eldiario.es

9

El melón de la Mancha y su lucha por una producción de calidad

El "gran desconocido", si se compara a otros productos mucho más emblemáticos como el aceite o el vino, quiere darse a conocer en el mercado con su mejor atributo: su sabor

Melón de la Mancha

El Premio gran Selección en la categoría 'Melón de la Mancha' se lo ha llevado este año la marca 'Tomil' de la cooperativa Santiago Apóstol de Tomelloso. El fruto pertenece también a la Indicación Geográfica Protegida 'Melón de la Mancha'. La cooperativa, originaria de la localidad ciudadrealeña de Tomelloso, se fundó en 1971 de la mano de un grupo de cultivadores de melón y que agrupa a más de 600 socios.

El colectivo defiende que se trabaja a partir de la tradición de sus agricultores en conjunto con la aplicación de técnicas modernas que permiten la producción de melón, y otros frutos, incluso en las condiciones de clima y suelo tomelloseros. De hecho, la cooperativa fue la primera en certificar e identificar sus melones con el sello de indicación geográfica protegida “Melón de la Mancha”. La IGP se refiere a aquellos melones de la variedad también conocida como 'piel de sapo'.

El presidente de la cooperativa, José Ángel Serrano, ha querido dejar claro que el nuevo Premio Gran Selección que ha recibido el producto es un "orgullo" pero también un fruto "claro" del trabajo de los socios y de los trabajadores, técnicos y empleados de la cooperativa. "No es más que una satisfacción que todo este esfuerzo se haya visto reconocido otro año más en este homenaje", asegura Serrano. El melón, como ocurre de manera normal en la industria agroalimentaria, tiene también sus propios retos. 

El Premio funciona también como un "plus de publicidad", pero también como una manera de instar a todos los involucrados en el trabajo a seguir impulsando un producto que cumpla con todas las normas de calidad, requisitos y, por supuesto, el "buen sabor en la mesa".  Según relata Serrano, el mercado del melón sufre últimamente, pues las empresas privadas han preferido apostar por la cantidad más que por la calidad. "Es cierto que el nivel y, por tanto, el consumo están descendiendo. Es justamente contra lo que nosotros luchamos", señala. 

Pero la cooperativa lo tiene claro: seguir trabajando por que la calidad sea siempre lo primero que se reconozca en sus melones."Los propios agricultores están viendo que no es lo más elocuente", asegura Serrano, quien aboga también por competir en calidad y hacer una diferenciación del producto. Reconoce así que, si bien el melón es muy demandado en verano, existe la posibilidad de que sufra una "disminución grande por parte del consumidor" y también por parte de los mismos productores. 

Ante esto, finaliza, la mejor publicidad es la calidad y el sabor del melón. "Yo le diría a todos los castellano-manchegos que lo prueben. Que cuando vean un melón de la IGP La Mancha, lo cojan, lo saboreen. El mismo melón es nuestra mejor publicidad. Verán que es un producto de excelente sabor y eso será lo que les haga volver a comprarlo", asegura.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha