La consejera de Sanidad de Castilla y León pide ahora que se restrinjan los desplazamientos desde Madrid

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado.

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, pide ahora que se restrinja la movilidad de Madrid. Casado ha confirmado en Las Mañanas de RNE que su Gobierno ha pedido al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, que se controle la movilidad en Madrid para evitar “diseminaciones” como las que se produjeron en la primera ola de coronavirus.

Hasta el momento, tanto Casado como el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, habían asegurado que no pedirían restricciones de movilidad a la Comunidad de Madrid, con la que mantienen reuniones periódicas junto a Castilla-La Mancha, y se refirieron únicamente a la necesidad de cumplir con las medidas de seguridad "en los trenes", medio que usan los castellanos y leoneses a diario para desplazarse a Madrid por motivos laborales.

El asunto, según declaran Igea y Casado desde hace semanas, no se ha tratado con la presidenta de la Comunidad de Madrid ya que las reuniones que mantienen periódicamente son para "compartir experiencias y estudios epidemiológicos". Ahora sí, pero con el ministro Ábalos.

“El tema de la movilidad nos preocupa mucho. En la primera ola se cerraron colegios y universidades en Madrid, pero no se cerró la movilidad y hubo una diseminación importante. Los puntos de entrada y de salida son a veces los más peligrosos a la hora de producirse los contagios”, ha afirmado en el programa radiofónico.

Casado también rechaza pedir la aplicación del estado de alarma para restringir la movilidad y considera clave ir de la mano de los expertos, que en estos momentos aconsejan confinamientos locales y cuarentenas más cortas y efectivas.

Posteriormente, en la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, tanto Igea como Casado han insistido en el control en la movilidad, lo que no significa "cerrar" las comunicaciones pero sí garantizar la seguridad en el transporte público con la venta del 50 por ciento de billetes, evitar asientos enfrentados y prohibir la ingesta de alimentos en media distancia.

Estas medidas han sido plasmadas en una carta que la Junta ha remitido al Ministerio de Fomento y de la que, por el momento, no ha obtenido respuesta. Así, Igea ha considerado "fundamental" para frenar el ritmo de contagios por COVID-19 un mayor control en la movilidad como es el caso de los pasajeros del AVE, informa Europa Press.

Así, Castilla y León ha propuesto a Fomento que no se vendan más del 50 por ciento de los billetes disponibles por vagón, que se eviten los asientos enfrentados, garantizar el uso de mascarillas y la disposición de dispensadores de hidrogeles y que se prohíba la ingesta de alimentos en media distancia.

A todas estas medidas, Igea ha sumado la necesidad de evitar aglomeraciones en la entrada y salida de trenes y autobuses. "No se trata de cerrar la movilidad sino de controlar la movilidad", ha detallado.

En cuanto al movimiento de población, el vicepresidente de la Junta ha asegurado que ya se ha visto una evolución hacia vivir en la segunda residencia, algo que se ha evidenciado con el incremento de hasta 100.000 tarjetas sanitarias de desplazados y ha asegurado que no se espera un aumento de la "expansión" como en la primera ola.

"No se trata de madrileñofobia, se trata de lo que nos ocurre con las Comunidades con mayor incidencia como también son Aragón, La Rioja o País Vasco, es importante controlar la movilidad", ha aseverado el vicepresidente.

Etiquetas
Publicado el
24 de septiembre de 2020 - 11:21 h

Descubre nuestras apps

stats