La portada de mañana
Acceder
El otoño arranca con cinco comunidades en situación grave
Gobierno y Comunidad de Madrid ultiman un plan de fases y medidas más duras
Entrevista - Rufián: "Meter a Cs en los Presupuestos saca a Podemos"

Los primeros estudiantes de 'aulas burbujas' vuelven medio año después a clase con las mismas ratios y un trabajo a contrarreloj de los centros

Una profesora del colegio de Infantil y Primaria Barrio Costa del municipio de Ingenio (Gran Canaria), marca el lugar donde deben mantenerse los pupitres. (EFE/Ángel Medina G.)

El alumnado de Canarias vuelve este martes al colegio seis meses después de que se declarase el Estado de alarma. Lo harán tras días de arduo trabajo en el que se acumulan los preparativos para garantizar las medidas de seguridad. Profesores, personal no docente y hasta padres y madres han estado hasta las últimas horas colaborando para poner todo a punto con el objetivo de que los estudiantes de Primaria (173.000 alumnos y alumnas) acudan a las aulas cumpliendo las medidas de distancia e higiene. Sin embargo, es un sentir común en la comunidad educativa la incertidumbre y el malestar porque, pese a que el alumnado de los colegios estará en “aulas burbuja”, es decir sin poder mezclarse con compañeros de otras clases, las ratios (el número de alumnos por profesor) no han disminuido, lo que se hace aún más difícil en centros con problemas de ventilación. Además, muchos colegios, especialmente en Gran Canaria o Lanzarote, no contaban con que volvería la presencialidad esta semana debido al índice de contagios por coronavirus, por lo que han tenido que trabajar a contrarreloj desde el jueves. 

Las familias de la escuela "con más barracones" de Canarias exigen ratios más bajas: "Queremos un colegio digno, no un corral"

Las familias de la escuela con más barracones de Canarias exigen ratios más bajas: "Queremos un colegio digno, no un corral"

Desde la Consejería de Educación garantizaban en la mañana de este lunes que no está previsto que ningún centro se quede cerrado por incidencias por COVID-19. No obstante, sí hay colegios como el Ángel Guimerá o el IES Barranco de Las Lajas, donde la actividad presencial empezará más tarde después del positivo en ambos casos de un trabajador, lo que obligó a aislar a otras personas que habían tenido contacto. Sobre el nuevo curso, desde este departamento ya habían asegurado que las aulas burbuja permitirán minimizar el riesgo y que en caso de que se detecte un contagio no habrá que cerrar el centro sino cribar a una misma clase. Según anunció el Ministerio el mes pasado, se considerará brote en un colegio a partir de tres casos y solo se cerrará el centro si los contagios se descontrolan. De hecho, la decisión de cierre vendrá coordinada con la Consejería de Sanidad y para ello se requerirá de una resolución de la dirección territorial de Educación. 

“Las familias están nerviosas y confusas porque la situación es diferente en cada centro”, explica Josefa Méndez, de la Confederación de Asociaciones de Madres y Padres de Canarias. Las dudas se aglomeran estas horas previas a la vuelta a las aulas y hay un porcentaje de familias que se mantiene en que no llevará a los menores a los centros. Sobre este asunto, la Consejería de Educación ya ha advertido de que se practicará el protocolo de absentismo en caso de que el alumno falte, es decir, se anotarán las faltas, se informará a las familias e incluso se puede dar aviso a los Servicios Sociales. 

Desde CONFAPA consideran que la Consejería debió haber actuado con mayor rapidez en estos meses ya que muchos centros están trabajando sin parar en las últimas horas. Sostiene que tanto el protocolo como el plan de contingencia se recibieron con muy poca antelación. Méndez también asegura que se han echado de menos unas directrices claras para todos los centros, a pesar de que cada uno tenga su autonomía, pero “estamos ante una situación excepcional” en la que recuerda que lo prioritario es la seguridad. Sobre el plan digital, señala que aunque se incrementen los recursos también hay que recordar a aquellas familias que viven en zonas donde la conexión a Internet no llega adecuadamente. 

Los sindicatos mayoritarios en la enseñanza coinciden en que se debió rebajar las ratios en este nuevo curso. No obstante, mientras Stec sigue pidiendo que se retrasen las clases presenciales y anuncia que habrá movilizaciones, Anpe sí considera que era necesario empezar el curso presencial “aunque con condiciones de seguridad”, matiza su portavoz Pedro Crespo. Sí cree que si hay centros que no estaban preparados porque estaban realizando alguna obra, porque no han llegado las partidas para comprar material, entre otras cuestiones no pueda comenzar. 

Anpe se muestra en especial preocupado por los docentes a los que no se les ha adaptado el puesto de trabajo por sufrir patologías, algo que considero muy “grave” y por lo que ya lo ha puesto en conocimiento de la Diputación del Común. Pese a que entre 5.000 y 6.000 docentes solicitaron, el laboratorio encargado de realizar los diagnósticos, notificó poco más de 20 docentes a los que adaptar su puesto. Además, Crespo añade que sobre las aulas burbujas no cree que sea el método más adecuado porque el alumnado sí se mezclará a la salida del colegio con otros amigos o familiares. Por ello, cree que lo mejor era bajar la ratio. 

Por su parte, Fernando Pelliecer, del sindicato Stec-IC, se manifiesta de forma muy crítica al considerar que los centros educativos serán los únicos espacios donde se permitirá un aforo de más de 25 o más personas juntas. Así mismo, afea que el aumento del profesorado no es tanto como se esperaba porque será contratado por tres meses y en especial sostiene que servirá para cubrir vacantes. Por ello, considera que se debería retrasar el comienzo de las clases presenciales al menos hasta que todos los centros estén adecuadamente preparados. 

Incidencias en los centros 

A lo largo de esta semana se ha tenido que activar varias veces el protocolo anticovid en distintos colegios e institutos canarios. En Gran Canaria se ha tenido que activar en tres ocasiones la semana pasada, por lo que ha dado tiempo de aislar a los afectados y de practicar PCR. Se trata del colegio Alcalde Marcial Franco, en el municipio grancanario de San Bartolomé de Tirajana, que fue desinfectado después de que una trabajadora de limpieza del centro comunicara que había dado positivo por coronavirus. Dos maestras del centro que tuvieron contacto con la limpiadora se encuentran aisladas por prevención hasta conocer el resultado de la PCR. En Agüimes, un miembro del equipo directivo también dio positivo, pero quedó aislado y el curso empezará también en este centro. Lo mismo ocurrió en otro centro de Telde, el IES Arencibia Gil.

En Tenerife, este fin de semana se conoció que en el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Barranco de Las Lajas, situado en el municipio tinerfeño de Tacoronte, uno de sus docentes dio positivo en la prueba PCR a la que se sometió tras manifestar síntomas leves compatibles con la COVID-19. Otras seis personas a las que se les practicó la prueba dieron negativo, asegura Educación. A ello se le suma el positivo en San Juan De La Rambla, en CEIP Ángel Guimerá. En estos dos centros no ha dado tiempo de poner todo a punto para el comienzo de l actividad presencial.

140 aulas modulares o barracones

En el nuevo curso tampoco ha sido posible eliminar los barracones o aulas modulares, un reto pendiente de esta consejería y que llevan utilizándose más de una década. Según informó el mes pasado la Consejería a este periódico, 93 de estas aulas son en alquiler y 47 en propiedad y este año se han retirado 11 de ellas y se ha revisado el contrato de mantenimiento para realizar un trabajo de acondicionamiento en algunos de ellos como climatización, colocación de persianas, suelos, carpintería… 

Pese a ello hay familias que han denunciado este mismo lunes que estas aulas no cumplen todas las condiciones. Es el caso del CEIP Costa Teguise, cuya AMPA asegrua que este año las ratios son superiores y que “las aulas son de 25 metros cuadrados y las ventanas no pueden abrirse más de 12 centímetros, por lo que la ventilación es insuficiente". Por ello, se ha producido una concentración este mismo día a las puertas del colegio. 

Más de 335.000 estudiantes, de nuevo a clase

La vuelta a clase es uno de los retos más importantes de la sociedad canaria en plena pandemia. Supone la movilización de 335.000 estudiantes entre centros públicos y privados y de sus familias, la apertura de centros, comedores y de transporte escolar. De ese número, este martes vuelven a las aulas los 173.000 de Infantil y Primaria, mientras que al día siguiente lo harán los de ESO (92.000) y los de Bachillerato (33.000) mientras que el 17 lo hará el alumnado de FP (34.200). 

Por otro lado, Canarias cuenta con más de 29.000 docentes y 5.8000 profesionales de administración y servicios (5.800) para los centros públicos y privados de educación no universitaria. 

Etiquetas
Publicado el
14 de septiembre de 2020 - 20:39 h

Descubre nuestras apps

stats