El presidente de las Cortes de Castilla y León veta de nuevo calificar de 'fascista' a Vox y silencia al portavoz de Podemos

Alba Camazón

0

Al presidente de las Cortes de Castilla y León (Vox), Carlos Pollán, no le gusta que los procuradores de la oposición llamen “fascista” a su partido. Si este martes ordenaba retirar del diario de sesiones el calificativo que pronunció una procuradora socialista dirigido al consejero de Industria, este miércoles ha sido el turno del procurador de Unidas Podemos, Pablo Fernández, que ha llamado “fascista” al vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo.

García Gallardo pide "ordenar el lenguaje" y que no califiquen a Vox de "negacionista" de la violencia machista

Más

Pollán le ha retirado el turno de palabra y le ha llamado al orden tres veces y le ha apagado el micrófono durante su intervención en relación a la Proposición No de Ley para instar a Mañueco a que manifieste la reprobación de García-Gallardo por haber llamado “líder de una banda criminal” al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Uno de los grandes ausentes en este debate ha sido el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. No todos los procuradores han acudido a las votaciones: de los 81 escaños, solo ha habido 77 votos: 30 a favor, 44 en contra y tres abstenciones.

Pablo Fernández ha calificado a García-Gallardo como “lo más abyecto” de la política y ha reprochado que profese “la ideología fascista”. En ese momento, Pollán le ha llamado al orden y le ha pedido que retire ese término, a lo que se ha negado Fernández y que ha expuesto: “Para mí el fascismo es una ideología y el señor Gallardo profesa, sigue los ideales del fascismo, que es una ideología política”.

“No voy a retirar lo que pienso”

Pollán le ha vuelto a llamar al orden y Fernández le ha contestado: “Me puede llamar al orden todo lo que quiera. El fascismo es una ideología y a mi juicio Gallardo profesa la ideología fascista. No voy a retirar lo que pienso”. En ese momento, el presidente de la Cámara le ha llamado al orden por tercera vez y le ha retirado la palabra. “Esto es lo que pasa en las Cortes y es una vergüenza y está bien que lo sepa toda España”, ha intervenido de nuevo Fernández y ha abandonado el estrado entre gritos de “vergüenza”.

En su siguiente intervención, durante el debate de otra proposición, Pablo Fernández ha lamentado que es “complicado” ejercer el turno de palabra “cuando se veta a la democracia en estas Cortes”. “Esto pasará a la historia de la infamia”, ha zanjado.

Pollán también ha llamado al orden al procurador de Ciudadanos, Francisco Igea. Después de la intervención de Gallardo, Fernández ha intentado hablar y Pollán no le ha dejado. Entonces Igea se ha levantado de su escaño y ha levantado el micrófono para protestar por el incumplimiento del reglamento y ha dicho que el comportamiento del presidente de la Cámara es “vergonzoso”. Pollán le ha llamado al orden. En su turno de palabra, la socialista Patricia Gómez Urbán ha recordado a Pollán que él es el presidente “de todos los procuradores”. “Hace tiempo que olvidó cuál es su papel en la Sede de las Cortes”, ha reprochado.

García-Gallardo “está sin educar”

En su intervención desde el estrado, Igea ha recordado cuando le llamó “imbécil” y ha asegurado no tener claro si votar a favor de la reprobación de García-Gallardo —quien “está sin educar y no tiene tolerancia a la frustración”— o no y ha puesto el foco en el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que está “encantado” porque las salidas de tono de García-Gallardo hacen que él parezca “moderado”. “[Mañueco] Disfruta viendo cómo le atizan todos los días”, ha manifestado Igea, que ha afeado a los 'populares' que “no son mejores” que “este triste personaje que ocupa el puesto de vicepresidente”. Finalmente Igea ha votado a favor de esta Proposición No de Ley.

Gallardo se reafirma en que el PSOE es “una banda”

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León ha tomado la palabra en el turno de Vox y ha defendido que Pedro Sánchez es “el jefe de su banda”, el Partido Socialista, que en esta ocasión no ha añadido el adjetivo “criminal” como sí hizo en pleno en octubre. Gallardo ha criticado el “silencio cómplice” del PSOE de Castilla y León “con el jefe de su banda” mientras el PSOE pacta con los “filoetarras” de Bildu, indulta a “golpistas” por los delitos de sedición y malversación, delitos que el Gobierno está intentando modificar. Para Gallardo, Sánchez quiere “favorecer a los condenados por corrupción y asentar el caldo de cultivo para Griñán” y el Grupo Socialista de Castilla y León ha decidido “blanquear” a “su jefe”, que “favorece y premian a delincuentes y golpistas”.

“Sin su silencio cómplice, Sánchez no se vería legitimado para pactar con terroristas y demás separatistas. Todos vamos a pasar por el banquillo de la historia. La próxima generación va a conocer la historia criminal del PSOE. No vamos a dar ni un paso atrás”, ha rematado García-Gallardo.

Gómez Urbán ha responsabilizado a Mañueco del “deterioro institucional y democrático” de Castilla y León, que ha “dejado” que Vox ocupe escaños en la Junta “por el poder”. Urbán ha reclamado a García-Gallardo que no dé “ni una lección” al PSOE de lucha contra el terrorismo. “Gracias a mi partido hoy los cargos públicos del País Vasco no tienen que mirar debajo de sus coches al salir de casa”, ha afirmado la socialista, que también ha asegurado que si García-Gallardo puede subirse a la tribuna “es por los socialistas que alzaron la voz”.

Pablo Fernández aboga por elegir otro presidente de las Cortes

Pablo Fernández ha abogado por elegir otro presidente de las Cortes de Castilla y León y ha hecho un llamamiento al presidente de la Junta, el 'popular' Alfonso Fernández Mañueco, a “reflexionar” desde el convencimiento de que la aritmética parlamentaria da para “desalojar” a Vox tanto del Ejecutivo como del Legislativo.

“Creo que el Partido Popular tiene que entender que este deterioro institucional, que este deterioro democrático, es insostenible y que no todo debería valer en política”, ha pedido Fernández, que se ha reafirmado en que “habría fórmulas aritméticas” para “desalojar” a Vox de las instituciones ante una situación que ve “insostenible” en la que “la oposición no puede decir lo que piensa”.

“Es inaceptable que en estas Cortes estén continuamente pisoteando la democracia, que no se respeten los principios elementales del sistema democrático en Castilla y León y que Vox impida el libre ejercicio de la política por parte de los parlamentarios”, ha reprochado Fernández informa Europa Press.

“Constantemente hay insultos, vejaciones continuas por parte de la bancada del Partido Popular y de Vox y esto se permite completamente por parte de la Presidencia por parte del señor Pollán, por parte de Vox”, ha criticado el de Unidas Podemos que ve “inaceptable” que el presidente, “con la complicidad del PP”, le haya retirado el uso de la palabra cuando estaba dando su opinión “con total educación” y “con toda tranquilidad”.

Al presidente de las Cortes de Castilla y León (Vox), Carlos Pollán, no le gusta que los procuradores de la oposición llamen “fascista” a su partido. Si este martes ordenaba retirar del diario de sesiones el calificativo que pronunció una procuradora socialista dirigido al consejero de Industria, este miércoles ha sido el turno del procurador de Unidas Podemos, Pablo Fernández, que ha llamado “fascista” al vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo.

García Gallardo pide "ordenar el lenguaje" y que no califiquen a Vox de "negacionista" de la violencia machista

Más

Pollán le ha retirado el turno de palabra y le ha llamado al orden tres veces y le ha apagado el micrófono durante su intervención en relación a la Proposición No de Ley para instar a Mañueco a que manifieste la reprobación de García-Gallardo por haber llamado “líder de una banda criminal” al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Uno de los grandes ausentes en este debate ha sido el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. No todos los procuradores han acudido a las votaciones: de los 81 escaños, solo ha habido 77 votos: 30 a favor, 44 en contra y tres abstenciones.

Pablo Fernández ha calificado a García-Gallardo como “lo más abyecto” de la política y ha reprochado que profese “la ideología fascista”. En ese momento, Pollán le ha llamado al orden y le ha pedido que retire ese término, a lo que se ha negado Fernández y que ha expuesto: “Para mí el fascismo es una ideología y el señor Gallardo profesa, sigue los ideales del fascismo, que es una ideología política”.

“No voy a retirar lo que pienso”

Pollán le ha vuelto a llamar al orden y Fernández le ha contestado: “Me puede llamar al orden todo lo que quiera. El fascismo es una ideología y a mi juicio Gallardo profesa la ideología fascista. No voy a retirar lo que pienso”. En ese momento, el presidente de la Cámara le ha llamado al orden por tercera vez y le ha retirado la palabra. “Esto es lo que pasa en las Cortes y es una vergüenza y está bien que lo sepa toda España”, ha intervenido de nuevo Fernández y ha abandonado el estrado entre gritos de “vergüenza”.

En su siguiente intervención, durante el debate de otra proposición, Pablo Fernández ha lamentado que es “complicado” ejercer el turno de palabra “cuando se veta a la democracia en estas Cortes”. “Esto pasará a la historia de la infamia”, ha zanjado.

Pollán también ha llamado al orden al procurador de Ciudadanos, Francisco Igea. Después de la intervención de Gallardo, Fernández ha intentado hablar y Pollán no le ha dejado. Entonces Igea se ha levantado de su escaño y ha levantado el micrófono para protestar por el incumplimiento del reglamento y ha dicho que el comportamiento del presidente de la Cámara es “vergonzoso”. Pollán le ha llamado al orden. En su turno de palabra, la socialista Patricia Gómez Urbán ha recordado a Pollán que él es el presidente “de todos los procuradores”. “Hace tiempo que olvidó cuál es su papel en la Sede de las Cortes”, ha reprochado.

García-Gallardo “está sin educar”

En su intervención desde el estrado, Igea ha recordado cuando le llamó “imbécil” y ha asegurado no tener claro si votar a favor de la reprobación de García-Gallardo —quien “está sin educar y no tiene tolerancia a la frustración”— o no y ha puesto el foco en el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que está “encantado” porque las salidas de tono de García-Gallardo hacen que él parezca “moderado”. “[Mañueco] Disfruta viendo cómo le atizan todos los días”, ha manifestado Igea, que ha afeado a los 'populares' que “no son mejores” que “este triste personaje que ocupa el puesto de vicepresidente”. Finalmente Igea ha votado a favor de esta Proposición No de Ley.

Gallardo se reafirma en que el PSOE es “una banda”

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León ha tomado la palabra en el turno de Vox y ha defendido que Pedro Sánchez es “el jefe de su banda”, el Partido Socialista, que en esta ocasión no ha añadido el adjetivo “criminal” como sí hizo en pleno en octubre. Gallardo ha criticado el “silencio cómplice” del PSOE de Castilla y León “con el jefe de su banda” mientras el PSOE pacta con los “filoetarras” de Bildu, indulta a “golpistas” por los delitos de sedición y malversación, delitos que el Gobierno está intentando modificar. Para Gallardo, Sánchez quiere “favorecer a los condenados por corrupción y asentar el caldo de cultivo para Griñán” y el Grupo Socialista de Castilla y León ha decidido “blanquear” a “su jefe”, que “favorece y premian a delincuentes y golpistas”.

“Sin su silencio cómplice, Sánchez no se vería legitimado para pactar con terroristas y demás separatistas. Todos vamos a pasar por el banquillo de la historia. La próxima generación va a conocer la historia criminal del PSOE. No vamos a dar ni un paso atrás”, ha rematado García-Gallardo.

Gómez Urbán ha responsabilizado a Mañueco del “deterioro institucional y democrático” de Castilla y León, que ha “dejado” que Vox ocupe escaños en la Junta “por el poder”. Urbán ha reclamado a García-Gallardo que no dé “ni una lección” al PSOE de lucha contra el terrorismo. “Gracias a mi partido hoy los cargos públicos del País Vasco no tienen que mirar debajo de sus coches al salir de casa”, ha afirmado la socialista, que también ha asegurado que si García-Gallardo puede subirse a la tribuna “es por los socialistas que alzaron la voz”.

Pablo Fernández aboga por elegir otro presidente de las Cortes

Pablo Fernández ha abogado por elegir otro presidente de las Cortes de Castilla y León y ha hecho un llamamiento al presidente de la Junta, el 'popular' Alfonso Fernández Mañueco, a “reflexionar” desde el convencimiento de que la aritmética parlamentaria da para “desalojar” a Vox tanto del Ejecutivo como del Legislativo.

“Creo que el Partido Popular tiene que entender que este deterioro institucional, que este deterioro democrático, es insostenible y que no todo debería valer en política”, ha pedido Fernández, que se ha reafirmado en que “habría fórmulas aritméticas” para “desalojar” a Vox de las instituciones ante una situación que ve “insostenible” en la que “la oposición no puede decir lo que piensa”.

“Es inaceptable que en estas Cortes estén continuamente pisoteando la democracia, que no se respeten los principios elementales del sistema democrático en Castilla y León y que Vox impida el libre ejercicio de la política por parte de los parlamentarios”, ha reprochado Fernández informa Europa Press.

“Constantemente hay insultos, vejaciones continuas por parte de la bancada del Partido Popular y de Vox y esto se permite completamente por parte de la Presidencia por parte del señor Pollán, por parte de Vox”, ha criticado el de Unidas Podemos que ve “inaceptable” que el presidente, “con la complicidad del PP”, le haya retirado el uso de la palabra cuando estaba dando su opinión “con total educación” y “con toda tranquilidad”.

Al presidente de las Cortes de Castilla y León (Vox), Carlos Pollán, no le gusta que los procuradores de la oposición llamen “fascista” a su partido. Si este martes ordenaba retirar del diario de sesiones el calificativo que pronunció una procuradora socialista dirigido al consejero de Industria, este miércoles ha sido el turno del procurador de Unidas Podemos, Pablo Fernández, que ha llamado “fascista” al vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo.

García Gallardo pide "ordenar el lenguaje" y que no califiquen a Vox de "negacionista" de la violencia machista

Más

Pollán le ha retirado el turno de palabra y le ha llamado al orden tres veces y le ha apagado el micrófono durante su intervención en relación a la Proposición No de Ley para instar a Mañueco a que manifieste la reprobación de García-Gallardo por haber llamado “líder de una banda criminal” al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Uno de los grandes ausentes en este debate ha sido el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. No todos los procuradores han acudido a las votaciones: de los 81 escaños, solo ha habido 77 votos: 30 a favor, 44 en contra y tres abstenciones.