La portada de mañana
Acceder
Yolanda Díaz lanza sus primeras alertas dentro del Gobierno
Inundaciones o calor extremo, los impactos climáticos que más cuestan en vidas
Opinión - Un paso más en la degradación institucional, por Javier Pérez Royo

El PP se abre a negociar con el Gobierno el Presupuesto de Cantabria aunque reconoce que "será difícil el acuerdo"

Comité Ejecutivo Regional del PP de Cantabria.

El PP se ha mostrado abierto a dialogar y negociar el Presupuesto de Cantabria para 2021 con el Gobierno, cuyo calendario de aprobación fue dado a conocer este jueves por el vicepresidente, Pablo Zuloaga (PSOE), así como su intención de entablar conversación con los diferentes grupos parlamentarios, pese a la mayoría con la que cuentan en la Cámara autonómica para poder sacarlo adelante.

Así todo, la presidenta del PP cántabro, María José Sáenz de Buruaga, ha querido tender la mano al bipartito para convertir las próximas cuentas, en sus propias palabras, "en la tabla de salvación de Cantabria". No obstante, la líder popular, durante su intervención en la noche de este jueves en el Comité Ejecutivo Regional de su partido, ha reconocido que "será difícil el acuerdo", puesto que sus postulados económicos "son muy distintos a los de los socialistas", a quienes ha acusado de estar "por la total exclusión del PP".

"Tenemos un reto enorme por delante: tratar de utilizar nuestra capacidad de diálogo e influencia política para convertir el presupuesto en el plan de recuperación que Cantabria necesita, en la tabla de salvación no del Gobierno, sino de la sociedad", ha dicho Buruaga, quien ha añadido que el PP "no se puede desentender de la política presupuestaria ni dejar tirada a la Cantabria productiva" y, por eso, está dispuesto a "escuchar, dialogar y aportar".

"Por nosotros no va a quedar, porque en estas circunstancias nadie entendería el no por el no. Nosotros no somos los del 'no es no', no nos parecemos en nada al PSOE y a Pedro Sánchez", ha subrayado la presidenta durante su intervención, donde ha hecho hincapié en que el PP va a utilizar sus votos para "defender a los cántabros, ayudar a quienes crean empleo y generar oportunidades de futuro".

No obstante, ha advertido de que el acuerdo "será difícil", no solo porque los postulados económicos del PP "son radicalmente distintos a los de la mitad socialista del Gobierno, sino porque los socialistas cántabros participan en la misma estrategia política que su jefe de filas: la exclusión sí o sí del Partido Popular".

Además, la dirigente popular ha anunciado su intención de iniciar una ronda de contactos con los sectores económicos para hacer suyas sus reivindicaciones y trasladarlas a la propuesta que someterá a negociación con el Gobierno y que condicionará el apoyo del PP a las cuentas de 2021.

Buruaga ha defendido un presupuesto "expansivo" en gasto público productivo, porque en estas circunstancias excepcionales "es más necesario que nunca", lo que en ningún caso significa, ha precisado, "barra libre para el despilfarro", puesto que eso sería, a su juicio, "asfixiar a las generaciones futuras con una deuda imposible de soportar, ni más gasto improductivo en aparatajes políticos, en el engorde de la administración, ni en planes E que nada dejan tras de sí".

Y ha hecho hincapié en que los populares lo tienen "muy claro" y solo apoyarán un presupuesto dirigido al objetivo de la recuperación, frente a un Gobierno que, a día de hoy, "no ha querido que Cantabria tenga un plan con ese objetivo".

Según la presidenta del PP, el presupuesto tiene que ser "un instrumento para reactivar y trasformar la economía y resucitar la Cantabria productiva, no para seguir haciendo política clientelar, por lo que debe apostar por reformas estructurales para hacerla más competitiva y menos rígida".

Al mismo tiempo, Buruaga ha apostado por políticas "decididas que apoyen el cambio de modelo productivo; por eliminar el gasto superfluo, atraer inversión y dar seguridad a los agentes económicos sobre el marco económico futuro y, también, por no subir los impuestos, es decir, por utilizar el sistema tributario como vector de crecimiento".

Además, ha añadido que el presupuesto que quiera el apoyo del PP deberá "blindar de verdad" los servicios públicos esenciales; apostar por "recuperar" la sanidad pública y el sistema de atención a la dependencia y por el "fortalecimiento" del sistema de protección social, no solo con respaldo financiero, sino con "planificación, gestión y consenso profesional". "Sus reivindicaciones serán las nuestras", ha apostillado.

"La caja no está vacía"

Durante su intervención, Buruaga ha asegurado también que "no es cierto que la caja de la comunidad autónoma esté vacía", como sostiene el presidente, Miguel Ángel Revilla (PRC).

Según ha explicado, mientras el Gobierno de Cantabria habla de un impacto de la COVID de 177 millones en las cuentas regionales, el Ministerio "cifra hasta julio en 36 lo que la comunidad ha gastado de más".

"La recaudación por tributos propios cayó hasta el 30 de agosto en 30 millones, mientras que los ingresos extraordinarios recibidos del Gobierno de la nación ascienden a 181, lo que significa que el saldo es necesariamente positivo ha dicho Buruaga, para quien, de hecho, hasta julio, Cantabria registró un superávit de 88 millones, cuando a esa misma fecha de 2019 registró un déficit de 86", ha expuesto la presidente popular.

Con estos datos, Buruaga ha concluido que Cantabria ha pasado de cerrar el 2019 con un déficit por encima del 0,9% a hacerlo "si no es con superávit en una situación de equilibrio". "La caja estaba vacía antes del COVID, pero hoy no lo está por las transferencias extraordinarias del Estado", ha subrayado.

La presidenta del PP ha explicado, además, que a falta de la información en detalle que la Consejería de Hacienda "se empeña en no dar", Cantabria recibirá en 2021 "prácticamente los mismos ingresos que en 2020".

Etiquetas

Descubre nuestras apps