Quinta ola en Canarias: casi 14.500 contagios y tres veces más casos activos desde que decayó el estado de alarma

Los datos marcan récords a diario solo para ser superados unas horas después

Las Islas Canarias, allá por el mes de mayo de 2021, gozaban de una posición envidiable respecto al resto del país en cuanto a la incidencia de la pandemia de coronavirus. La mayoría de las islas, a excepción de Tenerife, se encontraban en nivel 1 de alerta sanitaria, lo que implica que sus indicadores epidemiológicos estaban cercanos a la nueva normalidad. El día en que decayó el estado de alarma, el 9 de mayo, la incidencia acumulada (IA) del archipiélago a siete días era de tan solo 39,8 casos por cada 100.000 habitantes, y a los 14 días, de 87 casos. Estas cifras incluso bajaron algo más, hasta los 31 casos, en los primeros días de junio. Hoy, apenas seis semanas después, la realidad es muy distinta, con una quinta ola en Canarias que está dejando datos muy superiores a los de la primera, durante el confinamiento total, y a la del verano pasado, cuando se dieron algunas de las cifras más elevadas hasta ahora.

El presidente de Canarias hace un llamamiento a la Delegación del Gobierno, a los siete cabildos y a los ayuntamientos isleños para frenar la COVID

El presidente de Canarias hace un llamamiento a la Delegación del Gobierno, a los siete cabildos y a los ayuntamientos isleños para frenar la COVID

Fue a comienzos de junio, unas tres semanas después de desaparecer el toque de queda en todo el país, cuando Tenerife comenzó a marcar una tendencia diferente a la del resto de islas. Tras muchas semanas en nivel 2 de alerta sanitaria logró bajar del umbral de los 50 casos (IA a siete días), pero eso duró apenas unos días, y como si hubiera rebotado en un suelo imaginario, la curva comenzó a despegar. Primero lo hizo en solitario, luego se le unieron las islas de Fuerteventura y Gran Canaria, y finalmente todas las demás, incluso ya Lanzarote, que aunque muestra los datos más bajos del archipiélago, también ha empezado a incrementar su número de contagios diarios.

Observando la gráfica de las curvas de contagios se aprecia claramente que Canarias se encuentra sumida de lleno en una quinta ola de la pandemia desde hace días, y que esta es, además, mucho mayor que las anteriores vividas en las islas. Las cifras de contagios diarios y de incidencia acumulada marcan récords cada jornada solo para ser superadas con creces horas después.

Así, desde aquel 9 de mayo, cuando había 53.735 casos acumulados, Canarias ha sumado 14.480 nuevos positivos, hasta los 68.215 acumulados de este viernes. La IA se ha multiplicado y ya alcanza los 176,57 casos a siete días, y los 298,9 a 14 días. Esto es riesgo extremo, según el semáforo del Ministerio de Sanidad, porque se superan los umbrales de 125 casos (IA a siete días) y 250 (IA a 14 días) por cada 100.000 habitantes.

Las altas médicas diarias no logran reducir el número de casos activos, puesto que hay más contagios que curaciones, y así, el número de personas con la enfermedad, que el 9 de mayo era de tan solo 2.847, es ahora de 7.394, más del doble.

La presión hospitalaria no desaparece

La única cifra que se ha frenado es la de fallecidos. Sin embargo, esta buena noticia no debe ocultar una realidad preocupante: aunque hay menos muertes y menos ingresos en UCI y planta, la presión hospitalaria no ha desaparecido. De hecho, se ha trasladado, y ahora se encuentra en Atención Primaria. Tal y como explicó a este periódico María del Mar Tavío, catedrática en Microbiología por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), los nuevos casos, al darse en población más joven, están produciendo una cierta saturación en los centros de salud. Por ello, consideró "importante" que las islas con mayor incidencia ya hayan iniciado la inoculación de las dosis a la población de entre 20 y 29 años. De hecho, en vista de los datos, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias anunció el pasado 12 de julio que incluía también en la estrategia de vacunación a los jóvenes de entre 12 y 15, con lo que aumentaba la población diana del archipiélago en unas 215.000 personas.

Hay, por tanto, menos personas en UCI, pero esa cifra también está creciendo. Si a comienzos de mayo había más de 70 ingresadas, esa cifra siguió bajando incluso por debajo de 30, pero ahora vuelve a experimentar un aumento y ya se acerca al medio centenar. En Tenerife, de hecho, la ocupación de las UCI ya se encuentra en riesgo alto, con un 20% de las camas disponibles ocupadas por pacientes con COVID-19. Si ese indicador supera el 25% la isla entrará de lleno en el nivel 4 de alerta sanitaria, ya que es el único indicador que le falta para cumplir los requisitos de ese nivel.

Avanza la vacunación y se buscan medidas para frenar los contagios

Mientras tanto, la vacunación avanza y ya el 50% de la población diana de las islas ha recibido las dos dosis. Pero eso significa que se esté libre del riesgo de contagio. De hecho, según informó Sanidad este viernes, alrededor del 10% de los contagiados de COVID-19 en los últimos 15 días en Canarias tenía la pauta de vacunación completa. De esas 536 personas, 21 necesitaron ingreso hospitalario, ninguna en UCI.

A falta de un toque de queda, tumbado por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, el Gobierno ha anunciado que estudiará cómo pedir el certificado de vacunación para acceder al interior de establecimientos públicos en los que se puedan producir contactos sociales, de forma similar a como se realiza con los test en los locales alojativos como los hoteles. La medida aún debe discutirse con los sectores afectados, pero el Ejecutivo regional afirmó este jueves que había llegado el momento de limitar la movilidad en las islas en función de la inmunización de la población.

Por otro lado, recurrirá al Tribunal Supremo para que avale la imposición de una limitación a la movilidad nocturna (toque de queda) en las islas con mayor incidencia del virus (niveles 3 y 4 de alerta), medida que ha sido apoyada por la justicia en otras regiones, como Cataluña, Comunidad Valenciana o Cantabria.

Hasta que ese asunto se resuelva, el presidente canario ha optado por hacer un llamamiento a la Delegación del Gobierno, los siete cabildos insulares y los 88 ayuntamientos canarios para que vigilen el cumplimiento de las medidas anti COVID en un fin de semana veraniego en el que los contagios, previsiblemente, no descansarán.

Etiquetas

Descubre nuestras apps