Paulino Rivero: “Soy un permanente insatisfecho de mi trabajo”

Paulino Rivero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno celebrado este lunes | Gobierno de Canarias

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha aprovechado el último Consejo de Gobierno de 2014 para hacer balance del año (“se ha plasmado con mucha fuerza que los canarios somos capaces de unirnos para defender lo nuestro”), de la legislatura (“seguimos con dificultades, pero hemos dejado a Canarias en la rampa de salida de relanzamiento de la economía”) e incluso personal (“soy un permanente insatisfecho de mi trabajo”).

Paulino Rivero se retirará de la política cuando termine esta legislatura

Paulino Rivero se retirará de la política cuando termine esta legislatura

Tras la reunión del Ejecutivo, Rivero protagonizó una sorpresiva comparecencia sobre la que sobrevolaba un ambiente de despedida, tanto por el año que culmina como por el hecho de que no va a presentarse a las elecciones de mayo y porque él mismo había asegurado que su “horizonte político” culminará “cuando termine esta legislatura”.

Sin embargo, y sin desvelar si volverá a la actividad privada o seguirá adelante en la cosa pública, lanzó un aviso a navegantes: “nací con vocación de servicio público y lo tendré hasta la tumba”.

Y es que, frente a quienes consideran que su paso por la política activa ha acabado, ha matizado varias veces que “en mayo se cierra una etapa, como en las carreras ciclistas”, y que “ya veremos el horizonte de futuro, sea una etapa pública o privada”, puesto que “nunca dejaré de hacer política esté donde esté, pues todas las personas somos políticos”.

“Hasta mayo seguiré dedicado en cuerpo y alma, como siempre lo he hecho, apasionadamente, con errores y aciertos, en mi tarea de presidente del Gobierno hasta el último segundo la legislatura”, ha remachado Rivero.

Optimismo moderado

Pero Rivero no quiso que su última comparecencia de 2014 se centrara en sí mismo, sino en la actividad desarrollada por el Gobierno de Canarias para lograr mejorar las condiciones de vida de los canarios afectados por esta “profunda” crisis económica.

“Seguimos con dificultades, no vamos a tirar cohetes al cielo como hace el presidente del Gobierno de España, porque aunque es cierto que la macroeconomía apunta mejoras, hay demasiadas familias que han perdido mucha calidad de vida, su trabajo o, gracias a la injusta reforma laboral, han visto castigados sus salarios”, dijo Rivero.

Por ello, considera que “hasta que no se recupere el bienestar que había en 2007, no estará superada la crisis”.

Pese a ello, y aunque Canarias es “una Comunidad Autónoma mal financiada, pues el Estado deja de invertir 1.000 millones de euros para los servicios sociales e incumple con el REF y los convenios suscritos”, cree que el Gobierno que preside, “fuerte, riguroso, transparente y ejemplar”, ha demostrado con hechos que “es posible hacer otro tipo de políticas pese a las dificultades”.

Decisiones políticas y económicas adoptadas durante 2014 que han posibilitado que en las Islas haya bajado más la tasa de desempleo y haya más afiliados a la Seguridad Social que en el resto España, lo que demuestra que “Canarias va mejor”, lo que a su juicio permite vaticinar que 2015 “abre las puertas de la esperanza y la ilusión de que las cosas mejoren”.

Y no ha querido cerrar el balance anual sin referirse a que “en 2014 se ha plasmado con mucha fuerza el lema de Canarias, un único pueblo, pues hemos demostrado que los canarios somos capaces de unirnos para defender lo nuestro frente a los intentos de especulación con nuestros recursos naturales”.

Depredador Soria

DepredadorRivero ha aprovechado el problema derivado de las prospecciones petrolíferas que Repsol lleva a cabo en aguas cercanas a Lanzarote y Fuerteventura para arremeter contra la política llevada a cabo por el Gobierno que preside Mariano Rajoy.

“Si el Gobierno de España y Mariano Rajoy limitan las relaciones con Canarias a lo que dice y hace un determinado ministro, mala cosa, pues estas actuaciones generan desafecto”, ha asegurado.

El presidente ha insistido en que “no tengo ningún conflicto con el ministro, defiendo el interés del 75% de los canarios que están en contra de las prospecciones”.

No obstante, y aunque en ningún momento llamó por su nombre al titular de Industria y líder del PP canario, José Manuel Soria, también ha asegurado que “no puedo comulgar con su interés en agredir sistemáticamente a Canarias”, pues en su opinión “cree en la depredación del territorio”.

“En los últimos 20 años hemos tenido ministros canarios que no han confrontado con Canarias. Podría no ser buena la relación con CC, pero nunca ha habido, y eso es lo inconcebible, un ministro canario que todas sus decisiones hayan ido contra los intereses de Canarias”, ha asegurado.

Actitud que a juicio de Rivero se puede constatar con las decisiones sobre las tasas aeroportuarias, las trabas impuestas a la generación de energía limpia en las Islas o el intento de paralizar el desarrollo turístico cuando envió al Tribunal Constitucional, paralizándola, la Ley Turística a principios de 2014.

“No queremos ministros que se casen con Canarias o que siempre la beneficien, exigimos respeto, porque estos abusos se pagan”, ha dicho.

Afán recentralizador

Rivero ha querido dejar claro que Canarias “no tiene necesidad” de unirse al frente común del lehendakari Iñigo Urkullu y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, contra la “creciente recentralización” del Ejecutvo de Rajoy, porque “no vamos a pedir permiso” para reivindicar que “debemos ser menos dependientes de las decisiones externas”.

“Canarias no tiene que copiar a nadie”, ha insistido Rivero, “y ahí está la reforma del Estatuto de Autonomía, que es el gran instrumento para dotarnos de más competencias que no nos hagan depender de decisiones externas”.

Según Rivero, “respeto mucho a Cataluña y el País Vasco y sus singularidades, pero Canarias también tiene las suyas”.

“Vengo desde hace años denunciando el afán recentralizador del Gobierno del PP, que ha usado la crisis para justificar el desmantelamiento de la sanidad y la educación, la expoliación de los recursos naturales o el recorte de competencias a las administraciones públicas y las autonomías”, ha asegurado Rivero.

Unas actitudes que “crean desafección” en las Islas y por las cuales ha insistido en que se deben interesar tanto el propio Rajoy como el Rey Felipe VI, con los que siguen “pendientes las reuniones”.

“La situación actual aconseja que se produzcan esas reuniones, pues los intereses canarios están siendo pisoteados por el trato absolutamente colonial del Gobierno del PP”, insistió el presidente Rivero.

Rampa de salida

Rivero, preguntado por si estos cuatro años últimos han sido los peores de su carrera política, iniciada en 1979 como alcaldes de El Sauzal, ha dicho que “todas las legislaturas son difíciles y no se puede comparar una con otra”.

“En los ayuntamientos en donde uno se da cuenta que las personas no son números y uno se siente satisfecho cuando ve que lo que hace mejora la felicidad de la gente”, ha afirmado.

Por ello, y “dentro de las enormes dificultades”, cree que la legislatura que se inició en 2011, “ha sido buena”, toda vez que “este Gobierno deja a Canarias en la rampa de salida para relanzar la economía y su diversificación”.

Etiquetas
stats