La portada de mañana
Acceder
ENCUESTA | El 60% de los españoles no confía en los jueces
Así funciona el plan de Israel para anexionarse la Cisjordania ocupada
OPINIÓN | 'Carajal', por Antón Losada
Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

El gas está de moda

Alberto Rodríguez

Afirman a los cuatro vientos que “el gas” emite menos CO2, menos partículas y es más barato que el petróleo. Y no mienten, pero hacen trampa.

¿Dónde está la trampa? En el tipo de energía que eligen para la comparación. ¿Por qué “olvidan” las renovables? Hagamos una pequeña radiografía del sector energético en las islas. El 92% de la electricidad producida en Canarias la obtenemos a partir de combustibles fósiles. Quemamos más de la mitad del fuel-oil consumido en todo el país. ¡Más del 50%! Solo el 8% proviene de renovables. Sé que las comparaciones son odiosas, pero en el conjunto de España es de 33,7%. De los porcentajes en países y archipiélagos de nuestro entorno mejor ni hablamos, para no provocar sonrojo colectivo. Tenemos uno de los promedios de radiación solar en superficie más altos de toda la Unión Europea, potencial eólico tanto terrestre como marino y subsuelo volcánico envidiable para geotermia de alta y baja entalpía (En las vecinas Azores lo saben bien). En resumen y sin palabras técnicas: Tenemos sol, viento y calor subterráneo para aburrir.

Pero ni rastro de gas. El gas natural es un combustible fósil, por lo tanto limitado y contaminante (hasta 23 veces más que el dióxido de carbono si no llega a la combustión). Nos mantendría absolutamente dependientes del exterior, supondría la transferencia de millones de € a terceros países y por supuesto no abataría ni un céntimo la factura de la luz (desde el estallido de la crisis ha subido su precio final un 40%). No tenemos gas, ni nos conviene importarlo, pero los que mandan quieren imponerlo. ¿Por qué?

GASCAN es la empresa que pretende, con el apoyo del Gobierno de Canarias, colocar una planta regasificadora en Granadilla. GASCAN es a su vez, propiedad de ENAGAS, empresa pública privatizada por el PSOE en los noventa y actualmente bajo la dirección un exdiputado del PP.

El empuje sin miramientos del “gas ciudad” corre a cargo de REDEXIS, cuyo accionista mayoritario es el fondo de inversiones Goldman Sachs, responsables directos de la crisis financiera mundial de 2008, de la quiebra de países enteros como el caso de Grecia y fieles impulsores de las políticas de austeridad y recortes que en Canarias desgraciadamente, conocemos bien. El Banco Europeo de Inversiones acaba de entregar un crédito a REDEXIS por valor de 125 millones de €, con la supervisión, como no, del Gobierno de Canarias.

Como ven, todo queda en casa. Sabiendo estás cosas, se entiende un poquito mejor el empeño por el gas de los tres partidos de siempre (CC, PSOE y PP) y los poderes económicos que los apoyan.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CMNC), órgano público de control que nadie puede acusar de ser un nido de bolcheviques radicales, emitió un informe el pasado septiembre alertando de la ausencia de planes de viabilidad económica sobre el mercado al que abastecerá, la previsión de demanda y los ingresos que se generarán. Por todo ello insta al Gobierno a no autorizar la construcción de la planta en Granadilla y plantea serias (y razonables) dudas sobre lo que más nos preocupa: Que el coste de este caprichoso negocio de las élites isleñas lo acabemos pagando todos los canarios y las canarias en el recibo. Con un 44% de la población en riesgo de exclusión y pobreza, que implica, entre otras terribles consecuencias, que muchísima gente no puede pagar la factura de la luz o tiene problemas para hacerlo, no necesitamos aventuras energéticas carísimas ni visitas de corruptos Presidentes de Gobierno para inaugurar infraestructuras que contaron y cuentan con el rechazo mayoritario de decenas de miles de canarios. Miles de alegaciones a las tuberías del gas, una ILP apoyada por 56.000 firmas contra el puerto y una década de movilizaciones masivas, continúan vergonzosamente olvidadas en alguna gaveta del Gobierno de Canarias. Necesitamos un modelo productivo diferente, con una energía limpia y barata, que permite vivir a las familias y que genere empleos de calidad. No tenemos que irnos muy lejos, está al alcance de nuestra mano y es inagotable. El problema es que la avaricia de determinados políticos y empresario también parece serlo.

El gas está de moda, la democracia no tanto.

Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

Etiquetas
stats