La portada de mañana
Acceder
La falta de anticipación en las residencias permite que la COVID golpee de nuevo al colectivo más débil
La ley del teletrabajo avanza con el visto bueno de los empresarios
Coches y lanchas de lujo: la ostentación en TikTok del hijo de Obiang

La capital pide no dejar enseres en la calle mientras la recogida siga suspendida

Residuos en una vía de la capital.

La Concejalía de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma informa de nuevo a los vecinos de que está suspendida la recogida de enseres que habitualmente realizan operarios municipales, un aviso que se produce después de que se haya registrado una considerable acumulación de estos residuos en diferentes puntos de la ciudad durante el confinamiento por el Covid-19.

El responsable del área y primer teniente de alcalde, Tony Acosta, ha hecho especial hincapié en que la recogida que durante el estado de alarma se está produciendo afecta exclusivamente a los residuos orgánicos, de cartón y papel y de vidrio, cada deshecho en su correspondiente contenedor, “pero en ningún caso se está procediendo a la retirada de enseres, que deben permanecer en los domicilios sin verterse en la calle”.

El personal que se encarga de la recogida ahora suspendida está destinado a actuaciones de salubridad vinculadas directamente a la lucha contra la expansión del coronavirus, acciones que Tony Acosta considera “prioritarias” mientras la crisis sanitaria se mantenga.

Hay que recordar que los vertidos incontrolados de voluminosos conllevan sanciones económicas de hasta 600 euros al afectar a la imagen e higiene de la ciudad, lo que tiene un mayor impacto durante una pandemia. A propósito, Tony Acosta ha señalado que “ya se han tenido que abrir dos expedientes sancionadores por este motivo y lo que esperamos es que todos y cada uno de nuestros vecinos sean respetuosos y cumplan con las normas en referencia a los residuos”.

El concejal de Servicios Públicos ha subrayado que “nos hemos encontrado con vertidos de enseres, incluso restos de obras, dentro de los contenedores de orgánicos, que tienen que tener un tratamiento específico”, lo que ha obligado a un incremento de la vigilancia en lo que se entiende como puntos negros de la ciudad. “Sabemos que la mayoría de nuestra gente cumple con las indicaciones, colaborando además en que sean respetadas, pero hay una minoría que no acaban de entender la importancia de esperar a que el servicio se recupere, lo que se producirá cuando sea viable, antes de dejar este tipo de deshechos en la calle”.

Etiquetas
Publicado el
16 de abril de 2020 - 19:30 h

Descubre nuestras apps

stats