventiva incomunicada y sin fianza.

Seguir leyendo »

Y todo habrá sido en vano

Esta semana hemos asistido a otro de los colmos (vamos de colmo en colmo) en lo que respecta al drama de los refugiados que llegan a Europa a través del Egeo: el posible acuerdo alcanzado por la Unión Europea con Turquía para expulsar allí a unas personas, muchas de ellas niños y ancianos, que vienen buscando protección, incluso las que procedan de Siria. La decisión no solo conculcaría el derecho de asilo sino que supondría quitárselas de encima entregándolas a un Estado que no garantiza su seguridad ni el respeto a sus otros derechos fundamentales. Y si llevaría a cabo al estilo de un negocio entre mafias: a cambio de dinero que la UE entregaría a Turquía (3.000 millones de euros más) y de ventajistas condiciones para los ciudadanos turcos, que podrían circular por territorio europeo sin necesidad de visado. Además, se avanzaría en el dudoso beneficio de la integración del país entre dos continentes a esta turbia Europa que otros, como Reino Unido, se plantean abandonar.

La UE ha tenido que recular en parte, ante las voces que alertan de la ilegalidad de ese pacto; entre otras, las de la ONU y las de los propios servicios jurídicos de la Comisión y el Consejo, así como las de algunos países comunitarios: más allá de la vergüenza que suponen, las devoluciones colectivas no son legales porque no se ajustan al Derecho internacional. Mientras tanto, nos llegan las imágenes de dos guardacostas turcos que, armados con dos largos palos, golpean en medio del Egeo a una embarcación desde la que pueden oírse los gritos de pánico de las personas que, desesperadas en su afán de supervivencia, navegan sobre ella. Unos gritos que son escalofriante respuesta al cruel mensaje lanzado recientemente por Donald Tusk, presidente del Consejo: "No vengáis a Europa (…) Todo es en vano".

Seguir leyendo »

Los lobbies económicos y los ciegos porque no quieren ver

Que los lobbies económicos son capaces de cualquier cosa ya lo sabemos. Que son mafias de guante blanco en los despachos y de mano ensangrentada en donde ponen en práctica sus decisiones ya los sabemos. Que son capaces de mentir, de extorsionar y hasta de matar. Lo sabemos.

Hace pocos días fue asesinada en Honduras Berta Cáceres por su activismo ecologista y por ser indigenista, feminista y defensora de los derechos humanos. Ella misma advirtió unos meses atrás de que estaba amenazada. Se podría decir que a Berta Cáceres la asesinaron el Gobierno hondureño, el Banco Mundial y la empresa estatal china Sinohydro, transnacional de la construcción: ella había liderado la oposición popular a la construcción de una represa en el río Gualcarque, que arrasaría con núcleos de población, recursos naturales y paisaje. Los militares también la habían rondado en 2009, cuando se opuso al golpe de Estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

Se produjo un error, inténtelo más tarde

Muchas gracias