La portada de mañana
Acceder
Empresas y administraciones se resisten al teletrabajo pese a la explosión de contagios
El panorama para quien suceda a Salvador Illa
Opinión - Romper el tablero, por Esther Palomera

Condenado a 14 años de cárcel por abusar de sus sobrinas de entre 6 y 8 años en Gran Canaria

Palacio de Justicia en Las Palmas de Gran Canaria

Un hombre ha sido condenado a 14 años y dos días de cárcel por los abusos que cometió sobre dos sobrinas de su mujer aprovechando que las dejaban a su cuidado en Las Palmas de Gran Canaria cuando apenas tenían entre seis y ocho años, en virtud de una sentencia hecha pública este martes.

El fallo, dictado por la sección primera de la Audiencia de Las Palmas, impone además al responsable de los hechos, catalogados como delitos de abuso sexual, el pago de 10.000 euros a una de las menores y de 4.000 euros a la otra en concepto de indemnización por los daños morales causados, así como la prohibición de acercarse a menos de 200 metros de ambas durante 14 y seis años, respectivamente.

La razón es que se ha declarado probado que entre 2012 y 2014, cuando el hombre contaba con 40 o 41 años de edad y las niñas solo entre seis y ocho, se dirigió a ellas en distintas ocasiones en que, valiéndose de su posición de "cuidador ocasional", así como de "su rol de tío" y "su contrastada autoridad", las sometió a tocamientos y obligó a participar con él en prácticas sexuales.

Todo ello recurriendo, además, a un "abuso de superioridad" del que el condenado se valió "para atacar conscientemente la indemnidad sexual de las menores", detalla la sentencia.

El tío político de las ahora adolescentes llevó a cabo esos actos en una vivienda familiar donde los progenitores de las pequeñas solían dejarlas junto a unos primos suyos cuando sus no se podían hacer cargo de ellas, en unas ocasiones, y en otras en la trastienda de un comercio que él mismo regentaba junto a su esposa.

La sentencia precisa que se pudo contrastar la veracidad de los hechos a pesar de que no se tuvo conocimiento de ellos hasta más de un año después de que estos tuvieran lugar, cuando, a finales de 2015, las víctimas del abusador se lo contaron por fin a sus padres, que se habían separado. Esa ruptura conllevó que las niñas quedasen en situación de desamparo y acabaran siendo ingresadas en un centro de acogida por decisión de la Dirección General de Protección de la Infancia y de la Familia del Gobierno de Canarias, concluye el pronunciamiento judicial. 

Etiquetas
Publicado el
12 de enero de 2021 - 15:30 h

Descubre nuestras apps

stats