La calle Antonio López se transformará en un gran paseo a principios de 2022 año tras el derribo de los tinglados portuarios

Comienzo del derribo de los tinglados del Puerto de Santander

La calle Antonio López se transformará por completo y se convertirá en un gran paseo en el plazo de nueve meses, una vez iniciadas en el día de hoy las obras para derribar los tinglados portuarios a las que sucederán las de renovación urbana del vial. Los derribos supondrán ensanchar la calle más 2.500 metros cuadrados.

El proyecto, fruto del convenio de colaboración suscrito entre el Ayuntamiento de Santander y el Puerto, permitirá prolongar y ampliar el paseo marítimo y dará especial importancia al aumento de zonas peatonales y áreas verdes, la pacificación del tráfico y la mejora del carril bici.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha asistido este viernes al inicio de los trabajos --que ejecutará SIEC con una inversión de 1,5 millones de euros--, un acto en el que han participado también el presidente de la Autoridad Portuaria de Santander (APS), Francisco Martín; el consejero de Industria, Javier López Marcano; el concejal de Fomento, César Díaz; la responsable municipal de Barrios y Participación ciudadana, Carmen Ruiz; y representantes de las asociaciones de vecinos de Antonio López, Miralmar, Los Arenales y Barrio Pesquero.

Con esta obra, ha afirmado Igual, Santander dará continuidad al paseo marítimo desde el nuevo centro cívico de Tabacalera hasta la Biblioteca Central, conectando con el Barrio Pesquero, por donde los vecinos podrán pasear "seguros" y lo permitirá "revalorizar" las viviendas y locales de la zona sin perder los aparcamientos.

López Marcano, también vicepresidente del Puerto de Santander, ha valorado el alcance de esta obra, que ha considerado "fundamental" para mejorar la calidad de vida de los santanderinos, y ha destacado la "fusión" de intereses entre el Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Santander para hacer realidad este proyecto.

Mientras, Martín ha mostrado su satisfacción por dar respuesta a una demanda vecinal "de hace ya muchos años" con la cesión de un espacio que "no es imprescindible" y ha señalado que esta actuación es la primera de un proceso que va a seguir transformando la zona "al menos en lo visual".

Martín ha anunciado que, durante los próximos meses, se van a demoler algunas de las naves del Muelle de Maliaño "que han finalizado su vida útil" para construir la explanada de embarque del ferri lo que permitirá que la ciudad "gane de nuevo más perspectiva y vecinos y paseantes tengan mejores vistas".

La calle, que ahora tiene una anchura de 14 metros ganará 8,5 metros más hasta situarse en los 22,5, una superficie que se añadirá a la acera que discurre junto a los edificios para conseguir un gran paseo peatonal.

También se ampliará la anchura del carril bici que, en su tramo final, se separará del parque infantil, como propusieron los vecinos, evitando las interferencias entre ciclistas y usuarios que se producen actualmente junto a este parque, y se aprovechará para prolongarlo hasta el acceso a la Biblioteca Central y facilitar el desplazamiento en bicicleta hasta este equipamiento.

En el primer tramo de la calle, -frente al nuevo Centro Cívico Tabacalera-, y en el extremo final (el más cercano a la calle Ruiz Zorrilla), el vial se colocará al nivel de la acera, de manera que el peatón tendrá prioridad al convertirse en zonas semipeatonales.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats