eldiario.es

Menú

CATALUNYA

"¿Dónde están las maestras? Hacen huelga contra el machismo"

El colegio de primaria Pompeu Fabra de Barcelona activa los servicios mínimos al secundar todas las maestras la huelga feminista

El seguimiento de 8M el sector educativo es desigual pese a que en Catalunya el sindicato mayoritario de la pública ha llamado a apoyar el paro

"A la hora de decidir sobre la huelga tuvimos una contradicción: ¿se habrán quedado en casa muchas madres del colegio cuidando a sus hijos? Seguro"

- PUBLICIDAD -
Servicios mínimos en el colegio Pompeu Fabra de Barcelona

Servicios mínimos en el colegio Pompeu Fabra de Barcelona

Poco antes de las 9 horas, varios grupos de familias, hombres y mujeres con sus hijos, suben la calle Olesa de Barcelona para llevarles al colegio. La mayoría pasan de largo la escuela Pompeu Fabra y se dirigen a la Emili Juncadella. En la primera, el claustro entero ha secundado la huelga feminista de este 8M. En la segunda, solo dos maestras.

"En nuestro caso la decisión fue fruto de un debate, y al final decidimos que como docentes teníamos razones para sumarnos a la causa", comenta Leonor Carbonell, directora del Pompeu Fabra, que ha tenido que activar los servicios mínimos –un maestro por cada seis aulas– para atender a los alumnos que han acudido igualmente a la escuela. Han sido solo siete. "Tenemos una buena relación con las familias y cuando hacemos huelga no suelen traer a los niños", apunta.

Dos de ellos son Uriel y Elies, los más mayores, que saben perfectamente por qué son tan pocos hoy en un colegio al que van más de 150 alumnos. "¿Que dónde están las maestras?", reacciona Elies, "pues están haciendo una huelga que es contra el machismo". "No es bueno que los hombres tengan todo el poder, tampoco las mujeres", añade Uriel. Ambos están al corriente de la huelga feminista porque lo han hablado en casa, aseguran, pero sobre todo en el colegio.

En el Pompeu Fabra, cuyo vestíbulo está ocupado por una exposición de libros con perspectiva de género, han dedicado parte de la semana a trabajar con los niños los motivos de las reivindicaciones feministas. Elies cita una: "En los comercios y las empresas las mujeres a menudo cobran menos", explica. Como suele pasar en educación, allá donde las actuaciones de la Administración no llegan, como en la promoción de la igualdad de género, lo hace la iniciativa de los docentes.

En cuanto al seguimiento, en este colegio saben que son más bien una excepción. No conocen casos como el suyo en el que el apoyo al paro haya sido total. Aun así, a la espera de datos oficiales, sí esperan que en el sector educativo catalán la huelga se note quizás más que en otras comunidades autónomas, puesto que aquí el sindicato mayoritario de la pública, USTEC·STEs, ha llamado a seguirla. 

¿Estarán las madres en casa con los niños? 

Uno de los mayores focos de debate entre las maestras del Pompeu Fabra a la hora de preparar la huelga fue asumir que quizás muchas madres se quedarían en casa con los hijos, algo que según la convocatoria de huelga hay que evitar, puesto que el paro atañe también a los cuidados en el hogar. "Conocemos a las familias y sabemos que seguro que habrá sido el caso de muchas, es una contradicción que hemos tenido que asumir", reconoce Carbonell. En esta escuela aseguran tener muy buena relación con las familias y, siempre que hacen huelga, estas ya suelen buscar alternativas. 

Pero no todo el mundo puede, para eso están los servicios mínimos. Nadia, madre soltera, no ha dudado en traer este jueves a su hijo al colegio. "No me puedo permitir hacer huelga, no puedo dejar de cobrar, tengo un niño que depende de mi", explica en el umbral de la puerta del colegio, antes de irse a trabajar. 

Techo de cristal en una profesión feminizada

Ninguna de las maestras del Pompeu Fabra ha secundado la huelga porque cobre menos que sus compañeros hombres. No es esa la brecha salarial que les preocupa, sino que tiene que ver con que en su profesión, la docencia, las maestras sean la gran mayoría en las aulas pero no en los despachos de dirección. El liderazgo escolar sigue siendo cosa de ellos. "Nos ponemos techo de cristal", lamenta Carbonell.

En España, solo el 45% de los puestos de dirección de escuelas e institutos están ocupados por mujeres, según el informe TALIS 2013, en la media de los países de la OCDE. Esto contrasta con el hecho de que suponen el 76% de la plantilla en educación Primaria y el 59% en el primer ciclo de Secundaria. Solo Polonia, Eslovenia y Eslovaquia superan el 60% de directoras.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha