eldiario.es

9

Zona de actividades clasificadas ya

Mucho se ha hablado de la necesidad de recoger en el planeamiento la construcción de apartamentos, hoteles, campos de golf y demás infraestructuras turísticas, aunque luego no se construya nada. Encorsetando de esta manera a la agricultura y a la ganadería. Sin embargo hay una serie de industrias pesadas, complementarias e ineludibles en varios sectores productivos, que siendo necesarias no encuentran ubicación en nuestra Isla. Pongamos por ejemplo las famosas plantas de aglomerado asfáltico o plantas de asfalto: si hubiera en la Isla una zona que no perjudique a la población, que minimice al máximo los efectos sobre el medio ambiente, que cumpliera con todas las bendiciones jurídicas, nos habríamos ahorrado disputas, peleas, abogados, manifestaciones, juicios, dimes y diretes, y por supuesto mucho dinero, simplemente porque esas plantas hubieran tenido una ubicación que no dejará dudas. Tampoco olvido que estas plantas de asfalto estaban relacionadas con la posible construcción de “una autopista” entre Santa Cruz de La Palma y Los Llanos de Aridane, por lo que su ubicación no interesaba que estuviera muy alejada de las principales carreteras de la Isla. 

Yo entiendo a riesgo de estar equivocado, que cuando el futuro de una sociedad depende del planeamiento, este no se puede obviar el establecer una zona de actividades clasificadas para industrias pesadas y con alguna peligrosidad, que la Isla siempre necesitó y que todavía necesita.

En relación a esa zona, no se trata de esconder las posibles industrias, digamos nocivas, a varios kilómetros de distancia desde cualquier otro punto habitable o de paso, de tal modo que pase desapercibida y sin control, porque pasaría lo mismo que el complejo medioambiental de residuos, que por no molestar o por querer que la zona estuviera oculta, se pueden hacer barbaridades. No escribo yo que se estén realizando, pero que se si llevarán a cabo, no serían fácilmente detectables por la población.

Cuando se habla de industrias pesadas, de actividades clasificadas que requieren un máximo control, nos encontramos con dos realidades, lo que se conoce en todo el mundo como efecto NIMBY (No In My Back Yard) lo que se traduce ‘No en mi patio trasero’, que viene a decir que si quiero utilizar la telefonía móvil pero no quiero que la estación base se encuentre enfrente de mi casa. Por tanto nadie quiere una zona molesta a varios kilómetros de su casa. (Por cierto, sobre la estupidez permanente de utilizar vocablos anglosajones para referirnos a circunstancias o hechos que disponen de un extenso vocabulario en español para describirlas, escribiré en una próxima ocasión).  Y la segunda realidad es que somos unos chapuzas en la mayoría de las cuestiones que requieren un trabajo serio y responsable, por tanto no confiamos en los planes de emergencia, en las medidas correctoras para evitar la contaminación del medio ambiente, etc. 

¿Qué tipo de industrias o empresas requieren de este tipo de zona? En general, todas aquellas actividades de fabricación y transformación de productos que por los materiales utilizados, manipulados o despachados, o los elementos técnicos empleados, tengan un carácter peligroso, nocivo o molesto, por lo que sólo pueden admitirse en emplazamientos específicos, suficientemente alejados de otras zonas de carácter urbano, siendo muy extenso el rango de emisiones y producciones que puedan generarse en estas zonas.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha