eldiario.es

9
Menú

'Bedrag': con el agua al cuello

Este ‘economic noir’ es una apuesta brillante de la televisión pública danesa

Lo mejor es el tratamiento tan cercano de un tema que puede resultar difícil para algunas personas

- PUBLICIDAD -
Bedrag

loslunesseriefilos.com

Los delitos económicos en nuestro país, a estas alturas, no extrañan a nadie por desgracia. Desde que empezó la crisis en nuestro país son muchos casos los que se han destapado en referencia a diferentes escándalos financieros que, han sacudido los cimientos de decenas de empresas. La picaresca parece que solo forma parte de nuestro ADN pero, todo lo contrario: la extorsión, la codicia, las ansias de poder y dinero o la corrupción tienen tentáculos con una sombra muy alargada. La serie de la que escribiré hoy se trata de ‘Bedrag’ (‘Follow the Money’), ficción que llega desde los países escandinavos, para narrar una parte escabrosa del mundo de las grandes corporaciones.

‘Borgen’, una de las series políticas por excelencia de la última década, ha dado impulso a Jeppe Gjervig Gram para crear este apasionante Economic Noir; él trabajó junto con Adam Prince el principal artífice de la ficción política. Anders Frithiof August y Jannik Tai Mosholt acompañarán al primero en la autoría de alguno de los textos. ‘Bedrag’ se produce y exhibe en el canal danés DR una de las cadenas públicas por excelencia y de más prestigio de Europa en la creación de este tipo de producto audiovisual: ‘Borgen’, ‘Bron/Broen’ o ‘Forbrydelsen’. Una apuesta que se ha traducido en un gran recibimiento a nivel internacional y que le ha valido la renovación por una segunda temporada. Por lo tanto, tenemos todos los ingredientes necesarios para que se convierta, sin duda, en una de las mejores del año.

Bedrag 1

Mads (Thomas Bo Larsen), detective de raza e intuitivo, empieza a investigar la muerte de un obrero a causa de un accidente laboral en uno de los parques eólicos de la corporación Energreen. Pronto se dará cuenta que detrás de esta muerte no solo se encuentra unas precarias condiciones laborales sino que hay algo más turbio y peligroso. Sus métodos, a veces, pocos ortodoxos los pondrá al servicio de la policía financia danesa para destapar el entramado de corrupción de una de las multinacionales más grandes de Dinamarca.

Por otro lado, está Alexander Sodergren (Nikolaj Lie Kaas), CEO de Energreen, que representa la viva imagen del éxito empresarial. Es un tiburón de las finanzas, un depredador voraz con ansias infinitas de poder y dinero. Un especulador, un artista de las cuentas y manipulador que sobrepasará todos los límites posibles con tal de llevar a cabo sus planes. En sus esquemas entra Claudia Moreno (Natalie Madueño), joven y ambiciosa abogada,quien participará en los juegos oscuros del CEO con tal de ascender en la empresa, eso sí, sin tener el estómago y las entrañas de su jefe.

En último lugar, tenemos una tercera historia, la de Nicky (Esben Smed), traslada al espectador a un mundo mucho más humilde pero con la misma capacidad de ambición. Este sueña con tener una casa más grande para su familia y, ya sea por suerte o por desgracia, se verá envuelto en un problema que atañe directamente a Energreen.

Bedrag 2

 

Estas tres historias confluyen para formar un adictivo y trepidante ‘economic-thriller noir’, en el que nadie sale libre de culpa. Un escaparate perfecto para reflexionar sobre la corrupción, la ambición, la avaricia y los límites éticos y morales del mundo empresarial. La duda que me asalta es que para ser un gran empresario de éxito tienen que estar entre tus características personales ser un psicópata y un sociópata. Así, ‘Bedrag’ navega de una manera sencilla y, sin agobiarnos entre complejos términos económicos que pierdan al espectador en un laberinto difícil, por las telarañas de este duro y deshumanizado mundo empresarial. Para mí, esto es lo más importante a la hora de desarrollar una ficción de estas características y si no que se lo digan a muchos de los que se perdieron o aburrieron viendo la película ‘La Gran Apuesta’.

El juego al que se ven sometidos cada uno de los protagonistas les supera, sin duda, y al final, son meros instrumentos de un sistema superlativo que les zarandea como una pequeña embarcación en medio del océano; y, cuando escribo de esto me acuerdo de ‘The Wire’ en esa visión de un sistema descontrolado, anquilosado e injusto. Un espejo sobre el que mirar lo más deleznable del sistema económico neoliberal. Eso sí, ‘Bedrag’ no oculta en ningún momento su maniqueísmo en ciertos aspectos pero, deja escapar la moraleja de que todos ellos -los personajes- son víctimas de un juego bastante amañado.

El desarrollo narrativo  de ‘Bedrag’ y la evolución de los personajes va en sintonía al despliegue de la trama económica a la vez que se puntea con aspectos más íntimos y personales, para buscar la empatía del espectador. Quizás, en estas secundarias, falta un poco más precisión pero cumple más que sobradamente con su cometido narrativo. El final es un clímax muy logrado y perfecto que da pie a esperar una interesante próxima temporada.

Bedrag 3

El guion hace un buen trabajo a la hora de mantener un planteamiento cercano sobre las prácticas poco éticas del sector financiero privado, poniendo sobre la mesa conceptos de mucha actualidad: paraísos fiscales, blanqueo de capitales, puertas giratorias o manipulación en los libros de cuentas, entre otros. Pe Fly, a los mandos de la dirección, propone un ágil y refinado trabajo que se traduce en la pantalla en un thriller apasionante con intenso ritmo.

Si ‘Rita’ es a la educación lo que  ‘Borgen’ es a la política; ‘Bedrag’ lo es a la economía de las grandes corporaciones. Un apasionante y reflexivo ‘Economic Noir’ que seguramente más pronto que tarde aterrizará en nuestro país, no lo dudo. Una recomendación marca de la casa que está, más que nunca, ligada a la actualidad de estos últimos años en España.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha