La dirección de Podemos Canarias propone expulsar a los miembros de Sí Se Puede del proceso de primarias

Presentación de Sí se Puede en Gran Canaria.

Iván Suárez

Las Palmas de Gran Canaria —

La dirección de Podemos Canarias considera que Sí Se Puede y otras cinco organizaciones de las Islas, una de ámbito insular (Ganemos Lanzarote) y cuatro municipales (Votemos La Oliva, Se Puede Ganar Telde, Se Puede Ganar Ingenio y Se Puede Ganar Santa Lucía),  son “opuestas a la efectividad de las acciones y los objetivos políticos” que promueve el partido.

Noemí Santana presentará la próxima semana su candidatura para liderar Podemos Canarias

Noemí Santana presentará la próxima semana su candidatura para liderar Podemos Canarias

El Consejo Ciudadano Autonómico aprobó este viernes una resolución por la que declara “divergentes” a esas seis formaciones, lo que implicaría, en caso de que sea ratificada por la dirección estatal, que sus miembros no podrán participar en el proceso de primarias que concluirá con la elección de la persona que sustituirá a Meri Pita al frente de la Secretaría General del partido en el Archipiélago, según el reglamento de incompatibilidades para inscritos en Podemos.

En el caso de Sí Se Puede, organización con la que Podemos confluyó en las elecciones autonómicas de 2015 y con la que la actual dirección ha mantenido serios encontronazos, la medida afectaría, entre otros, a dos diputados de la formación morada en el Parlamento canario, Francisco Déniz y Asunción Delgado, y a tres consejeros del Cabildo de Tenerife, Fernando Sabaté, Julio Concepción y Francisca Rosa. A ellos también se les sumarían los promotores de Sí Se Puede Gran Canaria, constituido en octubre de 2016 por el sector crítico que encabezaba el entonces vicepresidente segundo del Cabildo, Juan Manuel Brito, posteriormente expulsado del partido y cesado en la institución insular,  y en el que también figura la actual consejera María Nebot, suspendida cautelarmente de militancia tras permanecer en el grupo de gobierno después de la ruptura del pacto entre Podemos y Nueva Canarias y el PSOE.

La resolución de la dirección regional de Podemos ha sido elevada al Comité de Garantías Democráticas Estatal, que será el que determine finalmente si los miembros de esas seis organizaciones incurren en el supuesto de “incompatibilidad política” previsto en el artículo 6 del mencionado reglamento, lo que les impediría poder presentarse (sufragio pasivo)  o  votar (sufragio activo) en el proceso de primarias.  

La decisión del órgano autonómico de la formación morada ha sido adoptada en la que probablemente haya sido la última reunión antes de su disolución, a menos de veinte días para que den comienzo las votaciones. El reglamento de incompatibilidades establece que los consejos ciudadanos autonómicos podrán iniciar el proceso para declarar a una organización política de ámbito territorial inferior al estatal “contraria a los objetivos” de Podemos, aunque corresponde al Comité de Garantías Estatal ratificar o rechazar la resolución.

El reglamento precisa que cualquier declaración en este sentido debe ser aprobada con el voto favorable de dos tercios del Consejo Ciudadano Autonómico y al menos dos meses antes de que se celebre el proceso de elección en el que se pudiera aplicar o un mes en caso de urgencia debidamente justificada. Las fuentes consultadas por este periódico han señalado que en la reunión celebrada el pasado viernes participaron siete miembros del Consejo Ciudadano, de los que seis votaron a favor de la declaración de “divergentes” a los intereses de Podemos de esas organizaciones  y uno lo hizo en contra. Según consta en la página web de la formación morada, de los 34 miembros que componían el órgano de dirección autonómico sólo quedan veinte.

Uno de los componentes que abandonó el Consejo Ciudadano Autonómico, el diputado Juan Márquez, ahora candidato a la Secretaría General, ha criticado la resolución adoptada por la actual dirección, al entender que actúa como “disolvente” y “desactivador” para la unidad de la izquierda canaria y cercena la posibilidad de trabajar en un proceso de confluencia de cara a las elecciones autonómicas y locales que se celebrarán dentro de dos años, al etiquetar a esas organizaciones como opuestas a la acción política de Podemos.

“No es ético que en el último consejo se apruebe un documento de este calado”, ha lamentado Márquez, a quien la decisión le recuerda a la que tomó Rajoy pocos días antes de que se celebraran las pasadas elecciones generales, cuando aprobó los Presupuestos Generales del Estado para “dejar condicionadas las políticas” a aplicar.

El candidato a liderar el partido en las Islas ha señalado que en la reunión celebrada este viernes “ni siquiera se alcanzó el quórum necesario”, fijado en 18 miembros, para que la medida del Consejo Ciudadano Autonómico pueda tener validez. “Esta resolución da a entender que no estamos hablando de intereses políticos, sino de intereses personales dentro de la organización”, ha lamentado Márquez, que ha pedido “coherencia” a algunos de los miembros que aprobaron esa resolución y que, en declaraciones realizadas a los medios de comunicación, abogaban por “respetar la diversidad” en el seno de la formación.

Márquez explica que esa declaración no afecta a su candidatura, puesto que ninguno de los componentes que la integran forman parte de alguna de esas seis organizaciones. El diputado autonómico recuerda que el debate de la doble militancia para los cargos orgánicos “ya está superado”, puesto que “nadie lo defiende”, pero considera que calificar a esos partidos como contrarios a los objetivos de Podemos no contribuye en nada a la diversidad que promueve en su candidatura.

Etiquetas
stats