Canarias aboga por la doble vacunación frente a COVID-19 y gripe en mayores de 70 años

El consejero de Sanidad, Blas Trujillo, y el jefe de Epidemiología del Servicio Canario de la Salud, Amós García

Canarias fomentará la doble vacunación, contra la COVID-19 y la gripe, entre los mayores de 70 años, grupo conformado por 230.000 personas, aunque de momento sólo podrán ser inoculados frente los dos virus a la vez y en brazos diferentes 107.000, que son los que recibieron la segunda dosis de la primera vacuna hace seis meses.

Así lo han anunciado este miércoles en una rueda de prensa el consejero regional de Sanidad, Blas Trujillo, y el jefe de Epidemiología del Servicio Canario de la Salud, Amós García, al presentar la campaña contra la gripe 2021-2022, que comenzará el 28 de octubre, y para la que se podrá pedir cita previa en el 012 desde el día 22, y se podrá prolongar, en función de las existencias, hasta febrero o marzo de 2022.

Tanto Trujillo como García han destacado que la vacunación contra la gripe tendrá lugar este año en unas circunstancias bien distintas y “mejores” que las que se daban en 2020, en plena pandemia de la COVID-19, lo que propició que la cobertura llegara al 65 % de la población diana, al crecer un 10 % respecto a la habitual, si bien no alcanzó la deseada, establecida por la OMS en el 75 % de esos grupos de población.

Ahora, con un 83% de la población diana de Canarias vacunada contra la COVID-19, la inoculación frente a la gripe de este año, para la que se ha habilitado una partida inicial de 261.500 dosis de tres tipos diferentes, ampliables en un 20% cada una y en la que se han invertido 1,8 millones de euros, pretende evitar la coexistencia de estas dos infecciones y, con ello, salvar vidas, en grupos de riesgo, como son las embarazadas, los enfermos crónicos, los mayores de 60 años y los que son usuarios de residencias, además del personal sociosanitario.

Amós García ha destacado que el año pasado “no hubo gripe porque se vacunó más gente contra ella y estaban en vigor todas las medidas de seguridad frente a la COVID-19”, algo que este año no ocurre, ya que la mascarilla ha dejado de ser obligatoria en espacios abiertos, de ahí que, aunque en mucha menor medida, exista la preocupación de que el sistema sanitario pueda verse colapsado por la “tormenta perfecta” que supondría una gran incidencia de estos dos virus a la vez, lo que, además, comprometería seriamente la salud de las personas de riesgo.

“Necesitamos evitar la coexistencia de estas dos infecciones”, ha reiterado el consejero Blas Trujillo, mientras que Amós García ha manifestado que de cara a esta campaña de vacunación contra la gripe “se abre un marco impredecible”, si bien ha recalcado que en el Hemisferio Sur “tampoco ha habido” esta infección este año, lo que podría ser un buen augurio.

García ha insistido en que “el peor efecto de una vacuna es no administrarla”, al ser preguntado por las molestias que puede sentir una persona tras ser inoculada al mismo tiempo frente a estos dos virus, y ha detallado que a los mayores de 90 años que estén institucionalizados se administrará una vacuna de alta carga antigénica, mientras que para el personal sociosanitario, embarazadas y mayores de 60 años se ha adquirido un tipo tetravalente de cultivo celular, que será de cultivo en huevo embrionario para los mayores de 60 años que padezcan enfermedades crónicas.

En cualquier caso, ha aclarado que al segundo y tercer grupo se podrá administrar, indistintamente, las vacunas descritas para cada uno de ellos.

El consejero ha aludido a las reticencias a vacunarse contra la COVID-19 que se siguen detectando entre población con edades comprendidas entre los 29 y los 49 años, un rechazo que Amós García ha descartado que se relacione con posiciones negacionistas y que, a su juicio, obedece a la inexistente percepción del riesgo que estos colectivos muestran frente a esta enfermedad, pese a que por ella han muerto más de cuatro millones de personas en el mundo.

A ello se suma, ha dicho, el miedo que mucha gente tiene a las vacunas, de ahí que sea necesario “acercarse a esas personas, empatizar con ellas, entenderles y hacerles ver que la ciencia es lo único que nos permite avanzar”, y un pequeño colectivo de “pasotas, que piensan que estarán protegidos secundariamente cuando se llegue a la inmunidad colectiva”. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats