Ana García, un caso de éxito de turismo en La Palma

La Palma Ahora

Santa Cruz de La Palma —

0

Ana García Suárez es fundadora de AstroLaPalma SL y LaPalmaStars.com, la mayor empresa de astroturismo de La Palma. Es astrofísica con un doctorado en ciencias y miembro del Grupo de Emprendedores de Astroturismo y de la Mesa de Astroturismo de La Palma; fundadora de los cursos avanzados de fotografía nocturna AstroMaster La Palma, ha sido una de las organizadoras del AstroFest La Palma en 2015, 2018, 2020 y 2022. Esta profesional del astroturismo ha sido mencionada en numerosas ocasiones en prensa y revistas de turismo europeas y se le otorgó el premio ‘Mujeres con estrella’ en 2017. Publica con regularidad en este periódico.

Emprendedora de astroturismo en La Palma desde 2012, cuenta en esta entrevista la historia de su empresa y las expectativas turísticas en la isla para este verano. Es un caso de éxito y consolidación de experiencias turísticas que diferencian a La Palma de otros territorios. Ha reabierto su oficina después de que cerrara el 19 de septiembre al comenzar la erupción volcánica.

Después de dos crisis muy seguidas que han afectado gravemente al turismo en La Palma, y de la evidente preocupación por los niveles de ocupación y la recuperación turística, ¿cómo ves la temporada de verano que ahora comienza?

Los dos últimos años han estado llenos de incertidumbre por la pandemia. Los clientes ahora reservan principalmente a última hora con lo que nos es difícil planificar y gestionar el trabajo. Sin embargo, en los dos últimos meses hemos notado que las reservas comienzan a ser más regulares y con menos altibajos. De los 26 meses que han pasado desde marzo 2020, solo hemos abierto la oficina cinco meses. Simplemente no era rentable. Así que las ventas han sido exclusivamente online durante este tiempo a través de nuestra web LaPalmastars.com. Aunque las dos temporadas de verano 2020 y 2021 fueron regulares, los inviernos han sido catastróficos. Para el verano 2022, volveremos a abrir la oficina el 27 de junio. Esta vez, las vacunas nos dan la tranquilidad de que habrá continuidad en la ocupación este invierno y volvemos a trabajar al 100% como el 2019.

¿Tienes alguna novedad para esta nueva temporada?

Incluiremos una foto de regalo de nuestros clientes con el cielo, dada la aceptación que siempre tiene. Antes del covid solíamos hacer foto final de grupo. Sin embargo, a partir de ahora, haremos fotos de calidad del cielo nocturno de La Palma por parejas o familias para que se lleven un buen recuerdo, desde luego uno que no pueden conseguir fácilmente. Además, ya estamos preparando nuevas actividades para octubre aparte de las que ya hacemos, como los tours astronómicos para la observación de estrellas que es lo más demandado. 

Después de 10 años en el sector de astroturismo, ¿consideras que este campo ya está consolidado como una alternativa turística diferenciadora en La Palma?

La Palma actualmente es conocida por su cielo y por la posibilidad de disfrutarlo, no solo por profesionales, sino también por el público en general. Los clientes ya saben que hay miradores astronómicos y empresas que organizan observaciones astronómicas o actividades de fotografía nocturna. Sin embargo, no sé si considerar esto una consolidación. Todavía somos muy frágiles. Realizamos nuestras actividades en plena naturaleza, en lugares públicos, compartiendo espacios con público en general. Esto ha llevado a situaciones complicadas como competir con botellones, con coches sin ningún cuidado con el encendido de las luces que nos complican el trabajo... El año pasado se elaboró un informe sobre incidencias en los miradores y cómo mejorar y compartir su utilización, para así realizar una normativa de uso similar a la que tienen las playas, para compartir el uso con respeto mutuo. Lamentablemente, esto se ha quedado en un papel. No se ha materializado ninguna normativa, cartelería o dado información simple por parte de la Consejería de Turismo. Es bastante decepcionante. Cosas como esta pueden arruinar una actividad. Un solo coche con luces encendidas puede hacer que una actividad pare o los clientes protesten. No tenemos posibilidad de defensa. Ya hemos tenido incidentes graves sobre todo en temporada alta. También tenemos problemas en el reparto del espacio entre las mismas empresas y más ahora, cuando tenemos acceso a menos miradores. Algunos miradores han desaparecido por el volcán, como el de Los Guirres, o el uso parcial del mirador del Llano del Jable, claramente insuficiente para las necesidades del sector. Luego hay deficiencias evidentes como la falta de aparcamiento en los miradores o la no existencia de barreras naturales para evitar contaminación lumínica. Sin poner solución a algo tan simple, no podremos avanzar y se retrasa la consolidación, si es que llega.

¿El turismo de las estrellas podría convertirse en uno de los pilares de la economía insular?

Desde luego. Para ello es necesario un poco más de amplitud de miras, ambición de los emprendedores y una apuesta o estrategia clara del Cabildo de La Palma. El turismo ya es un motor turístico en la Isla. Pero nos falta convertirlo en un motor turístico sostenible en el tiempo y menos sensible a crisis externas. Me han sorprendido las declaraciones de los últimos días del consejero de Turismo, Raúl Camacho, diciendo que tiene un Plan Turístico. Si lo tiene no lo conocemos y, desde luego, no se ha elaborado de manera consensuada con el sector de ocio activo. Y cuando no se hace de manera consensuada, la siguiente persona dirigiendo la Consejería lo pondrá en un cajón y vuelta a empezar. Necesitamos estabilidad a medio largo-plazo. Ya hemos tenido suficientes crisis. Además, ahora para que el turismo tenga futuro, estando inmersos en plena crisis climática y con subidas en los carburantes, hará falta mucho más que una declaración institucional. Nos hace falta diferenciación clara, un plan de mejora turística a largo plazo, mejora de instalaciones, formación... Por ejemplo, los planes de empleo concedidos para superar la crisis del volcán no incluyen formación turística, lo que es puro desperdicio de recursos económicos. La Palma es una Reserva de la Biosfera y una Reserva Starlight, en consecuencia, las actividades turísticas deben ir en consonancia con la conservación de la calidad del paisaje, del cielo y de los recursos naturales de manera responsable. El turismo de masas no tiene cabida en La Palma por esto mismo, pero es que, además, no tiene sentido. No se necesitan plazas hoteleras, sino que las que ya estén sean tan atractivas y únicas que el cliente pague más por disfrutarlas. Calidad antes que cantidad. Para turismo de masas, ya hay otras experiencias y opciones cercanas y ya sabemos las consecuencias nefastas en paisajes, recursos...Ese tipo de turista no es el que nos debe interesar, ya que solo deja dinero a las multinacionales mientras que, a los locales, nos deja empleos precarios y sobreexplotación de recursos.

Además de la normativa para miradores, ¿qué otras mejoras necesita La Palma en materia de astroturismo?

Ahora mismo necesitamos dos cosas urgentemente. Una creo que tiene solución a corto plazo, como son las visitas al observatorio y la otra, bueno, soy bastante escéptica al respecto. El sector reclama desde hace años infraestructuras adecuadas. El Cabildo compró una caseta para telescopios para hacer astronomía en la pasada legislatura que todavía no está en funcionamiento. Mendo era una instalación para ocio activo y medioambiental proyectada desde hace años y que ni siquiera está en los presupuestos del Cabildo, y el Centro de Visitantes del Roque de Los Muchachos se ha construido con plataformas de observación a las que no tenemos acceso. Visto desde fuera, parece que no hay interés o prisa. El astroturismo sigue estando ahí por el empeño de algunas personas, pero, para ejemplo un botón: la Mesa de Astroturismo se ha reunido dos veces en el último año y ninguna en los últimos nueve meses (con turismo cero incluido) lo que demuestra que el actual consejero de Turismo tiene un interés muy bajo por el sector. De lo contrario, nos reuniría para ver nuestras necesidades y actuaría ante la mayor crisis turística que se recuerda. Antes solía solicitar reuniones con frecuencia, ahora ya ni siquiera hay respuesta ante las peticiones de reunión. El desinterés es palpable. Así que mi queja va por la falta de acondicionamiento de miradores astronómicos, que estén por encima del nivel de las nubes, además de pedir una normativa que proteja estos lugares de elementos como los faros de los coches para lo que no creo que se necesite un gran presupuesto, solo interés. Aun así, afortunadamente, la demanda de clientes sigue creciendo, pero los espacios para trabajar son más escasos. El otro gran eje para el desarrollo del astroturismo en La Palma son las visitas al Observatorio como te decía. Actualmente siguen suspendidas debido al Covid, cosa que ya no tiene sentido cuando todos los centros o actividades económicas han reabierto y no existen restricciones. Se hace urgente la reapertura de las visitas dado que es una de las actividades con mayor demanda en la isla. Esperamos que así ocurra pronto y que los guías Starlight puedan volver a trabajar con normalidad. 

El Astromaster es una de tus actividades ‘estrella’ que ha logrado repercusión internacional en tu empresa ¿cómo surgió esta iniciativa?

La iniciativa surgió en 2013, poco después de iniciar las actividades en mi empresa. Me di cuenta de que necesitaba aprender mucho más de astrofotografía y por trabajo y falta de tiempo no podía hacer un curso fuera de La Palma. Así que decidí organizar un curso intensivo para poder aprender aquí. La idea inicial fue mucho más modesta que el astromaster actual, con tanta repercusión mediática internacional. Ya tenemos participantes de 40 países distintos e incluso participantes que repiten la experiencia. El astromaster es un curso intensivo de fotografía que sirve no solo para que los participantes aprendan fotografía de paisajes nocturnos avanzada, sino que también tiene un efecto multiplicador incalculable. El efecto promocional es muy importante para el turismo de estrellas en general en La Palma: con cada curso, los participantes publican fotos y videos timelapse de La Palma en sus países de origen con muy buena calidad y, además, en los foros adecuados. La Palma no sería la isla de las estrellas sin turistas especializados en astronomía que viajen a La Palma específicamente para disfrutar del cielo. Para nosotras, el astromaster es un claro ejemplo turismo de calidad que, además, es sostenible económicamente.

Todos hemos pasado por situaciones difíciles estos últimos años, pero ¿qué te ha motivado a continuar a pesar de una pandemia y un volcán con momentos de turismo cero? ¿qué te ha hecho seguir adelante?

Me gusta mi trabajo. Es muy satisfactorio. Tengo la suerte de hacer lo que me gusta cada día. Pero también me mueve el grado de satisfacción de los clientes, que pueden disfrutar de algo que normalmente no tienen en sus lugares de origen. Muchos nos han contactado en los últimos meses, durante la erupción, para ver cómo estábamos, para preguntar cómo donar, cómo ayudar. Esto anima a seguir, se convierte en algo más que un trabajo. Siempre hemos confiado en que la recuperación llegaría de nuevo.

¿Qué desafíos te has encontrado durante estos dos años de crisis para ahora volver al trabajo a tiempo completo?

Pues poder hacer frente a los costos de mantenimiento de la empresa cuando los ingresos estaban muy mermados. Hemos tirado de ahorros, de todas las ayudas a las que hemos tenido acceso y nos hemos adaptado trabajando, saliéndonos de nuestra zona de confort. Por ejemplo, hemos hecho consultoría especializada como asesoramiento para crear empresas de ocio activo aquí y fuera de la isla que antes no hacíamos. Y también hemos organizado una conferencia médica relevante cuando anteriormente solo teníamos experiencia en la organización de dos conferencias turísticas pequeñas y los cursos astromaster. 

¿Te queda algún reto por superar en AstroLaPalma?

El más evidente, y el mayor reto que hemos tenido, incluso antes de la crisis turística, es el reto de encontrar personal laboral adecuado. Los guías de astroturismo son bastante especializados y el perfil que necesitamos es tan específico que es difícil encontrarlo. Además de eso, el Covid y el volcán han hecho que muchos guías hayan abandonado la isla buscando estabilidad laboral que aquí no teníamos. Tardaremos años en recuperar el nivel de 2019. Pero haremos todo lo que esté en nuestras manos.

Desde que te hicimos la primera entrevista con motivo del Astromaster allá por 2015, hemos seguido tu trayectoria de cerca. ¿Quieres compartir el secreto de tu éxito con otras empresas y guías de astroturismo o para que el público en general sepa apreciar el cielo que tenemos?

Primero debes trabajar en lo que te gusta. Suena obvio, pero muchas veces elegimos una salida laboral pensando en otras cosas y no en tu vocación. Si trabajas en lo que te gusta puedes hacerlo con gusto, y hacer todas las horas que los autónomos hacemos. Mucho más allá de las ocho horas al día. El astroturismo es un nicho de trabajo importante en esta isla, pero los horarios son complicados. Si no te apasiona se nota.

Sobre AstroLaPalma

AstroLaPalma comenzó su andadura en 2012 con actividades relacionadas exclusivamente con astroturismo y divulgación astronómica. Una muestra de su éxito son los Certificados de Excelencia anuales en Tripadvisor desde 2013 a 2021. Además, ha contribuido a que La Palma recibiera la ‘Placa de Mérito en Turismo para Destinos Emergentes’ (2014) otorgada por el Gobierno de España y Premio Fitur a la mejor opción de ocio activo nacional 2018. Desde julio de 2019 pertenece al Club de Producto Turístico de la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma. Todos los miembros del equipo son guías acreditados ‘Starlight’.

Ana García es CEO de AstroLaPalma SLU

Web: LaPalmastars.com

Redes sociales @astrolapalma y @lapalmastars.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats