eldiario.es

9

El alma de los brutos

Grupo de personas concentrado en Santander contra la caza de perros.

Que estemos trabajando para acabar con nuestro machismo, nuestro racismo o nuestro clasismo no es producto de la evolución natural sino del esfuerzo sostenido en el tiempo por parte de generaciones y generaciones que han contado con su panda de locas inicial, una postrera masa crítica creciente y, finalmente, un estallido colectivo —en feminismo estamos presenciando el último relevante— que apuntala los cambios y dificulta la marcha atrás. En lo que se refiere a ecología, podemos decir que apenas estamos en el momento 'panda de locas', si no fuera porque la juventud movilizada por la emergencia climática ha roto el cerco y potencia el crecimiento de la masa crítica… Sin embargo, aún es precaria y, sobre todo, muy parcial, nuestra capacidad de darnos cuenta de nuestra actitud "ecocida" cotidiana y sus profundísimas raíces.

Se denomina "ecocidio" a la destrucción de territorios y especies, premeditada y masiva, por medios humanos u otros. La expansión constante del ser humano sobre la naturaleza, además de la destrucción del ecosistema origina la destrucción de la cadena alimenticia animal, desequilibrando las especies, inclusive la humana. Este tipo de crimen estuvo a punto de ser incluido como quinto Crimen Contra la Paz dentro del Estatuto de Roma, y fue examinado por la ONU durante décadas, pero excluido finalmente en 1996.

Durante miles de años y por diversas razones, se han producido 5 grandes extinciones de las especies que han poblado la Tierra. En la actualidad, y debido a la acción de los seres humanos, el planeta está al borde de la sexta, causada, en buena medida, por la destrucción humana de los hábitats animales, la caza y el cambio climático. Los cálculos conservadores dicen que se han extinguido 200 especies en los últimos 100 años, cuando la tasa "normal", la debida a la evolución, es de dos especies por siglo. Según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el organismo internacional con mayor potestad sobre el problema, aproximadamente 5.200 especies se encuentran en peligro de extinción.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Modificación del PGOU de Castro Urdiales para cambiar el uso de la fábrica de Lolín

Conservera Lolín en Castro Urdiales | RUBÉN ALONSO

La federación de industria de Comisiones Obreras de Cantabria ha entrado en el escenario del Convenio Urbanístico y Modificación del Plan General de la fábrica de anchoas Lolín "exigiendo a los políticos que pongan toda la carne en el asador y se impliquen para aclarar la situación, desatascar el problema y velar por el futuro de las 50 familias que trabajan en la conservera". El desatasco según el sindicato implica la "la materialización del convenio", es decir, su aprobación, y si no se busquen alternativas para conservar los puestos de trabajo.

Hace bien Comisiones Obreras en ocuparse y preocuparse del futuro de los puestos de trabajo de Conservas Lolín. Esa es su función. Ojalá todos los participantes en el affaire para recalificar la fábrica hubieran mostrado su preocupación a su debido tiempo. Pero creo sinceramente que Comisiones Obreras está errando en la dirección a la que tiene que dirigir sus exigencias.

En el asunto de la recalificación de la parcela de la fábrica de Lolín, ha habido objetivos principales, y secundarios. El objetivo principal del convenio urbanístico ha sido siempre la recalificación, a través del modificado del PGOU, para cambiar el uso de la parcela de la fábrica de anchoas de Industrial a Comercial y permitir con ello la construcción de un centro comercial, Mercadona según se dice. En este asunto el objetivo secundario ha sido el futuro de los trabajadores. El propio convenio lo denomina "actuación accesoria a la calificación urbanística": trasladar sus instalaciones a una nueva fábrica que se construiría en el polígono de Vallegón, aspecto que se concreta en la primera de las cláusulas obligacionales en la que se dice "el Ayuntamiento no vendrá obligado a aprobar definitivamente la modificación del PGOU hasta que por parte de la propiedad y/o la mercantil titular de la industria se acredite la adquisición de la propiedad o usos de una parcela en El Vallegón, para trasladar la industria existente actualmente en la parcela objeto de este convenio; y que dispone de financiación o recursos suficientes para la adquisición de la parcela, construcción y puesta en funcionamiento de las nuevas instalaciones industriales de Vallegón". Sin embargo, más tarde se añade otra cláusula que permite al empresario un plazo máximo de tres años desde la aprobación definitiva de la modificación del PGOU para poner en funcionamiento la nueva fábrica.

Seguir leyendo »

Saquen sus sucias manos de nuestros galgos

Son miles los galgos que las protectoras no logran rescatar a tiempo.

Este domingo 2 de febrero se celebró en Santander la manifestación organizada por la plataforma NAC (No a la Caza), que reunió en la capital cántabra a la mayoría de asociaciones y protectoras de nuestra comunidad, así como numerosas voluntarias con sus animales de compañía. Como cada primer domingo de este mes, al igual que en otras 39 ciudades de España y algunas capitales europeas, cientos de personas se dieron cita para gritar alto y claro que se detenga una actividad que tanto sufrimiento animal trae para recreo de unos pocos. El sábado anterior tuve una breve charla con David Rubio, portavoz de la plataforma, y con Julio Quintana, de Galgos y Podencos Cantabria. Ambos me resumieron a la perfección el dantesco panorama en este país, el único de la Unión Europea que aún permite la caza con perros.

La fecha elegida coincide con el final de la temporada de caza anual y eso conlleva que las protectoras de todo el país han comenzado a verse desbordadas por la llegada de perros de caza, principalmente galgos, aunque el descarte de estos hermosos animales empieza al inicio de la misma, en octubre, bien porque no son lo suficientemente rápidos, fuertes o ágiles. Las protectoras estiman que el 80% de los cachorros son eliminados en su primer año de vida; teniendo en cuenta que cada galga puede parir de media de entre 6 hasta 12 crías y que en España hay censados 200.000 galgos, más los que están sin censar o corresponden a furtivos -se estima que en total pueden llegar a los 500.000-, ¿hacéis vosotras solas la cuenta de los cachorros que se matan al año?

Pero, a pesar de sobrevivir a la primera selección, la vida de un galgo es muy corta en el mundo de la caza: tras cuatro años de servicio se vuelven inservibles para la actividad. Esos 500.000 perros son renovados puntualmente, cambiados por otros más jóvenes y más capaces de desempeñar su cruento cometido: acabar con la vida de otros animales.

Seguir leyendo »

Transformación digital para la sanidad pública del futuro

Por Miguel Rodríguez (Consejero de Sanidad del Gobierno de Cantabria) y Santiago Garcia Blanco (Director General de Transformación Digital y Relaciones con los Usuarios Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria)

Las organizaciones sanitarias, en especial las de titularidad pública y cobertura universal, se encuentran ante un punto de inflexión de cara a organizarse de una forma distinta que les permita atender una demanda cada vez más creciente y garantizar su sostenibilidad financiera.

Una esperanza de vida cada vez más alta y una población envejecida derivan en una mayor prevalencia de pacientes crónicos y pluripatológicos que necesitan mayores y mejores cuidados para vivir con la mayor calidad posible, fin último de nuestro estado del bienestar, pero que precisamente debido a ello consumen la mayoría de recursos del sistema.

Seguir leyendo »

Tótem

Silo del Puerto de Santander en 1969.

Los talibanes están derribando mi buda de Bamiyán: bajo ese silo jugué en los barrizales de semillas, agua y arena y compartí alguna que otra paliza con la belicosa mara del barrio. El faro de mi adolescencia, un enorme balcón a 53 metros de altura desde el que, siempre empapado por la lluvia, observaba los afanes de los vecinos: las mujeres de negro tendiendo la ropa: enormes bragas, faltriqueras aún con escamas, buzos manchados de gasoil… las mismas mujeres que rodeaban los charcos en escarpines con las pinzas en la boca. Porque entonces llovía siempre, en verano y en invierno, y la esperanza de que pudiésemos ir a la playa el día siguiente dependía de si la noche anterior el cielo estaba estrellado o no. Era difícil encontrar un lugar interior para jugar que no fuera el interior de uno mismo.

Junto al silo quedábamos los domingos por la mañana para ir "a la matiné" del Sotileza, un Cinema Paradiso en donde estábamos atentos a todo menos a la película: a los cascos de coca cola que lanzaban las pescateras contra la sábana que hacía de pantalla si no les gustaba lo que veían, a los bombardeos de bolsas de pipas y "refrescol" desde el gallinero contra el patio si se cortaba la peli… y todo rodeado de aquel olor acre mezcla de frutos secos y pescado podrido que hacía de ambientador natural.

Cuando acababa la película o nos echaba el Cachuli, yo solía ir al silo, que entonces me parecía mucho más alto, uno lo ve todo enorme en la niñez. Me preguntaba si alguien viviría dentro, imaginaba hombres con rostros de paloma asomados a las ventanas. Desde allí arriba distinguía la grúa que manejaba mi tío, a la que algunas noches atábamos los aparejos para pescar jargos, y el tren mercante al que los chavales solíamos subir para que nos llevase a la Tolva del Marítimo, en Puerto Chico.

Seguir leyendo »

El Litoral Gallego

Parte de la redacción de El Litoral Gallego. | JESÚS ORTIZ

Casi todos los días el telediario habla del litoral gallego, pero nadie había dicho nada nunca de El Litoral Gallego. Nadie decía nada y uno corre el riesgo de confundir recuerdos con fantasía. Ahí están mis fotos, claro, pero tampoco son concluyentes para demostrar que una vez un puñado de periodistas jóvenes, más un economista y algunos técnicos, crearon un periódico con ese nombre junto a la ría de Ferrol.

Ocurrió en 1983, cuando dos armadores locales, patrocinadores del OAR Ferrol, decidieron poner en marcha un diario que contara las hazañas del equipo de baloncesto. Conocían a un economista, después gerente del periódico, que tenía un amigo periodista, a su vez después director del mismo, y les encomendaron la tarea.

Ambos armaron el grupo para llevarla a cabo reclutando antiguos compañeros de facultad en Madrid. Entre ellos estaba Ricardo Sandoval, amigo mío y compañero de copas en Malasaña, que me invitó a unirme, como técnico. Acababa de quedarme sin trabajo y acepté. Marchamos a Fene, y durante aproximadamente octubre, noviembre y diciembre de 1983 estuvimos preparando el lanzamiento.

Seguir leyendo »

325 regalos manchados de sangre

La Feria de Santiago se celebra durante la Semana Grande de Santander. | JOAQUÍN GÓMEZ SASTRE

El Ayuntamiento de Santander ha decidido arrendar la Plaza de Toros para la Feria de Santiago. Según la alcaldesa, la decisión se ha tomado para que la celebración de la tradicional corrida de Santiago no corra peligro ante el rechazo de todos los grupos políticos del consistorio, salvo PP y Vox. Estas declaraciones son un enorme ejercicio de cinismo, al que nos tiene más que acostumbradas por otra parte, ya que en 2016 se aprobó la retirada de las subvenciones públicas a las corridas de toros mediante un acuerdo plenario que se han venido saltando año tras año.

Quizás la posición de Cs en esta legislatura sea la de un socio más incómodo que en la pasada, en la cual sus dos concejales se dedicaban a levantar la mano cuando tocaba, apuntalando bochornosamente el gobierno municipal. Si la mayoría de partidos políticos con representación en el pleno de Santander están en contra de la celebración de esta matanza para solaz de unos pocos o de que se subvencione con dinero público, el gobierno municipal debería tener en cuenta el amplio sector de la población al que representan y no agarrarse a tradiciones aberrantes que en este país tienen sus horas contadas.

También me gustaría recordar que en esa iniciativa, presentada por Santander Sí Puede a través de su concejal Antonio Mantecón, se instaba a regular la entrada al coso a menores de 18 años, siguiendo las recomendaciones del Comité de los derechos del niño de las Naciones Unidas. Esta medida ni está ni se la espera, ni en forma de ordenanza reguladora ni en el pliego de licitación que el Ayuntamiento ha publicado en el portal de la Plaza de Toros. Y si comprobamos los precios de las entradas de 2019, no solo no está regulada su entrada sino que a los menores se les hace una sustanciosa rebaja.

Seguir leyendo »

De lo que se cae

Hundimiento del parking de Nueva Montaña (Santander). | JOAQUÍN GÓMEZ SASTRE

En Santander se nos caen las cosas. Diréis que como en otras partes, ya que al fin y al cabo la gravedad no es mayor en la capital cántabra y en esta ciudad las personas no son ni más ni menos torpes por el hecho de vivir en ella. Pero sí que parece que por estos lares impera de manera categórica la Ley de Murphy: "Si hay más de una forma de hacer un trabajo y una de ellas culmina en desastre, alguien lo hará de esa manera". Lo que está claro es que algunos se han olvidado de desarrollar lo que se denomina diseño defensivo y que viene a cubrir las contingencias derivadas de un mal uso por parte de quien va a disfrutar del producto en cuestión. O de que llueva, vaya.

El pasado lunes 13 de enero se hundía un parque infantil de Nueva Montaña. La suerte y la hora tan temprana en la que se produjo el derrumbe se conjuraron para no tener que lamentar víctimas aunque los daños materiales son cuantiosos. De nuevo Santander se ha visto sacudida por un suceso que viene a recordarnos los acaecidos en la calle Sol, en el Cabildo, en Valdecilla o en el Hotel Bahía. Un enfoque multicausal para explicar los motivos del colapso de dichas estructuras, que se reduce en la mayor parte de los casos en negligencias humanas a la hora de realizar todo tipo de trabajos constructivos, tanto en su diseño y ejecución inicial, como a la hora de acometer reformas sobre las mismas o su entorno más cercano. Murphy estaría sonriendo socarrón viendo llevada su premisa hasta tales extremos.

La explicación que nos han dado hasta ahora nuestros representantes públicos sobre el derrumbe de Nueva Montaña, y conste que lo han dicho sin sonrojares o partirse de risa, es que ha llovido mucho y la tierra pesa. Y va a ser que no. Sin ser ni arquitecta ni ingeniera, solo con un poquito de sentido común, cualquiera entiende que en esta Cantabria nuestra suele llover y bastante, que la tierra cuando se moja pesa más y que las personas que se dedican a proyectar saben que ese parking iba destinado a Santander y no a Dubái.

Seguir leyendo »

Montano

Alicia López Montano (TVE).

No se ha muerto como del rayo, porque hacía tiempo que lo suyo no acababa de pintar bien. Que Alicia no esté ya con nosotros es la constatación de que la muerte es cruel y sobre todo, mediocre. "Cuánto penar para morirse uno", decía también Miguel Hernández. Recuerdo que hace unos veranos aceptó participar en un curso sobre periodismo que dirigí en la UIMP. Mientras cenábamos en un restaurante santanderino coincidimos en la necesidad de bajar kilos, pero ella aborrecía el gimnasio: "Prueba con mi ejercicio favorito: hacer pesas con dos kilos de arroz de Calasparra en cada brazo".

No he conocido a nadie que maneje tan bien el humor como herramienta de diálogo con pares y nones. En su etapa como jefa de nacional de los telediarios aprendí a contar la política en televisión, aquellas piezas breves trufadas de declaraciones de todos los colores que siempre conseguían destacar lo esencial. Qué inútil que una vida tan consecuente acabe tan pronto en tabla rasa. Qué forma de mandar al cajón de las cosas que pasaron el carácter de esa mujer, intuitiva, periodista febril, amiga de sus amigos y de sus enemigos: "Machán, no te engañes", me decía, "hay excelentes personas en la derecha e ilustres malvados en la izquierda y viceversa".

Siempre he seguido esa observación, muy iluminada por una personalidad como la suya, tan dada al diálogo y a contar las cosas como un Aleph, el universo desde todos los espacios y los tiempos. En los últimos meses hablé con ella con la frecuencia que permite el WhatsApp. Nunca consintió que la enfermedad le impidiese un buen par de párrafos llenos de cariño.

Seguir leyendo »

El peso de la tierra

Hundimiento del parking de Nueva Montaña (Santander). | JOAQUÍN GÓMEZ SASTRE

Próceres augustos y sabios nos lo habían advertido: si el marxismo gobierna, hundirá el país. Así que cuando el lunes, seis días después de que Pedro Sánchez fuera elegido presidente en el Congreso, nos desayunamos con que un parque infantil en Nueva Montaña se había hundido sobre el aparcamiento de debajo, el corazón nos dio un vuelco: ya ha empezado.

El nuevo Gobierno de Madrid quiere subir el salario mínimo y las pensiones, en lugar de privatizar hospitales y vender viviendas públicas a fondos buitres, que es lo que hacen los buenos demócratas que respetan la Constitución: esto demuestra que el Gobierno de Madrid es radicalmente marxista.

Conscientes de que los ciudadanos íbamos a relacionar el hundimiento del parque con el del país, las autoridades han intervenido rápidamente para tranquilizar a la población. Hay otra explicación: el suelo se hunde por el peso de la tierra.

Seguir leyendo »