Los expertos ponen en duda los test de antígenos a turistas que ha acordado el Gobierno de Canarias

Pruebas rápidas de antígenos en Puente de Vallecas, Madrid. EFE/Fernando Alvarado/Archivo

Canarias acordó este lunes los test de COVID a turistas nacionales e internacionales que llevaba meses reclamando el sector hotelero de las Islas. El presidente del Gobierno autonómico, Ángel Víctor Torres, y la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, sentaron las bases de la celebración: llegarán turistas y lo harán de forma segura “lo antes posible”, cuando la medida tome forma en el Boletín Oficial de Canarias (BOC). En principio, según ha indicado Castilla, se apostará por los test de antígenos, pruebas diagnósticas capaces de detectar el virus en poco tiempo y que ya han sido abrazadas por el Ejecutivo regional. Todo parecen ser noticias positivas. Pero los expertos miran con escepticismo esta medida que podría estar más vinculada a principios económicos que a criterios sanitarios.

Canarias exigirá una prueba COVID-19 negativa a los turistas extranjeros y nacionales que se alojen en las Islas

Canarias exigirá una prueba COVID-19 negativa a los turistas extranjeros y nacionales que se alojen en las Islas

Los test de antígeno detectan una proteína del virus. Se trata de una recogida de muestra mediante un isopo nasofaringe (igual que se realiza con una PCR) que presenta tres ventajas: rapidez, los resultados se obtienen en apenas 15 minutos; precio, el coste estimado ronda los cinco euros; fácil de usar, no requiere de excesivo material técnico. Sin embargo, hay una particularidad importante: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los test de antígenos deben ser realizados dentro de los primeros 5/7 días posteriores a la aparición de síntomas. Es decir, para optimizar su rendimiento, esta tiene que ser una condición indispensable. Lo que se salga de ahí podría derivar en falsos negativos o falsos positivos, así como casos asintomáticos que escaparían entre las rendijas de las pruebas.

“Este test (de antígeno) no detecta el virus si no hay mucha carga viral. No está recomendado para hacer screening (cribados). La PCR amplifica el material genético del virus. Este no. No es tan sensible ni tan efectivo. Sirve para los primeros cinco días de síntomas”, explica María Lecuona, microbióloga del Hospital Universitario de Canarias y presidenta de la Sociedad Canaria de Microbiología Clínica (SCMC). “No están indicados. Estos test tienen baja sensibilidad entre asintomáticos. Hasta el momento, solo están aconsejados para realizarse en los primeros cinco días de síntomas y cuando la prevalencia en la población de origen supere el 10%”, esto es, que la incidencia acumulada (casos por 100.00 habitantes) sea alta, aclara María José Pena, microbióloga del Hospital Universitario Dr. Negrín.

Así que las señales apuntan a un mismo tipo de infectados: los asintomáticos, una parte importante de la foto global de la pandemia. El Ministerio de Sanidad ha reportado 81 casos de COVID-19 importados en Canarias en la última semana. La comunidad que más se acerca a esa cifra es Andalucía (33). Los aeropuertos no parecen haber sido la puerta de entrada al virus en el Archipiélago. En varias ocasiones, el comité científico que aconseja al Ejecutivo regional ha insistido en el papel vectorial que tuvo el ocio nocturno en agosto, y no el turismo, como multiplicador de la transmisión comunitaria. No obstante, Beatriz González, catedrática por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) en Economía de la Salud, ponía el ojo sobre los puertos como espacios donde quizá la enfermedad gane terreno. “En la capital de Gran Canaria puede haber un problema con las tripulaciones de los barcos. En ocasiones han tenido casos positivos. Son tripulaciones que desembarcan, contagian, y se vuelven para sus países”. Ahora, además, habrá que estar pendientes de los contagiados asintomáticos que aterricen en las Islas. “Puede haber muchos portadores asintomáticos sin detectarse”, remacha Julio García, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica.

“Esta decisión parece haber sido tomada por motivaciones que no son estrictamente sanitarias y más bien políticas y económicas. También me nace la duda de dónde se van a hacer estas pruebas. Se necesitan sitios que reúnan las condiciones de bioseguridad. Esto no es poner una carpa allí y ya está. ¿Qué haces para que no se acumule la gente?”, continúa García. “Es verdad que no hay un test 100% efectivo, pero este puede dar una falsa sensación de seguridad. Eso lo estamos viendo mucho. Contactos estrechos de algún positivo que han dado negativo y se saltan la cuarentena”. 

La SCMC pide ser escuchada en la toma de decisiones para combatir la COVID-19

La Sociedad Canaria de Microbiología Clínica, compuesta por 58 especialistas en Microbiología, ha remitido al Gobierno autonómica una carta en la que recomienda el uso de estas pruebas de antígenos en: urgencias, atención primaria, centros de mayores o en poblaciones muy concretas para controlar las tendencias de la enfermedad. La misiva recalca la importancia de que los casos sean sintomáticos y solicita que no se haga uso de estos test en cribados de pacientes asintomáticos, situaciones de baja prevalencia, ingresos hospitalarios o cuando no haya personal cualificado capaz de interpretar la muestra.

“Me consta que a los microbiólogos no se nos ha tenido en cuenta. Hemos enviado comunicados que no han sido respondidos. Hay decisiones que no entendemos”, subraya la presidenta de la asociación, María Lecuona. “Se ha contado muy poco con los microbiólogos”, concluye Julio García. 

Etiquetas
Publicado el
27 de octubre de 2020 - 22:31 h

Descubre nuestras apps

stats